sábado, 11 de febrero de 2017

Cambios en el horizonte

   Se han comido a mi empresa. Así que a finales del mes que viene, supuestamente pasamos todos a trabajar para la nueva. En principio, no debería cambiar nada. Con lo de "nada", se refieren a que seguiremos haciendo el mismo trabajo por el mismo sueldo para otro empleador. Pero las formas de llevar una empresa y la otra y, sobre todo, el trato a los empleados en un sitio y otro no tienen nada que ver. Espero equivocarme, pero ya trabajé para ellos en 2013 y me temo que no me equivoco. Me huelo que va a ser un año de bastantes cambios aunque, curiosamente, no me causan demasiada inquietud sino más bien, intriga. No tengo ataduras, así que sólo tengo que preocuparme de mí misma, lo que es muy liberador. ¿Volveré a mudarme de ciudad? Estaría genial volver al sur si me dan esa opción, aunque tendría que ver si económicamente me compensa... Por ahora es sólo hablar por hablar, porque fijo, fijo no se sabe nada. 

1 comentario:

Vamos, ¡puedes opinar! ;)