jueves, 22 de diciembre de 2016

Muérete en tu casa.

      Justo el día que me iba de vacaciones, me llama desde la puerta de su habitación una de las compañeras de casa.

- Arabella, llama a una ambulancia, por favor. De repente no puedo ver.

     Llamo y me tienen diez o quince minutos al teléfono preguntándome de todo, que ya podía estar la ambulancia en casa en ese tiempo. Me estaba poniendo de un humor de perros. ¿Y si la chavala estuviese sola o con alguien que no hablase inglés? Mal, coño, está MAL. Mándame la puta ambulancia ya. Como me estaban preguntando cómo se sentía exactamente de esto, de aquello y de lo de más allá, le paso directamente el teléfono a ella, que es quien mejor lo sabe. Le temblaba hasta el pulso y decía que le flaqueaban las fuerzas hasta para levantar la cabeza. Tenía bastante mala pinta, la verdad.

     Pues cuando llega la "ambulancia", lo que me encuentro es un "paramédico" en un coche normal y que saca del maletero como un maletín con varias cosas. Sube a la habitación y se pone a examinarla con lo que tiene. ¡Coño, que la tía de repente no vea a mí me parece bastante grave! Y podría ser cualquier cosa, desde una simple bajada de glucosa hasta una embolia cerebral, y habría que descartar posibilidades cuanto antes. No me mandes un "paramédico" con un fonendo y un termómetro en un maletín. ¡¡¡Llévame al hospital cagando leches!!! Y que me vea un médico de verdad, no un curandero. 

    Conclusión: si a algún familiar o amigo vuestro le pasa algo grave, NO llaméis a la ambulancia, porque NO OS LA VAN A MANDAR (A menos que tengáis las dos piernas rotas y con fracturas abiertas, supongo. Aunque, ¡quién sabe!). Llamad a un taxi y plantificaos directamente en urgencias.

    ¿¿Pero qué narices va a hacer un tío que ni siquiera es médico con las cuatro chorradas que le caben en un maletín?? No tiene los medios ni los conocimientos para, en según qué casos, emitir un diagnóstico. Del tratamiento ya ni hablamos. Una vez que fui a pedir cita para el dermatólogo, que tengo muchos lunares y ya me han quitado varios, ¡¡¡me daban cita con una enfermera!!! Para que nos quejemos de la Seguridad Social en España... ¡Madre mía! Desde luego, los complejos se quitan viajando, está claro

    Lo más triste es que luego oyes a los británicos hablar y se chulean que no veas con su NHS, que dicen que es EL MEJOR SISTEMA SANITARIO DEL MUNDO. Joder, es que son cerrados de coco, pero cerrados, cerrados, eh? Tantas vacaciones que pasan en otros países y, la mayoría, no aprenden ni se interesan por nada ni por accidente. Los complejos se quitan viajando, pero la prepotencia la llevan incrustada en esa mollera dura y de ahí no hay forma de desterrarla.  

 * Ya sé que en España también tienes a los típicos paisanos que juran que España es el mejor país del mundo en todo, pero son los típicos que no han salido de su pueblo nunca. Los británicos viajan y, aún viajando, no aprenden nada. Vuelven exactamente igual que se fueron. En versión moderna y molona, pero son igual o peor que el paisano de la boina encasquetada hasta las cejas.

2 comentarios:

  1. Así por curiosidad, que pasó despues? Acabó la muchacha en un hospital? Qué le pasaba? Está bien?

    Y sí, manda bemoles....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo me fui, que perdía el tren para ir al aeropuerto. Se quedó la otra compañera con ella. Morir no se ha muerto, porque cuando volví de vacaciones el casero me comentó que la había echado, harto de oír historias de los vecinos acerca de las visitas policiales a casa. Y es que ésta era la loca que se largó persiguiendo al novio en bragas a las doce de la noche. Esa noche se lo trajo de vuelta y a la noche siguiente tuvieron una discusión de la leche... El tío se largó corriendo y la tía persiguiéndole detrás. Yo oía las voces en la calle y una frenada, luego la tía volvió llorando toda alterada y ahí se quedó la cosa hasta el día siguiente cuando se plantan en casa dos policías a investigar un accidente que había ocurrido aquí. ¿¿¿Un accidente??? "Yo acabo de volver de trabajar y no he visto nada" "Ayer. Con alguien de esta casa. Los vecinos lo reportaron" En esto baja la otra compañera y les dice que lo que ella vio desde su ventana fue que la tía se le tiró sobre el capó para impedir que el novio se fuera y luego simuló que había sido él quien la había arrollado. En fin... Historias para no dormir, como ves.

      Así que, a parte de que sigue viva, no sé nada de ellas. A ésta la echó el casero por problemática y a la otra le dio casa el council porque se quedó embarazada "accidentalmente" por tercera vez, aunque los dos embarazos anteriores termianaron en aborto natural (?), parece ser.

      Te prometo que no busco adrede casas con gente tarada, pero por alguna razón que desconozco, casi siempre me toca con alguien que está medio tocado del ala. Ahora estoy con dos chicos (uno húngaro y el otro afgano) que parecen totalmente normales. Claro que la loca de las bragas, hasta ese incidente también lo parecía. jeje

      Eliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)