jueves, 17 de noviembre de 2016

¿Estáis siendo buenos?


Father Christmas' watchman.
    Espero que así sea porque que sepáis que Father Christmas os tiene vigilados. De cerca. Cuentan los papás y mamás británicos que tiene unos pequeños espías-ayudantes que le mantienen al tanto de cómo se porta cada niño durante el año.

    ¿Quienes se encargan de tan importante tarea? Pues amigos como el de la postal: los petirrojos, conocidos aquí como robins. ¿Quién mejor para ver sin que le vean que un pajarillo? Eso explica por qué aparecen en tantas postales navideñas aquí; incluso más que Papá Noel. Son otro símbolo de la Navidad. 

     Suerte que soy un encanto, porque están cada día delante de mi oficina; estamos en una zona rural. A veces incluso uno se cuela dentro a comer las migas que uno de los compañeros deja sobre su mesa (y la mía, y el suelo, y el teclado...) cuando come. Mmmn... Ahora que lo pienso: me pregunto si estará sumando puntos precisamente por ser tan guarro. ¿Son los robins corruptibles? ¿Se puede comprar su favor? ¿Con cuántas migas? Curiosidad. ¡No es que yo lo necesite, claro! ;-)


P.D.: ¿Qué historias o creencias navideñas hay donde vivís? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)