martes, 25 de octubre de 2016

Veterinarios, what´s wrong with you???

       Acaba de irse una amiga de la empresa para hacer clínica de grandes de nuevo y, para demostrarme lo genial que es su trabajo, no se le ocurre nada mejor que mandarme por whatsapp las fotos de una fetotomía (Para los que no seáis del gremio: consiste en sacar al ternero EN TROZOS, porque se queda atascado y la madre no puede parir. Cuando está totalmente encajado ya no hay cesárea que valga) que acababa de hacer. 

Menganita, ¿¿Pero cómo me mandas esto??

- Una fetotomía que hice esta mañana. ¿A que mola? 

Uy, sí... A puntito estoy de llegar al orgasmo sólo de verla. 

Pues la tía super emocionada, oye. La única (afortunadamente) vez que yo tuve que hacer una me quedé jodidísima durante semanas y semanas. Podéis estar seguros de que no me gustó un pelo, ni se me ocurrió enviarles fotos a la peña. Tenía claro que nadie quería ver eso, por querer, ni yo quería estar allí. 

    Esto me hace preguntarme qué coj**** mueve a los veterinarios, a los clínicos; a los de verdad (yo asumo que soy una descastada y una desertora) a compartir y publicar todas las atrocidades con las que se encuentran o que les pasan. Cuanto mayor sea el marrón, más ansias de publicarlo. Un mecánico no sube la foto de una batería que acaba de cambiar, un fontanero no sube fotos de una fuga que acaba de arreglar, un informático no sube fotos de las tripas de un ordenador... ¿Qué hace diferente a un veterinario? ¡Toma foto de cesárea! ¡Toma pata rota! ¡Toma perro maltratado! ¡Toma feto con malformaciones...! ¿De dónde vienen esas ansias de enseñar vuestros casos? Y sobre todo: ¿de dónde sacáis la idea de que a alguien le gusta abrir un whatsapp o el facebook y encontrarse de sopetón con eso?

     Desde casi el principio he sospechado que para ser clínico vocacional hay que ser un poco masoca. La sospecha se está convirtiendo en certeza. Joer, cuando yo hacía clínica, los marrones apechugaba con ellos e intentaba solucionarlos como podía, pero a los vocacionales realmente les ponen. O_o Obviamente alguien tiene que hacer ese trabajo, pero doy gracias todos los días por no tener que ser yo. ¡¡¡Bendito papeleo!!!

4 comentarios:

  1. Cuando dices a trozos...te refieres...a trozos? O por fases? Es que me estoy imaginando un ternero descuartizado y no me está haciendo nada de gracia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te hace nada de gracia pensarlo, imagínate la que me hizo a mí en su día tener que hacerlo. El ternero está muerto cuando lo cortas (cuando pasa mucho tiempo encajado se muere) pero aún así no es nada agradable, porque la vaca, quieras que no, sufre y tiene bastante mal pronóstico (normalmente el ganadero ha estado forcejeando y tirando mucho para sacarlo, o la vaca se puso de parto de noche y no hubo nadie allí para ayudarla..., en cualquier caso ha transcurrido mucho tiempo desde que empezó y el canal de parto está totalmente seco y herido. Además los nervios han estado demasiado tiempo presionados y muchas vacas nunca vuelven a levantarse y hay que eutanasiarlas) Es un marronazo como pocos, donde todo el mundo lo pasa bastante mal; empezando por la vaca (pobre animal) y terminando por toda la gente que hay allí: ganadero, vecinos que han venido a intentar ayudarle, veterinario... Todo el mundo lo pasa fatal. Por eso no entiendo las ansias de compartir algo así. ¿¿¿¿Para qué????

      Eliminar
    2. El problema viene cuando el ternero es medio "desproporcionado" y tiene mucho más culo que hombros. Y eso no se sabe hasta que ya es demasiado tarde. Es mucho mejor que sea ancho de hombros, porque así ya no puede salir ni siquiera un poco; se hace cesárea y listo.

      Eliminar
  2. Me lo temía....

    PE me acabo de acordar por qué no estudié veterinaria...

    ResponderEliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)