domingo, 30 de octubre de 2016

The Electric Mountain or Dinorwig Power Station

     Ayer fui a un sitio al que le tenía ganas desde hace meses, aunque ni de lejos me imaginaba lo impresionante que era en realidad: Dinorwig Power Station, más conocida como la Montaña Eléctrica. Me apunté a uno de los tours que hacen al interior de la montaña para ver ciertas partes.

Fuente: internet

   Decir que me gustó es quedarse MUY corta. Me ha parecido más que impresionante. Se trata de una montaña que han horadado para albergar en su interior una central hidroeléctrica. La segunda más grande de su tipo en el mundo. Hay un lago natural arriba casi del todo y otro abajo en el valle. Pues bien: la idea es dejar caer por gravedad el agua almacenada en el de arriba para generar electricidad. Una caída vertical de casi 500 metros. ¡Casi nada! Imaginaos la fuerza con la que baja eso. Es una fuerza tan descomunal y tan rápida, que la planta puede pasar de estar apagada a funcionando a pleno rendimiento en tan sólo 12 segundos. ¡¡Doce segundos!! Una barbaridad. Lo que hace únicas a estas centrales es la inmediatez, la capacidad de responder de forma casi instantánea a fuertes demandas puntuales.

     Quiero mostraros el vídeo introductorio te que enseñan antes de empezar el tour, explicando todo lo que vas a ver: cómo funciona, cómo fue construida, los retos que supuso, etc. Echadle un ojo, que merece muchísimo la pena, en serio. No sólo por la obra en sí, sino por los paisajes, por el entusiasmo con el que el narrador cuenta las cosas y, sobre todo, por el acento galés tan bonito con el que habla. Entre el acento, la música y los paisajes, parece que algún habitante de la Tierra Media te esté presentando la Montaña Solitaria; hacia donde parten los enanos y Frodo Bolsón en el Hobbit. ¡Me encannnnntttta!

   Al estar en un parque natural, el de Snowdonia, había que seguir preservando el paisaje. Desde luego lo han conseguido; no se ve nada más que un edificio tirando a pequeño. Nadie si imaginaría que ahí hay lo que hay: nada más y nada menos que 16 kilómetros de túneles por los que caben dos camiones (son carreteras) y la gruta más grande excavada por el hombre. Para limitar el impacto visual todo lo posible, hasta llevan bajo tierra las líneas de alta tensión, lo que implica otras seis millas de túnel. Más respetuosa con el medio, imposible. ¡Si incluso excavaron otro adicional de dos kilómetros para hacerles un canal a las truchas y salmones que venían a desovar al lago de abajo! Según la guía, si la obra se acometiese hoy en día (se terminó en el '89), costaría unos 500.000 millones de libras. Aunque ahora la central está en manos privadas, fue el gobierno quien la pagó. ¡Y recuperó la inversión en tan sólo diez años! Al parecer tiene una eficiencia superior al 70%.

     Llanberis era un pueblo pizarrero, como muchos otros de la región. ¡Gales era el mayor productor de pizarra del mundo! Lo había sido durante más de 250 años. Pero con la introducción de otros materiales más baratos para hacer tejados (o mejor llamados "lousados", de lousa= pizarra, como dicen en Lugo), las canteras tenían los días contados. Las cerraron en 1969, con lo que el desempleo golpeó con toda su fuerza. Afortunadamente, cinco años más tarde, se aprobó el proyecto para construir la central hidroeléctrica en esas mismas montañas y, por ley, al menos el 70% de la mano de obra habría de ser local. Llegó a ser el 90%. Y el noventa por ciento de 2500 trabajadores... ¡son muchos trabajadores! 

     Ahora el pueblo vive sobre todo del turismo y de los montañeros. Pero un turismo muy bien llevado y muy respetuoso con el medio. No da agobio ni se ve aquello masificado. Hay trenes para subir al monte Snowdon, el más alto de Gales, trenecillo que rodea el lago más grande, se pueden alquilar canoas, hacer submarismo, escalada, trekking... Y tienen el National Slate Museum donde se hacen demostraciones en vivo y todo (Le dedicaré un post entero cuando vuelva. Porque definitivamente pienso volver. Varias veces, además. Que en un día o dos ni de lejos da tiempo a verlo todo) y la entrada es gratuita. No es que hayan construido el museo adrede, sino que han conservado buena parte de las cosas que tenían en los edificios que usaban. Al fin y al cabo, desde 1969, tampoco es que haga tanto. No es que hayan traído cosas que han ido recogiendo de otros sitios o cosas que les han donado. Se puede subir a las canteras y patearse todo el monte, con cabeza, eso sí, que puede ser peligroso.

       Llanberis tiene muchísimo que ofrecer. Una muestra de lo bonito que es el sitio:


    No entiendo cómo no es más conocido y me da rabia no haber ido antes. En verano y subir hasta la cumbre del Snowdon con unos prismáticos. ¡Pero es que no tenía ni idea de lo que me estaba perdiendo! Ahora mismo está en el primer puesto de los sitios que más me han gustado de Gales, ¡y los hay que me han gustado mucho! Me han quedado muchísimas cosas sin ver; apenas he arañado la superficie. ¡Caerán más posts!

     De la Electric Mountain no tengo fotos porque, por seguridad, había que dejar bolsos y cámaras en las taquillas antes de adentrarse bajo la montaña. ¡Que hay mucho loco suelto! Tendréis que fiaros de mi palabra, al menos hasta Mayo, que es cuando empiezan los tours de nuevo. Así que si no habéis ido, hasta el año que viene, os lo habéis perdido. Hoy era el último día. 
      

martes, 25 de octubre de 2016

Veterinarios, what´s wrong with you???

       Acaba de irse una amiga de la empresa para hacer clínica de grandes de nuevo y, para demostrarme lo genial que es su trabajo, no se le ocurre nada mejor que mandarme por whatsapp las fotos de una fetotomía (Para los que no seáis del gremio: consiste en sacar al ternero EN TROZOS, porque se queda atascado y la madre no puede parir. Cuando está totalmente encajado ya no hay cesárea que valga) que acababa de hacer. 

Menganita, ¿¿Pero cómo me mandas esto??

- Una fetotomía que hice esta mañana. ¿A que mola? 

Uy, sí... A puntito estoy de llegar al orgasmo sólo de verla. 

Pues la tía super emocionada, oye. La única (afortunadamente) vez que yo tuve que hacer una me quedé jodidísima durante semanas y semanas. Podéis estar seguros de que no me gustó un pelo, ni se me ocurrió enviarles fotos a la peña. Tenía claro que nadie quería ver eso, por querer, ni yo quería estar allí. 

    Esto me hace preguntarme qué coj**** mueve a los veterinarios, a los clínicos; a los de verdad (yo asumo que soy una descastada y una desertora) a compartir y publicar todas las atrocidades con las que se encuentran o que les pasan. Cuanto mayor sea el marrón, más ansias de publicarlo. Un mecánico no sube la foto de una batería que acaba de cambiar, un fontanero no sube fotos de una fuga que acaba de arreglar, un informático no sube fotos de las tripas de un ordenador... ¿Qué hace diferente a un veterinario? ¡Toma foto de cesárea! ¡Toma pata rota! ¡Toma perro maltratado! ¡Toma feto con malformaciones...! ¿De dónde vienen esas ansias de enseñar vuestros casos? Y sobre todo: ¿de dónde sacáis la idea de que a alguien le gusta abrir un whatsapp o el facebook y encontrarse de sopetón con eso?

     Desde casi el principio he sospechado que para ser clínico vocacional hay que ser un poco masoca. La sospecha se está convirtiendo en certeza. Joer, cuando yo hacía clínica, los marrones apechugaba con ellos e intentaba solucionarlos como podía, pero a los vocacionales realmente les ponen. O_o Obviamente alguien tiene que hacer ese trabajo, pero doy gracias todos los días por no tener que ser yo. ¡¡¡Bendito papeleo!!!

viernes, 21 de octubre de 2016

Cosas y sitios que me encuentro IV

      Éste es el puente más estrecho que he visto en mi vida.


No creo que quepa ni una carretilla.

 Lo que hay al lado, con la puerta verde, es un molino.

   Está en el Peak District y fue lo más destacado de ese día. Lo demás fue, sin demasiadas variaciones, algo así: monte pelado-ovejas, ovejas-monte pelado, que las fotos no os lleven a engaño. Mucho parque natural y mucho historia, pero me parece que está claramente sobrevalorado. (Asumo que me lloverán palos) Hay unas cuantas minas y cuevas que se pueden visitar, pero ya llevo varias desde que estoy en este país, así que pasé, que las entradas no eran precisamente baratas.

* Ya tenía mono de blog, que llevaba dos semanas sin wifi en casa y lo de escribir desde el móvil no me gusta nada.



jueves, 20 de octubre de 2016

"Mi bar"

     Cada vez me extraña menos que los británicos sean tanto de pasar tiempo en el pub. Sobre todo los pequeños, tipo taberna de pueblo, donde van siempre los mismos paisanos habituales y de vez en cuando un "forastero" despistado, tienen un ambiente muy especial. Son acogedores, cálidos y llenos de encanto. Y esto no son sólo palabras, sino que verdaderamente estás tan a gustito allí que te cuesta levantar el culo e irte. Eso sí: ¡no lo dejéis para muy "tarde" (y por tarde me refiero a partir de las seis) o empezarán a llegar los borrachines de turno y se joderá la paz! Pero mientras tanto... ¡geniales!

     A mí me tiene ganada uno que tengo camino a casa cuando vengo del trabajo. Paramos a veces cuando vienen compañer@s de otras plantas y de donde vivía antes y a todos nos encanta. Son tan sólo unas cinco o seis casas super viejas frente a un arroyo pequeñito, son algo así como una minialdea al lado del pueblo. Una de estas casas alberga el pub en la planta baja. Mirad qué chulo:

Si hay algo que me ha gustado de Gales desde el principio, es la bandera.
       
    Sí, sé que los hay mucho más bonitos y que este no es nada del otro mundo, pero éste es el "mío".  Es entrar ahí y sentirme de otra manera. Quizá porque siempre voy con antiguos compañeros y amigos de donde vivía antes, las raras veces que les mandan a mi planta, así que vamos en plan "reencuentro". Nos sentamos en algún rincón a la mesa más vieja que haya y dejamos atrás todos los marrones del trabajo; desconexión y paz instantánea. Asocio el pub con mi gente y con la tranquilidad que me contagian. No se me ocurre de qué otra manera explicarlo. Pssss... ¡Lástima no poder enseñar con una foto lo que me transmite! 

    Detrás de uno de esos sillones que veis al fondo, tapada por la bandera, está una chimenea. La semana pasada la tenían encendida ya. Así que si ahora es acogedor, dentro de mes y medio o así cuando fuera empiece a hacer frío y sea ya de noche a las cinco, imaginaos lo bien que sentará una cerveza ahí sentados. :-) ¡Que no cunda el pánico! No me he dado ni estoy planeando darme a la bebida ni nada... Además que a medias claras, resulta difícil tajarse. Medias claras, sí. Lo sé: ¡soy una floja! Algún defecto tenía que tener... jeje

sábado, 1 de octubre de 2016

De vuelta en el instituto

     
Se ha terminado lo de copiar de la pizarra. ¡Cómo ha cambiado el tema desde los '90!

    Yo soy mucho de echar cuentas de ésas que cualquier imprevisto se encarga de mandar al traste. Esta vez estaba planeando apuntarme a clases de Francés en el college del pueblo de al lado, pero me coinciden con las de inglés. Así que como lo que más me interesa es pulir mi inglés todo lo posible, me he inscrito al coleg del mío para intentar socializar y conocer gente  sacarme el Proficiency. No flipéis; está muuuuy fuera de mi alcance todavía, pero muuuuuucho. Y dudo muchísimo que pueda sacármelo este curso, y menos con dos horas de clase a la semana. Que aunque no me lo saque (lo más seguro), pues mejorar, supongo que mejoraré bastante. Necesito hablar y que me corrijan cuando meta la pata, que es algo que nadie hace. Por miedo a que te lo tomes a mal, supongo. No es mi caso, agradezco cuando alguien me hace ver lo que digo mal y por qué o cómo debería pronunciar ciertas palabras. Sobre todo quiero pronunciar mucho mejor, dejar de trabarme tanto al hablar y eliminar errores estúpidos que tengo. 

     Son dos horas, los lunes de 18:30 a 20:30, así que el horario está genial. Me encanta ir y me paso la semana esperando con ilusión que llegue el lunes para volver. Puede parecer una tontería pero realmente me han vuelto a dar ánimo en un momento en el que me estaba hartando bastante del sitio. Que aunque el sitio sigue siendo el mismo, mi mindset ha cambiado. ¡Me recargan las pilas! :-) Hay gente de todo tipo y de todas partes y las clases en sí son muy amenas; a mí siempre se me pasan volando. Lástima que sean sólo un día a la semana, pero bueno; son gratuitas así que aún menos mal que hay algo. 

     Aunque el fin de semana siempre hago algo, quedo con alguien o voy a algún sitio, la semana se me hacía muy larga. Necesitaba algo más fuera del trabajo. Tengo que buscar algo más, pero las clases ya son una mejora sustancial. Estoy en ello. La piscina la probé y lo dejé a la tercera vez, ¡soy lo peor! ¿Y a vosotros? ¿Qué hobbies o actividades os recargan para funcionar el resto de la semana?