lunes, 29 de agosto de 2016

Manchester, cuestión de expectativas.

      Como dije alguna que otra vez, a menudo lo que te gusta o te transmite un sitio no depende tanto del sitio en sí como de lo que tú te esperas de él. A mayores expectativas, mayores probabilidades de llevarte el chasco. Así que Manchester, de la no me esperaba gran cosa (aunque nunca me había tomado la molestia de explorarla), me ha gustado bastante y me ha dejado con ganas de repetir pronto. Fui simplemente porque me queda muy cerquita y ya no me quedan sitios en el mismo radio sin explorar. Lo que me llamó la atención fue la biblioteca John Rylands, bicheando un día por internet. Y aquí es cuando volvemos a lo de las expectativas, porque aunque por dentro es un edificio muy pero que muy bonito...



La escalera parece sacada de Hogwarts.
¿O no?






       ... yo me quedé medio chafada, porque me la esperaba más biblioteca, con ambiente de biblioteca, y menos museo. :-/

      Mi siguiente destino es el Museo de Ciencia e Industria, que estando en Manchester, es visita casi obligatoria. Así que me dirijo hacia allá. Dio la casualidad de que era el día del orgullo gay y que la "parade" salía justamente de delante del museo. ¡Mira qué bien! Mato dos pájaros de un tiro.  A la hora que yo llego, sobre las once y pico - doce, aún no hay demasiado movimiento, así que decido empezar por el museo.


Como buena ciudad industrial que fue/es, incluso con el colorido de la parade sigue siendo un sitio gris.
Son varios edificios dedicados a distintas cosas.




     Empiezo a tener hambre, así que aunque lo veo todo, no me paro demasiado con nada. Salgo a la calle de nuevo y pillo una hamburguesa en un puesto callejero. Ahora sí que hay más gente en la parade. Está a punto de empezar.







      Esto fue un extra, que no sabía que era el día del Orgullo. De todas formas me pareció un poco descafeinada la fiesta, me esperaba algo más loco. Quizá porque más que gente reivindicando sus derechos/celebrando su día, abundaban sobre todo los que estaban simplemente aprovechando para hacer publicidad e intentar recaudar algo: sindicatos, NHS, bomberos, policía, charities, asociaciones de ramblers...

     Como aún es temprano decido ir al centro en plan visita relámpago. Hay un montón de edificios de cristal y unos cuantos todavía en construcción. ¿Para compensar tanto ladrillo e ir lavándole un poco la cara a la ciudad? Me fijo en que casi todas las tiendas son carísimas. Pero carísimas de dar susto. Y los restaurantes, baratos, baratos tampoco es que sean. Anyway... yo estoy de visita, así que ni me va ni me viene. 






   Deambulando sin rumbo fijo, me topo de frente con una "iglesia", que resultó ser la catedral, que, otra casualidad más, albergaba ese día un mercadillo vintage. Un rastro de cosas antiguas o usadas, hablando en plata. A pesar de lo que llevo en este país, no deja de sorprenderme lo poco sagrados que son aquí los sitios "sagrados" 

Pasa esto en España y al arzobispo le dan los siete males.

        Sea como fuere, había un ambiente genial.







    Me encantan estas excentricidades. Y más todavía cuando encuentro alguna ganga:


De piel. Quince libras.

¡¡QUINCE LIBRAS!! :)))

      Eso sí, a estos sitios hay que ir sin buscar nada en concreto, pero mirarlo todo porque en medio de toda la morralla puedes encontrarte algo realmente BBB: Bueno, Bonito y Barato. Hace unos meses en Shrewsbury me compré una cazadora de piel preciosa y entalladita por veinte pounds nada más. ¡Las gangas existen! Doy fe. Aunque no es fácil encontrarlas. :-)

     En resumen: ¿me ha parecido Manchester bonita? No y, de hecho, a las seis de la tarde volviendo al coche pasé por alguna calle por la que iba medio acojonadilla aunque todavía había gente y no estaba oscuro. ¿Interesante? Mucho. ¡Qué de cosas distintas hice el mismo día! Tendré que explorarla más y llevarme visitas.

    ¿Qué tal vuestro puente? ¿Lo habéis aprovechado? 

2 comentarios:

  1. Buenas tardes,

    Pues a mi me han parecido chulas las fotos, tiene laciudad pinta interesante, pero claro, es una ciudad de marcado carácter industrial, como Bilbao.

    Yo este finde, pues por aquí cerca, he estado en Lepe y el Lymington.

    Antxon.

    ResponderEliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)