domingo, 5 de junio de 2016

Domingueando por Conwy y Llandudno

      Jolín, ¡cómo echaba de menos el buen tiempo y el sol! Echaba de menos tener una buena temperatura para pasear, ver que todo el mundo sale, ver todo verde, verde, verddddde (aquí la primavera entra muy tarde, por eso el invierno parece mucho más largo), ver vida y bullicio el fin de semana... ¡Hasta los atascos de camino a la costa, echaba de menos! jaja

    El finde pasado fuimos a Conwy y Llandudno, que había pasado por allí unas cuantas veces yendo a trabajar, pero en Conwy nunca me había parado. Y nos encantaron los dos sitios. Bonitos, bonitos. Empezamos con Conwy y su castillo, que siempre aparecen entre los diez sitios que no te puedes perder de Gales, así que después de un año por aquí, iba tocando visitarlo. 



A pesar de estar en ruinas, es bastante impresionante. De todos modos, para lo que es, ocho libras me parece un atraco, las cosas como son. 

Mola la bandera. Mucho mejor que la del Reino Unido, ¿o no? :-) Aquí verás el dragón rojo por todas partes.

      Lo mejor, sin duda son las vistas desde lo alto de las torres:




        Nos bajamos y decidimos buscar un sitio para comer al lado de la playa. Nos encanta el olor a mar y se nos hace la boca agua, pensado en la comida. Ilusas de nosotras, esperábamos que justo en frente del paseo se pudiese comer algo de pescado o marisco. Unos simples mejillones, que tampoco pedíamos tanto. No es que estuviésemos buscando navajas o percebes. pero nada de nada... Sólo había tres pubs y carritos con algodón de azúcar. Nada de pescado por ningún lado. Bueno... Miento, en la calle de atrás había dos Fish&Chips, pero lo mismo podrían vender cartón que pescado, porque lo que sabe y nada es lo mismo: sólo sabe a fritanga. :-/


      Nos damos un garbeo por el pueblo y todo a lo largo del mar y para terminar, nos subimos a la muralla a mirar los pueblos de los alrededores desde arriba. Las vistas son geniales.





      Como todavía es muy temprano, decidimos ir a Llandudno, que queda a 15 minutos y supuestamente es el sitio más turísitico del norte de Gales. Yo había estado el fin de semana anterior visitando las minas prehistóricas de cobre. Las Great Orme Copper Mines, que me gustaron bastante. (Para ver el vídeo introductorio que te ponen antes de bajar, haced click en el link. Es muy interesante) El Great Orme en general me gustó mucho. No sólo por ser un sitio bonito y con unas vistas espectaculares, sino sobre todo por la tranquilidad que se respira. Todo el mundo está paseando o de merendola en la hierba, los niños jugando a la pelota, los mayores jugando a las cartas u observando el horizonte con prismáticos. La atmósfera general del sitio invita a relajarse y simplemente dejar las horas pasar. 

Hay teleféricos y tranvías que están subiendo y bajando en silencio todo el rato. 


     Las minas fueron descubiertas accidentalmente haciendo un desmonte para construir un párking en 1987. Cuando empezaron a excavar, se quedaron anonadados con lo que había allí: unas minas prehistóricas de casi 4000 años de antigüedad super extensas. Se cree que la parte explorada no llega al ni al 5% de su extensión real.






     Al parecer fueron abandonadas cuando, después de haber excavado por debajo del nivel del mar, empezaron a inundárseles.

      Con mi amiga no fui, porque primero decidimos darnos un paseíllo por el pier, aunque fue corto. Con el calor que hacía, estaba aquello petado de gente y resultaba un poco agobiante. Mirad qué cola para darse un paseo en barco:


       Nos tomamos un par de helados y nos fuimos para arriba. Quería enseñarle el Great Orme y darnos un paseo con el coche a lo largo de la costa:

Cementerio de la Commonwealth.



Hay unas cuantas tumbas muy llamativas.
    Sigue estando aquello lleno de paseantes y de familias de picnic, relajados en la hierba y disfrutando del día. Volvemos para atrás y decidimos subir hasta lo alto del todo, desde donde salen los teleféricos. Aquello era genial y las vistas increíbles. Está aquello lleno de conejos por toooodas partes y también se ven montones de piedras en el suelo con fósiles. Nunca había visto un fósil más que en un museo. Ya ves qué tontería pero el encontrar tantos "al natural" me puso contenta. jeje Nos sentamos arriba, en lo alto del acantilado relajándonos, relajándonos... y, sin pretenderlo me quedo dormida. Hora y media estuvimos allí sin hacer nada. Teníamos que irnos que yo aquella noche madrugaba, pero ninguna estaba por la labor de levantar el culo. Tan relajadas que parecía que íbamos fumadas. jaja. Y no éramos las únicas, eh? Que había mucha gente por allí tumbada y más de uno estaba sopa. La atmósfera del sitio es una pasada. 

     Y así de bonito se ve el pueblo cuando vas bajando:



       Es el sitio donde he visto más hoteles y B&B por metro cuadrado de cuantos he visitado. ¡Qué pasada! 


       ¡Lástima que me quede casi a hora y media, sino estaría aquí cada fin de semana!

3 comentarios:

  1. Buenas tardes,

    Como me sigas poniendo fotos de Gales tan chulas, voy a acabar mudándome ;-)

    Me alegro de que lo disfrutes, desde luego que el paisaje es espectacular y si el tiempo acompaña como este fin de semana, pues ya como que resulta imposible decir que no...

    Antxon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vale! Nos cambiamos. Tú te vienes para Gales y yo me vuelvo a Hampshire. ¿Hay trato?

      Eliminar
    2. Buenas noches,

      Por mi no me importaría gran cosa si encontraría un curro de mi sector profesional, ya que me recuerda y no poco al País Vasco, pero tendré que pedir permiso a mi mujer... ;-)

      Antxon.

      Eliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)