lunes, 4 de enero de 2016

¿Qué me ha pasado en 2015?

     En lo personal, empecé 2015 como acabé 2014: en el fondo del pozo. En lo laboral, pues peor: la primera semana  me despiden de un curro que me habían vendido como un trabajazo de la leche y al final resultó ser una chanchullada monumental. Me había hecho unas ilusiones enormes porque parecía que por fin todo empezaba a ponerse en su sitio y me quedé tocada y hundida.

     Estuve de enero a mayo en el paro, mandando currículums a varios sitios para distintas cosas y la verdad es que me llamaron de unos cuantos para entrevistas, pero todo eran tonterías temporales o directamente, tomaduras de pelo. NADA que mereciese la pena. Durante ese tiempo me reafirmé más si cabe en lo que ya sabía: si quería un trabajo serio en otro campo, necesitaba ampliar mis conocimientos y adquirir experiencia. En Reino Unido me ofrecían justamente eso. 

   ¡Pero me apetecía tan poco...! No había avanzado nada aún a nivel emocional desde la ruptura con el que había sido mi novio. No quería irme "por si acaso" se arreglaba. Aunque en el fondo sabía que no, que lo que no había sido en toooodos esos años, no iba a ser ahora. Y menos sin trabajo. Necesitaba redirigir mi vida a nivel laboral, que al menos ésa sí dependía de mí.
   
    Así que me vine para acá. Sabiendo que era lo que tenía que hacer, pero sin ningunas ganas. "Estaba de NO". Me sentía vacía. Dejaba demasiado atrás... Pero fueron pasando los meses y sin darme cuenta, aquí en PutoPueblo del que tanto he despotricado, rodeada de ovejas y casi en medio de la nada, de nuevo vuelvo a ser yo. Me estoy moviendo, formándome y adquiriendo experiencia en algo que me gusta y donde me lo paso pipa. Ha vuelto la Tranquilidad (bueno... no sé hasta qué punto ha vuelto o inconscientemente he ido a buscarla) La cuestión es que estoy con ilusiones y metas. Cuando pensaba en algo que resumiese este 2015, lo único que se me venía a la cabeza era TRANQUILIDAD. ¡Nada más lejos de la realidad! No hay más que mirar los posts de la primera mitad del año... Pero luego fue llegando la calma y empezó lenta y suavemente a cubrirlo todo... Como el sol que poco a poco va disipando la niebla por la mañana. Me siento tranquila y comparado con lo que tenía hace unos meses, es un sentimiento genial. Así que a este recién estrenado 2016 sólo le pido que la Calma-Paz-Tranquilidad que llegó en 2015 decida quedarse, que no es poco. Tan sencillo y tan difícil cuando te falta.
  
    Así que nada, éste es mi deseo de Año Nuevo ¡Tranquilidad para todos! Tranquilidad y paz mental para afrontar lo que la vida nos eche delante. 

1 comentario:

  1. I agree, chata. Non hai mellor estado sen duda. R.

    ResponderEliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)