viernes, 23 de octubre de 2015

¡Por fin pude irme de cuevas!



Cathedral Cave.

      Que estando el país plagado de ellas, es algo que hay que hacer sí o sí. Así que después de meses dando la vara con que teníamos que ir, y nunca era buen momento por hache o por be, el finde pasado me harté y dije: "YO este domingo voy a ir a lo de las cuevas del sur. Quien quiera venir que venga y quien no, que se quede". 

   Joer... es que me revienta lo de andar arrejuntando y esperando a todo el mundo. Leñe, que a quien de verdad le apetece un plan pues se apunta y no anda mareando la perdiz. ¿Por qué esa necesidad de ir a los sitios en manada? Con gente que ni son amigos siquiera... Será la edad, pero cada vez tengo menos paciencia para estupideces y para gente que ni me va ni me viene.

   Me centro de nuevo: fui con una amiga y uno de los compañeros de piso al National Showcaves Centre for Wales. Puestos a ir a un sitio que queda lejos, pues que se pueda aprovechar la visita al máximo y compense el viaje.

Estamos en Gales: el dragón no puede faltar.

     ¡Y vaya si compensa! A todas las atracciones del centro se accede con la misma entrada. 14.5 libras por adulto. Las dos cuevas más grandes son impresionantes. Estar ahí dentro de la tierra, observando el trabajo del agua durante millones y millones de años, imaginarte cómo se habrá formado todo eso... Es imposible que nuestra mente de seres tan fugaces que somos se haga una idea de la edad geológica del planeta, imposible que podamos entender realmente cómo es de largo un período de miles de millones de años, cuando lo máximo que vivimos son unas cuantas décadas. Ahí dentro eres un poco más consciente de lo que lleva aquí este mundo y de que en realidad, nosotros para él no somos NADA. Estaba aquí muchísimo antes que nosotros y aquí va a seguir cuando nos vayamos. 

    La primera cueva que visitiamos fue Dan-yr-Ogof, laberíntica y mucho más extensa que la parte visitable para el público "normal" no especializado en el tema. Aquí algunas fotos muy malas debido a la falta de luz, aunque ya os adelanto que in situ es enteramente otra historia. Para recorrerla con la boca abierta.












"Cascada" de sedimentos.




      Recorriendo la gruta principal me daba mucha envidia ver que había otras entradas y pasadizos con verjas y candados. ¡Yo quería verlo todoooo! Pero lo cierto es que luego en el museo que tienen fuera hay una pantalla táctil que te permite hacerte tu tour virtual por las otras partes exploradas pero cerradas al público y la verdad es que dan bastante miedo. Definitivamente son para gente que se dedica a eso y sabe muy bien lo que hace, ya que se ve super peligroso. Y aunque ser, eran impresionantes las otras salas a las no se puede acceder (bastante más incluso que las que visitamos), si tengo que pasar por los sitios que pasan los del vídeo me cago por la pata abajo. Me da un jamacuco del propio cague que luego a ver cómo me sacan, porque yo por mi propio pie no salgo! jaja


      La siguiente a la que entramos fue la Cathedral Cave, que me ENCANTÓ absolutamente. Con esos techos altos, tan amplia, con agua que fluye por todas partes... 






       Hay una "cascada" cuyo sonido resuena fuerte por toda la cueva creando una atmósfera super agradable y relajante. Eso sí es sonido envolvente.








Talmente una catedral natural.

        Y como catedral que es, la gente puede casarse ahí:


       La Bone Cave es enana y no tiene nada de particular más que unos muñecos representando lo que debía de ser la vida de nuestros ancestros en ella. Y otros simulando una excavación arqueológica.

     Si tenéis niños, les van a encantar las docenas y docenas de dinosaurios a tamaño real, aunque para mi gusto había demasiados en muy poco espacio y quedaba aquello bastante saturado.





       Nos llevamos unos bocatas y aquí comimos, ante la atenta mirada de un T-Rex que andaba de caza: 



        Hay un modelo de poblado prehistórico muy malo, un museo pequeñito que merece mucho la pena y al que si hubiese ido sola, le habría dedicado mucho más tiempo. Muy interesante. 

     Dejamos la granja para el final. Tenían llamas, alpacas, diferentes razas de ovejas y de cerdos, conejos, conejos de Indias, ardillas, avestruces, burros, ponies y unos caballos de tiro gigantescos. Lo que más me gustó de la granja fueron las representaciones que tenían de diversas actividades de la familia a principios del siglo pasado.







       Cuando entrabas, algún sensor de movimiento hacía que se activase un audio y los disitintos personajes te saludaban y contaban historias de su vida, de su oficio... 

Cuando entras te mira y empieza a hablar.



        El mejor sin duda es el perro. Te partes con sus historias contadas desde su punto de vista perruno. Va hablándote de la familia pero a través de anécdotas que giran siempre en torno a él, que para eso es quien está hablando, claro. Muy gracioso.

     Al igual que con el museo, si hubiese ido on my own, me habría quedado a verlo con mucho más detenimiento y a escuchar todos los audios enteros, que merecían la pena. Pero bueno, la verdad es que hacía frío, así que nos fuimos a la cafetería y nos tomamos unos tés calentitos. Se estaba genial allí dentro, con la decoración tan chula, sin casi visitantes ya (¡¡a las tres y pico de la tarde!!) y con la música tan suave que tenían de fondo. 

    Los que estéis de visita por estas tierras y queráis apuntároslo, id pronto, que hay mucho que ver. Nosotros llegamos a las diez y media y nos fuimos pasadas las tres y media. Aunque si queréis centraros más en alguna de las atracciones, fácilmente podríais ocupar las otras dos horas hasta que cierran. 

   ¡Lo disfruté como una enana! :-)


jueves, 15 de octubre de 2015

No quiero feminismo progre, sino igualdad atrasada.

     Uno a uno, todos los mitos sobre este país se me caen. Y no es que se derrumben lentamente... No. Caen con estrépito, haciendo que se tambaleen hasta los cimientos de los demás y dejando escombros por todas partes. El último gran mito que acaba de saltar por los aires ha sido el de la igualdad entre hombre y mujer en Reino Unido, que fíjate tú por dónde, tanto presumen de tantas cosas sobre las deberían estarse muy callados, especialmente con lo liberales que creen ser. Que, otra cosa no, pero a liberales, desde su siempre peculiar punto de vista, no les gana nadie.

    Lo peor no es lo que ellos crean de sí mismos, sino lo que los demás nos tragamos, simplemente porque sí, porque si lo dicen en Gran Bretaña, o en Suiza o en Alemania, pues es verdad, que por algo son países "avanzados". Y es que me da la impresión que seguimos con los complejos de la época de Franco, de que somos un país de paletos atrasados, no como "en Europa", que todos son países tan modernos y liberales. Mira a las británicas, que mientras las españolas seguían siendo tan recatadas, ellas podían disfrutar, entre otras cosas, de su libertad sexual. Podían fumar sin que estuviera tan horriblemente mal visto, empezaron a usar minifalda antes que nadie... Hacían cosas que "molaban" Y si estaban así en los 60, hoy en día deberían estar completamente a la par que los hombres en todos los sentidos, ¿no?

    ¿Cómo os quedáis si os digo que hoy en día las chicas en Gales (de Inglaterra no tengo datos) no pueden heredar la casa y las tierras si tienen hermanos varones? Habiendo un hombre, él es invariablemente el que se queda con la hacienda: la casa, la granja, y la mayor parte de las tierras. No es que haya una ley que así lo dicte, sino que es algo que a nadie se le pasa por la cabeza siquiera que pueda ser de otra manera, porque ha sido así desde siempre La posibilidad de que la hija se quede a cargo de la granja no se observa siquiera. De esto he hablado con varios ganaderos de distintas zonas y todos comentaron lo mismo. Es más... Se me quedaron mirando como a un bicho raro por mis "ideas revolucionarias".

    Aquí a las mujeres, por lo menos en las zonas rurales, se las considera poco menos que imbéciles... Por supuesto ellos no lo ven así, ¡faltaría más! Pero es lo que hay. Mientras las británicas de los '60 andaban de hippies flower power colocándose a marihuana y otras sustancias, enseñando chicha y trincándose a todo el que se les pusiese por delante, las gallegas por ejemplo iban a misa y trabajaban en el campo. Dicho así suena a "¡pobres gallegas reprimidas!" Ahora lo aclaramos... Mientras las británicas se lo pasaban pipa gozando de su "libertad" sexual y sintiéndose tan afortunadas, las gallegas llevaban GENERACIONES teniendo propiedades, que nadie les impedía heredar por el simple hecho de ser mujeres. Los padres decidían qué hijo/a se quedaba la haciendo en función de muy diversos factores: si tenía algún otro oficio, si el novio/a era hijo único, si necesitaban más o menos gente para trabajar en la granja... y el sexo no estaba entre ellos. Mi madre, mi abuela materna y tres de mis bisabuelas heredaron las casas en las que vivían y fueron sus maridos los que vinieron de otros sitios. Nadie consideraba que una hija fuese a ser menos capaz de sacar la hacienda adelante. Había igualdad sin necesidad de que se hablara de ella. Vale que las mujeres podían estar más sobreprotegidas, pero siempre por que se las consideraba más débiles físicamente,  nunca porque tuvieran menos luces.


     Aquí no... Aquí no podían heredar pero sí "disfrutar" del sexo ("que, total es pa lo que valen", piensan éstos) Y hoy en día, en pleno 2015, puedes enseñar el cordón del tanga, borracha como una cuba, y les parece de lo más normal, pero ¡ay de ti como enseñes una teta mientras amamantas a tu bebe! Es decir, una mujer aquí tiene toda la libertad del mundo siempre y cuando la dedique a convertirse en un objeto sexual. 

Pero vamos a ver... ¿soy libre de enseñar mi cuerpo? ¿O es que sólo soy libre de enseñártelo A TI? Puedes enseñar lo que te apetezca en un pub o en la calle mientras haces eses con los zapatos de aguja en la mano, pero cuidate muy mucho de que accidentalmente se te vea una teta dando de mamar a tu hij@. Entonces te tacharán de indecente y provocadora.

**A misa las gallegas ir, irían, pero luego había hijos ilegítimos por todas partes. Así que sus alegrías al cuerpo también le daban.

sábado, 10 de octubre de 2015

Confesiones

    Haciendo limpieza entre las cosas que había guardado antes de formatear el ordenador me topé con esto: un comentario que dejé en algún blog de cuyo nombre ya no me acuerdo e hice primero en word porque no me fiaba un pelo de que mi conexión a internet no se fuese al garete justamente al darle a "Enviar".

    Os advierto que es de bastante vergüenza ajena, pero es lo que hay...

Este post podría perfectamente haberlo escrito yo. Cambia “Derecho” por “Veterinaria” y ya está.
1- Era considerada una buena carrera con muchas salidas, lo cual me “aseguraría” (añade aquí varios pares más de comillas) un buen futuro. (Me parto y me mondo…)
2- Lo que de verdad me gustaban eran las letras (Filología inglesa o en su defecto, Traducción e Interpretación), pero por entonces se decía que las letras eran para los que “no valían para las ciencias”. Eran algo lúdico, no nada con lo que uno pudiera ganarse el pan en algo “serio” (Lo sé…, puedes apalearme)
3- Mi entorno directamente había cosas que no las contemplaba, como las letras. Como tú, también carecía de la personalidad para plantarme y elegir libremente, pero li-bre-men-te, eh? Sin condicionamientos externos ni INTERNOS. Pero puestos a ser LoPeor, fui un paso más allá y fui LoPeorDeLoPeor pensando: “Como aparte de Filología no tengo ni puñetera idea de qué quiero hacer, voy a hacer Veterinaria, que es lo que a mis padres más les gusta. Así si me equivoco no será MI equivocación” ¡¡¡Ole, ole y ooooooole!!! (Sí…, estamos de acuerdo: merezco ser abofeteada hasta la muerte. Me avergüenza hasta escribirlo)
¿Pero sabes qué fue lo Muy_más_peor_ever? Que en primero de carrera (sí, sí, sí; en PRIMERO) tuve la revelación de que aquello no era para mí ¡¡y no le hice puñetero caso!! (¿Que si soy tonta? Esto… eso es una pregunta retórica, ¿no?)
Veía a los demás súper emocionados hablando de razas de perros, de concursos de belleza de animales, llevando catálogos de vacas y de toros en la carpeta y ojeándolos en los descansos…. Y pensaba: “¡¡¡¡Están todos zumbadíssisisiimosssss!!!! No sé si no me aburriré de los estudios, de la peña y de tanta payasada a mitad de carrera.”
Fantástico momento para “darse el piro”, ¿no crees? Pues sí, peeero ¿qué hice yo? ¿Escuchar a la vocecilla que me susurraba, quiero decir, al berreo martilleante de mi anulado sentido común? Noooooooo. Seguí y terminé con una nota bastante buena, además. Y preguntándome para qué demonios me valdría el título aparte de para ejercer de algo que aborrecía. Trabajé cuatro años y medio haciendo clínica de grandes hasta que un buen día por fin espabilé (Iba siendo hora, lo sé) y exploté. Pero exploté, exploté… Del verbo ex-plo-tar, cual explosión nuclear. Lavé el coche y le dije al jefe: “Hoy es mi último día. Aquí tienes el coche y las llaves” ¿¿¿Y el mes de preaviso??? Uyyyyy (Vamos a ver… ¿no te había dicho que EXPLOTÉ? ¿Qué entiendes tú por explotar? Pues eso: a tomalpolculotodo y haz lo que creas conveniente por no haberte avisado antes)
      Con esto confieso públicamente que soy una COBARDE. Sin paliativos.

sábado, 3 de octubre de 2015

Cosas de bloggers. LEYENDO.

     Cada vez que descubro un blog que me llama la atención, normalmente a través de otros que ya sigo o por los que me paso de vez en cuando, casi siempre sigo la misma rutina:

1- Voy leyendo unos cuantos posts desde el último hacia atrás.

2- Unos cuatro o cinco al azar de años anteriores. 

3- Posts de fechas en las que estaba pasando tal o cual en mi vida. ¿Pasaba algo relevante en la suya en ese momento? Es una estupidez, pero es algo que siempre hago, al principio de forma inconsciente. Ahora forma parte del "ritual", por llamarlo de alguna manera. ¿Por qué lo hago? Buena pregunta. No tengo ni idea y que haya similitudes o no en cómo nos sentíamos en esos momentos no influye para nada en que lo siga o no. Curiosidad, simplemente.

4- El primer post del blog y unos pocos de los siguientes.

5- En algún punto intermedio entre los anteriores es probable que me lea el perfil del autor/a, para completar la imagen mental que me estoy formando.

6- Si me sigue gustando, recordaré dónde lo había dejado en el punto 2 y volveré a pasarme, leyendo hacia atrás en el tiempo. Así como lo nuevo que vaya publicando.

7- Puede que me llame la atención sin más, en cuyo caso seré una visitante ocasional. Con la mayoría hago justamente esto. Pueden darse aquí varios casos:
  • Que me gusten muchísimo algunos posts y otros nada (de este tipo leo varios).
  • Que no sea tan bueno, pero que enlace a otros blogs con muy buena pinta. 
  • Que el blog no sea para tanto, sino que lo que mola son los comentarios que le van dejando. 
  • Que aún no haya decidido si me gusta lo suficiente como para enlazarlo o no.
8- Quizá me guste porque pensamos de forma similar, porque me gusta cómo se explican ciertas cosas o porque transmite buen rollo. En algún momento lo enlazaré. 

9- Claro que también existe la opción de que me encante absolutamente y lo añada al blogroll el mismo día que lo descubro. Pocos, pero alguno ha habido. Unos por el sentido del humor: 

Fackitol (sólo con el nombre ya me tenía ganada. Fuck it all! Simplemente genial. Pena que no se me hubiese ocurrido antes...)

Wardog y el mundo, escrito con muy mala leche pero del que me encanta el sentido del humor. Escribe poco, pero cuando lo hace, puedes tener la certeza de que te reirás a carcajada limpia desde el principio hasta el final. Me gusta su maldad. jaja.

Expatriadas, que trata de distintos temas que el anterior, pero el sentido del humor es parecido. Sí: los que más me gustan son los que me hacen reírme. Éste mucho me temo que está en "proceso de abandono", ya que hace siglos que no publica. ¡Espero equivocarme!

Y otros porque me transportan:

Sopa China, cuando andaba por allá "chineando", que ya ha vuelto a Argentina.

* Cartas desde China, éste era muy muy bueno, pero de repente dejó de existir. Una pena.

   Curioso que ambos sean sobre el mismo país. jeje. No es que tuviera un interés anterior, sino que empecé a leer más justamente después de descubrir accidentalmente Cartas desde China.


     Por descontado, que un blog entre en mi lista de enlazados, no quiere decir que en un momento no salga. Lo hice con varios. Se me hacían aburridos, cambiaron de estilo o resulta que la autora, aunque escribiendo era bastante buena, como persona era gilipollas. No publicito gilipollas. Punto. Afortunadamente esto último sólo me ha pasado con una persona. Lo conté aquí.

¿Y vosotros? ¿Alguna manía o rutina leyendo? ¿Algún secreto confesable?