sábado, 4 de julio de 2015

¿Es Edimburgo para tanto?

     


     Pues no, la verdad. O igual es que iba yo con demasiadas expectativas, que también puede ser. Lo cierto es que hasta hace como un año o así nunca me había llamado para nada la atención, pero varios amigos y conocidos empezaron a ir y, al volver, todos venían con la misma cantinela. Que si era espectacular, que si era una de las ciudades más bonitas de Europa, que había que ir al menos una vez... Tan convincentes sonaban, sobre todo porque eran mogollón de gente quienes así hablaban, que hasta había empezado a mirar billetes de tren/avión con la idea de ir un fin de semana. ¡Igual me estaba perdiendo algo y todo!

Mítica foto que tooodo el mundo hace.

    Cosas del destino, la empresa me envió a Glasgow (a una hora de Edimburgo) a hacer un curso de tres semanas. Decidimos dedicar dos días a explorar Edimburgo. El primer día (un domingo) deicidimos hacer un Free Tour que sale de delante de un Starbucks en la Royal Mile. Se juntó un montonazo de gente, así que íbamos a pasar porque para no oír nada... Pero resulta que había varios guías y consecuentemente se dividió el grupo en varios subgrupos: de habla inglesa, en alemán y en español. Casi tres horas de tour!! Total para contarte lo que podrías perfectamente haber leído tú mismo en las plaquitas de cobre que hay en el suelo y paredes por todas partes. Se me hizo bastante pesado y lento. Además pillé a la guía en varios renuncios, lo que ya me dejó con bastante escepticismo con respecto todo lo que contaba. No me estaba molando la sobreactuación ni que flipase tanto ella sola con sus propias historias. Me resultó rallante.

     Uno de los puntos en los que el tour se centraba era el cementerio de Greyfriars, contándote movidas de poltergeist y fantasmas para intentar pillarte para el tour de la tarde/noche. En plan: "te cuento un poquito, pero para saber toda la historia apúntate al otro que hacemos" ¿Me ves cara de pava o qué, colega? Antes de ir, sí que tenía ganas de hacer el que va por el subsuelo y que te enseñan parte de la ciudad "enterrada", pero ya me estaba tocando la moral el ver tanto negocio con los tours de las narices y ver que eran un engañabobos, así que pasé olímpicamente.

Greyfriars cemetery



Recordaréis que os hablé varias veces de cómo los anglicanos acojonan a la gente con el paso del tiempo y el acercamiento a la muerte, con simbología que te recuerda en todo momento que vas morir... Las primeras veces hace gracia, pero cuando lo ves por todas partes, como en este cementerio, resulta aburrido ya.



Os dejo varias fotos de la ciudad vieja (la que atrae turistas) para que vosotros mismos decidáis si os merece la pena ir o no.



Demasiado gris y oscura para mi gusto.


Hay demasiado turista por todas partes, mucho personal agobiado con prisas por verlo todo. Agobiante. 

Ni fu ni fa... 
      Creo que nunca había oído tanto español desde que estoy en Reino Unido.

     La ciudad nueva está mucho mejor, con sus parques, con espacios abiertos, mucho más luminosa, edificios muy chulos... Para que comparéis:

Tenía que estar la estación de tren en medio, fastidiando la foto... jeje


      Pillamos unos sandwiches y algo de fruta y aquí comimos, simplemente sentadas al sol y viendo a la gente pasar:


        Estuvimos hasta las cuatro callejeando y paseándonos con calma, cuando ya era tarde para visitar el castillo, que está abierto hasta las cinco o así, pero una hora no basta. Decidimos dejarlo para el siguiente fin de semana, que más compañeros del curso pensaban venir, y así veníamos con ellos.

     ¿Y qué te pareció? Nada. Porque no volví y es que lo que vi de Edimburgo me dejó con cara de "po vale..." Y tampoco me tiraba tanto el castillo como para volver adrede. Preferí visitar Stirling, que también tiene otro, aunque seguramente no sea tan impresionante como éste. Bah, ¡qué más da!

    En resumen: ¿Venir a Edimburgo? Si estás cerca sí, venir adrede NO. ¿Una de las ciudades más bonitas de Europa? Gente..., ¡¡¡hay que viajar más!!! Y os lo dice una que tampoco ha viajado tanto. Así a bote pronto y sin pensar se me ocurren bastes sitios mucho mejores. ¿Apuntarse a algún tour? Si queréis ver la ciudad enterrada, es la única manera, cualquiera de los otros... Yo no repetería ni de coña. Ahora, ¡vosotros mismos! ¿Visitar el castillo? Sí, definitivamente, que tiene que ser la leche, no lo dejéis para el final cuando ya estéis cansados y hasta las narices de la ciudad, como nos pasó a nosotras.

    ¿A algun@ más no se os cumplieron las expectativas con respecto a Edimburgo? (o cualquier otro lugar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)