domingo, 31 de mayo de 2015

Devil's Bridge Falls y su leyenda

      Para aprovechar el día genial que hizo ayer, decidí ir de excursión a un sitio al que le tenía bastantes ganas: las Cascadas del Puente del Demonio, yendo hacia Aberystwyth. Como siempre, la cabra tira al monte... ¡Y conseguí que alguien me acopañara! Ueeeeee!! (Es que lo de que el único plan sea pub, pub, pub sin salir del pueblo me aburre de mala manera). 

     Hay que ir con GPS porque es difícil de encontrar y no está señalizado hasta que estás al lado, cuando los letreros NO son necesarios porque ya has llegado. Hay que ir especialmente despacio no ya solo por las curvas, sino por mis queridísimos amigos los ciclistas, que hay mogollón por allí y que no les entra en la cabeza que por una carretera tan estrecha con curvas tan cerradas y esos setos tan altos a ambos lados de la vía NO LES VES hasta que estás encima (o hasta que te pegues la tremenda leche y te bajes del coche a ver qué narices te habrás llevado por delante...) Me pregunto por qué igual que no les dejan circular por autopista, no se les prohíbe también ir por carreteras que no reúnen ciertas condiciones mínimas (como un arcén suficientemente ancho), donde no se pongan a sí mismos en peligro ni les busquen problemas al resto de la gente. Es que si tienes la mala fortuna de comértelo, ¡tienes que pagarlo por bueno! Y luego se ve que les agobia llevar coches detrás y van mirando constantemente hacia atrás (¡¡¡Mira a la carretera, leñe, que aún vas a caérteme delante, y era lo que me faltaba!!!) Y como les rallaba llevar tremenda cola de coches, te iban haciendo señales todo el rato para que les adelantases (EN CURVA, obviamente, porque en recta ya les hubiese adelantado yo sin que ellos me lo pidieran) ¿Ahora vas acojonado, no? ¡Pues te jodes! No haber venido por aquí. ¡A mí también me acojona adelantar en curva!  Otra cosa que nos llamó bastante la atención es que durante kilómetros y kilómetros de curvas de todo tipo, ¡no había ni un tramo de línea continua! ¿Tan escasos andarán de pintura por estos lares? O_o

   En fin... Veamos unas fotitos para liberar tensión...

Hay que pasar por caja: 3,75 la entrada, ¡pero merece la pena!

      Supongo que la primavera, con ese verde intenso de todo el follaje nuevo de los robles, y el otoño tienen que ser los mejores momentos para ir. Aparte de por los colores y el esplendor, por la temperatura; definitivamente no es un sitio para ir el típico día de bochorno y calor y tampoco para ir uno de frío, con la humedad que hay aquí. 

Hay unos cuantos miradores desde donde hacer fotos chulas si tienes una buena cámara

Lo de la buena cámara, claramente, no es mi caso. :(
     
Una pena no poder captar en las fotos lo impresionante que es visto in situ. 

Incluso desde lejos hacía un ruido del copón.

    Hay que llevar calzado adecuado porque hay tramos embarrados, y las piedras son bastante resbaladizas. Por no hablar de algunas escaleras prácticamente verticales que son auténticas destroza-piernas. 

¿Veis por qué digo que no es para un día de calor y bochorno?
       Al final del circuito, cuando nos sentamos por fin a comer, entre el hambre que tenía y el tanto sube y baja, ¡¡me temblaban los tobillos y las manos!! Suelo tener la tensión baja y cuando se me junta con que tengo hambre y algo alguna actividad física fuerte después de unas horas sin haber comido (no necesariamente muchas, no vayáis a pensar), no sé si será quizá alguna bajada de glucosa o qué, pero me entra de repente un hambre de lobo y una debilidad tan bestial que tiemblo y hasta parece que me mareo y todo... ¡Muy raro! En cuanto como algo contundente y sacio el hambre estoy nueva otra vez y lista para lo que sea. Pero justo en el momento de HAMBRE, ufffff... Realmente NECESITO comer. No es cansancio, es DEBILIDAD. Mientras no tenga hambre hago lo que sea al ritmo de los demás, pero en cuanto me quedo sin calorías que quemar, Huston... ¡tenemos un problema! ¿A alguno más os pasa o ha pasado o es que realmente soy muy rara? ¿?

¡Y venga escaleras!
      
    El riachuelo pasa bastante profundo y va muy encañonado. Por eso barulla de la forma en que lo hace.





      Salimos de nuevo a la carretera y pagamos una libra de entrada para bajar a ver el famoso Devil's Bridge.

Impresiona, ¿eh?

     Fijaos que en realidad son tres, los más modernos construidos sobre los más antiguos. Pero es el primero el que, según la leyenda, construyó el mismísimo demonio en tan solo una noche. Los datos históricos, sin embargo,  tan aburridos como siempre, indican que fueron los romanos. ;)


Fijaos en el tamaño de la gente para haceros una idea de la escala.

No, definitivamente, la vaca por ahí no pasaba.

      Escuchad el sonido... Tendréis que girar la pantalla porque no sé cómo girar la imagen. 


       
       Como aún era temprano nos dimos un paseo por Aberystwyth a lo largo de la playa, que estaba llena llenísima de unas medusas enoooorrrrmes.




 y deambulamos un poco por las ruinas del castillo

Monuento a los caídos del lugar en las dos Guerras Mundiales.
Me llama la atención el color de la arena. Gris oscuro.
El de la izquierda es un edificio administrativo de la universidad bastante imponente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)