miércoles, 27 de mayo de 2015

Crónica de una muerte anunciada: la del National Health Service.

         Es lo que pensaba yo el otro día mientras oía una entrevista que le estaban haciendo en la radio a un político británico. Resulta que hablaban del dinero que se "comía" el National Health Service (que viene siendo el equivalente a la Seguridad Social en España) y lo hacía el tío con un tono de "desafortunadamente, por costumbre y tradición, nos vemos obligados a quemar el dinero del contribuyente en algo que no da ningún tipo de rendimiento económico al Estado. Nos jode no poder meterlo en otras cosas más lucrativas", que me estaba tocando sobremanera la moral. A ver, zumbado, que precisamente lo que le interesa al contribuyente es, ante todo y sobre todo, que sus impuestos se empleen en garantizarle una SANIDAD de calidad, y luego una buena EDUCACIÓN para sus hijos. 

      Según él tenían "a fantastic opportunity to save ahead of us", que de la forma en que lo decía, más que hablar de lo que en realidad estaba hablando: recortes, empeoramiento del servicio prestado al paciente y de los sueldos y condiciones laborales de la gente que se encarga de mantener la salud de los ciudadanos... parecía que hablaba de la Gran Oportunidad que no se podía dejar escapar. Sonaba totalmente al LlameUstedAhora de la teletienda. Pero no para ganar nada... Sino para perderlo, para ir jodiendo ladrillo a ladrillo algo que ha costado tanto conseguir: un sistema de salud PARA TODOS.  Para mí el mensaje entre líneas estaba meridianamente claro: "ahora que hemos ganado de manera incontestable, tenemos por fin la oportunidad de ir soltando el lastre de invertir dinero en una sociedad igualitaria, en la sociedad del bienestar" Aquí, como en todas partes, el gobierno es cada vez menos un garante de una cierta calidad de vida para los ciudadanos. Más bien al contrario, hace todo lo posible para que los ricos sean cada vez más ricos y sus impuestos (junto con los de los pobres) dejen de invertirse en ayudar a aquellos que más necesitan dicha ayuda: los pobres, que también pagan impuestos, by the way! 

      Y la medida estrella que el tío pensaba adoptar era externalizar el servicio, sustituyendo trabajadores del NHS, que son "muy caros", por trabajadores de empresas privadas (TEXTUALMENTE, lo dijo el hombre. ¡¡Y se quedó tan pancho, sin que se le cayera toda su cara de acero, oye!!) Es decir: piensa sustituir puestos de trabajo estables por trabajo precario e inestable. Y lo dice a la cara de quien sea. DA MIEDO. No ya la política sino que la prensa y la opinión pública no se lo coman vivo.

    Y luego tiene el David Cameron los santos cojones  la desfachatez de ir a llorarle a Europa diciendo que "we have a problem with inmigration". ¿¿¡¡Pero qué me estás contado, colega!!?? Cada vez con menos disimulo se fomenta la xenofobia desde todas partes: the fucking migrants are getting our jobs! No, amigüito, no te confundas... Es TU gobierno el que está fomentando que las condiciones laborales y los sueldos sean cada vez más una mierda pinchada en un palo, de tal manera que llegados a cierto punto, los británicos pensáis: fuck off!, quedando así esos peores puestos libres para ser ocupados por inmigrantes a los que les cunden más vuestras libras por el cambio de moneda. Como los que subcontratará el NHS a través de alguna otra empresa, pero porque esos puestos habrán quedado vacantes previamente al echar a quienes los ocupan ahora. No pasada nada, vosotros a lo vuestro. Autocrítica cero. 

    Y qué hacía la periodista mientras el tío se cubría de gloria, estaréis pensando. Nada. Asentir: "aham, right..., aham" ¿Aquí en la facultad no les ensañan a tener espíritu crítico? ¿? No sé si habréis leído algo de la polémica que se montó cuando el tío este británico que hacía de Stephen Hawking ganó el Óscar al mejor actor... Resulta que algún otro actor/actriz británico ya mayor dijo algo como que de haber sido ahora con los tiempos que corren, en que toda la gente que tiene éxito sale de las escuelas más ultramegapijas y caras, (Este chico estudió en el Trinity College) jamás habría conseguido triunfar en la profesión. Y se estuvo hablando en los medios durante unos días de cómo se está pasando o se ha pasado ya a que el arte y la comunicación representen solamente a las clases más altas en el Reino Unido. Que era preocupante que no hubiera casi nadie procedente de la clase trabajadora ahí, para servir de altavoz a los problemas de clase, por así decir. Los chavales de las clases bajas que quieren estudiar se decantan por profesiones más técnicas haciendo el equivalente a FPs (NECESITAN trabajar y no pueden pagarse la universidad) y los que tienen posibles pues van a la universidad e incluso pueden permitirse el lujo de dedicarse a carreras más "artísticas". En ese momento cuando lo oí pues le encontré cierto sentido a lo que decían, pero ya me parecía un poco rizar el rizo. Ahora, después de escuchar la desafortunada entrevista al político éste estoy total y absolutamente de acuerdo. Que no haya representación de la clase trabajadora en los medios es UNA DESGRACIA.

  Quitando a la clase trabajadora del arte y de los medios de comunicación (cine, teatro, literatura, marketing, televisón, radio...) consiguen aborregar a la población y evitan tener que lidiar con ciudadanos críticos con las políticas atroces que se hacen. A la periodista, con su seguramente buen sueldo para pagarse su sanidad privada, se la pelaba totalmente lo que el tío le estaba contando porque ELLA se sentía a salvo de sus políticas. No es que no tuviera espíritu crítico, era simple y llanamente que se la soplaba el tema.

   Al final los medios se controlan o mediante la censura y extorsión o de manera mucho más sutil y efectiva: que sólo accedan a ese sector las capas de la sociedad que interesan. Me estaban dando ganas de gritar: ¡¡¡Gente, que yo os lo explico: lo que dice aquí el fulano es que va echar a cantidad de gente a la calle y esos puestos se van a cubrir con otros que cobrarán cuatro  pesetas pennies!!! Que cuando vayáis a parir o a someteros a una cirugía vais a ser atendidos por un personal quemado, y un profesional quemado NO es un buen profesional (palabrita, sé de lo que hablo)!! ¡¡Que habrá cantidad de cosas que ya no os las cubrirá el NHS y vais a tener que apoquinar de vuestro bolsillo (como ciertas vacunas para los niños, en España)!! ¡¡Que igual alguno os morís esperando para haceros unas pruebas o someteros a tratamiento/cirugía!! ¡¡Que las clases altas tienen una fantástica oportunidad para ahorrar en sanidad, pero en la VUESTRA!! ¡¡Que lo que no pague el NHS lo tendréis que pagar VOSOTROS con esos salarios que no dejan de mermar mientras los precios de vuestros alquiles e hipotecas no dejan de subir!! Todo esto me daban ganas de berrear desde un altavoz bien potente y grande. Y también de zarandear a la periodista para que espabilase... El periodismo debería tener cierta responsabilidad social, creo yo. Debería dar voz a quienes no la tienen. Llamadme ilusa.

   Ésa es la gran diferencia que yo veo con España, que todos los estratos sociales tienen voz y consecuentemente, a los políticos se les da mucha leña, como tiene que ser. ¿No toda la que se debería? Posiblemente. Pero (por ahora) estamos a años luz de esto, me parece a mí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)