martes, 4 de noviembre de 2014

Referencias

          Hace dos años me sorprendía de las ofertas de trabajo para Reino Unido (y otros países) pidiendo referencias cuando postulabas a un empleo. Me sonaba tan anticuado, tan chapado a la antigua... algo que debería estar superado ya. 

      Bien, pues no tengo ningún empacho en reconocer que ahora no lo veo tan raro como en su día me lo pareció. De hecho hoy, en una entrevista de trabajo para España, espontáneamente salió de mí facilitarles los teléfonos de mis antiguos jefes para que pudieran pedírselas si así lo deseaban. La chica de recursos humanos me estaba haciendo muuuucho hincapié en que el material de trabajo, incluido el teléfono y el coche, es única y exclusivamente para trabajar y hay que cuidarlo muy mucho. Especialmente el coche. Ya me lo había dicho en la anterior entrevista también, así que ante tanta insistencia y para que se quedase tranquila le ofrecí el teléfono de contacto de jefes anteriores por si ella misma quería constatar que nunca había tenido ningún tipo de problema con ninguno de ellos por ese tema, ni por no llevar un buen mantenimiento del mismo ni por "aprovecharme".

      Ella medio se ríe y le reitero que puedo sin ningún problema facilitarle sus números y que cuando tenga tiempo, con calma, lo compruebe.

A ver, referencias tuyas ya las tenemos y son buenas. Por eso estás aquí.

    Me quedé flipando. ¿¿Cómo que ya tiene referencias mías?? ¿Cómo ha conseguido sus números? (Con la ayuda de Páginas Amarillas, mismamente) ¿A quién ha llamado? Exactamente, ¿qué les habrá preguntado? 

     Así que ya veis, aquí no te piden que les facilites referencias directamente como en el Reino Unido, pero ya ellos se encargan de conseguirlas de un modo u otro. Y dos lecciones que de esto se sacan: UNO, no mentir jamás en el currículum, porque se pilla antes a un mentiroso que a un cojo y DOS, no quedar mal en los sitios de los que te vayas, no ir cerrándote puertas, no ya por si quieres volver, sino simplemente porque todo se sabe tarde o temprano.

     Gente, cruzad los dedos por mí, a ver si tanta entrevista sirve al final para algo y me llevo el gato al agua. No escribo mucho estos días porque este dichoso trabajo/proceso de selección larguísimo ha vuelto mi neurona monotemática: ojalámellamen, ojalámellamen, ojalámellamen... Fuera de eso, ahora mismo no piensa en mucho más. jaja

2 comentarios:

Vamos, ¡puedes opinar! ;)