sábado, 15 de noviembre de 2014

¡A ver si te crees que no entiendo el dog!

            Se levanta mi padre en modo graciosete y me dice por la mañana:

- Arabella, have you fed the dogs? (¿Has dado de comer a los perros?)
- No. Do it yourself. (No. Dales tú)
- Así tu madre no sabe de qué hablamos. jijiji 

- Que si les ha echado de comer a los perros. 

- ¿...?
- ¿...? ¡¡C*ñ*!!

- Aunque no sepa inglés, el dog sí que lo entiendo.


     Tiene el vocabulario típico de un crío que empieza el primer año a dar inglés en Primaria: cat, dog, cow, spoon, fork, knife, table, water, milk, love, please, car, los colores, los números hasta el diez... y para de contar. El vocabulario que entonces debería tener mi hermano. Es que se lo aprendió ayudándole a él a hacer los deberes cuando era pequeño y se ve que ella los aprovechaba bastante mejor. 

     En fin, que de las cuatro tonterías que aprendió haciendo los deberes con el hijo hace casi veinte años, una le sirvió hoy para sorprendernos a los dos tontolabas y sonreír muy ufana...

- ¡Que os habéis creído que me ibais a vacilar! Ja.

3 comentarios:

Vamos, ¡puedes opinar! ;)