domingo, 23 de noviembre de 2014

Buahhh neeeeno, mira mi buuuuga*.

          Cuando yo era chavalilla (allá por el Pleistoceno Superior, que se imaginan quienes lo son ahora) era muy común que niños de dieciocho a veinte años estrenasen coches potentes y caros. Tampoco es que fuesen con un Jaguar o Ferrari, no me entendáis mal. Sino coches medios, pero los más altos de gama de esos modelos, los de mayor motor, a los que añadían todos los posibles extras. Por aquel entonces triunfaba sobre todo el Focus y, entre aquellos cuyos abuelos tenían más pasta, el Golfito. 

    Los niños, no contentos con un coche nuevo de p.m., se dedicaban a gastarse sus primeros sueldos (por lo general esta gente ni terminaban el instituto) en tunearlo de arriba a abajo: que si llantas, que si ruedas de perfil bajísimo y super anchas que para cambiárselas iban a tener que vender un riñón, adiós al maletero en favor de un equipo de audio que hacía vibrar el suelo kilómetros antes de verlo llegar, bye bye al airbag para poner un volante con los hierros a la vista, que si ponerle un tubo de escape doble para que rugiese aquello como el motor de un avión, llenarlo de neones por dentro y por fuera, bajarlo a diez centímetros del pavimento... Resumiendo: joderlo completamente como para que en muchas ocasiones ni la ITV pasase. Vivían y trabajaban única y exclusivamente para el coche. Se lo pulían TODO en el coche y en cubatas. De hecho, muchíiiiiiísima gente en aquella época pasó al otro barrio por culpa de esa combinación. Raro era el fin de semana que no se estampaba alguien.

     Luego se dio la enésima crisis fuerte en el sector lácteo, con fuertes bajadas en el precio de la leche unidas a grandes incrementos de los precios de los carburantes y cereales. Con cada año que pasaba el margen disminuía y disminuía... y seguía disminuyendo. Y con él, la pasta que los abuelos destinaban a los caprichos de los nietos. Tras unos pocos años de relativa calma y estabilidad, empezó La Crisis. La del ladrillo, que se llevó los empleos de aquella gente que dejaba a medias el instituto antes que ningunos otros. Estas dos crisis unidas: la eterna del sector lácteo más la del ladrillo, tuvieron un increíble impacto positivo entre la juventud: cayeron en picado los muertos en carretera. Parece que, al fin, la fiebre del tunning y de la velocidad estaban pasando.

     Aunque a alguna gente a la que le tocó ser jovencita cuando la epidemia estaba en su punto álgido, se le quedó la impronta de aquella forma de "pensar". Entre ellas a una amiga de la época del instituto. Salimos ayer a celebrar el cumpleaños de cinco que cumplen este mes y, hablando de coches, sale el tema de que le dieron un golpe y se dieron a la fuga. Un BMW nuevecito con el lateral todo metido para adentro. 

- ¡Cabrones! Cuatro mil y pico euros que me costó la broma.
- Bueno, mujer, se los habrá costado al seguro.
- ¡De mi bolsillo! Sólo tengo seguro a terceros
- ¿¿¿¿...????

    ¿¿En serio me estás diciendo que tienes pasta para comprarte un BMW de estreno y no tienes para pagarte un seguro medio decente?? ¿Y no sería mejor comprarse un coche más normalito y tenerle un seguro bueno para poder ir tranquila pase lo que pase? Lo que ocurre es que el seguro NO SE VE, y como no se ve no sirve para fardar. Lo que farda es el coche, claro. 

     A ésta nunca le ha dado por el tunning, pero también dejó el instituto a medias para ponerse a trabajar y comprarse un coche que terminó quemando ¡¡¡por ir sin aceite!!!. Luego "sentó cabeza", hizo un ciclo a la vez que trabajaba y de ahí a la universidad. Hoy en día es, con diferencia, a la que mejor le va y quien más gana. También es a la que más le quema el dinero en las manos. Tres coches ha estrenado ya e intuimos que, con el "mantenimiento" que les hace, no falta mucho para el cuarto. 

     La Generación del Tuning... El virus sigue por ahí en estado latente.

Hey, tío! Mira mi máquina. 
Traducción por si no hay koruños en la sala.

sábado, 15 de noviembre de 2014

¡A ver si te crees que no entiendo el dog!

            Se levanta mi padre en modo graciosete y me dice por la mañana:

- Arabella, have you fed the dogs? (¿Has dado de comer a los perros?)
- No. Do it yourself. (No. Dales tú)
- Así tu madre no sabe de qué hablamos. jijiji 

- Que si les ha echado de comer a los perros. 

- ¿...?
- ¿...? ¡¡C*ñ*!!

- Aunque no sepa inglés, el dog sí que lo entiendo.


     Tiene el vocabulario típico de un crío que empieza el primer año a dar inglés en Primaria: cat, dog, cow, spoon, fork, knife, table, water, milk, love, please, car, los colores, los números hasta el diez... y para de contar. El vocabulario que entonces debería tener mi hermano. Es que se lo aprendió ayudándole a él a hacer los deberes cuando era pequeño y se ve que ella los aprovechaba bastante mejor. 

     En fin, que de las cuatro tonterías que aprendió haciendo los deberes con el hijo hace casi veinte años, una le sirvió hoy para sorprendernos a los dos tontolabas y sonreír muy ufana...

- ¡Que os habéis creído que me ibais a vacilar! Ja.

lunes, 10 de noviembre de 2014

En pelota picada

       ...se pone algun@ con tal de salir en televisión. 


     Estaba yo ayer a eso de la una de la madrugada en ese característico estado de duermevela que te entra cuando estás en el sofá calentita "viendo" la tele. Allí en frente del fogón de la calefacción, viendo arder los leños y con el murmullo de la tele de fondo... estaba tan calentita y relajada que me puse a dormitar... con tanto sueño que hasta irme a la cama o apagar la tele me daba pereza. 

     Hubo un momento en que abrí un ojo y allí estaban en la pantalla un tío y una tía completamente en bolas. ¿Y eso? ¿Van a echar una peli porno? ¿No es un poco temprano? ... Abro el otro ojo... No tienen cuerpo de actores porno, ni de coña marinera, vamos. Además en una peli porno debería haber... bueno, porno, ¿no? De ahí el nombre. Pero estaban simplemente andando por una playa y hablando. Intento escuchar... Parece que hablan de relaciones y de pareja, NO de sexo siquiera. Así de primeras dudo de si será lo de "Granjero busca esposa", que también van l@s más frikis. Se me cierran los ojos.

    Dormito otro rato y cuando vuelvo a entreabrir los ojos siguen allí, ahora en una especie de chiringuito de madera hablando de algo que mi neurona soñolienta es incapaz de descifrar, pero intuyo que de completas chorradas aunque hablen con seriedad... No es una peli o una serie, está claro. Debe de ser algún nuevo reality cutre para vender carne. Se van a una especie de cabaña y planean dormir allí. Vamos a tener que dormir juntos y desnudos... jijiji jajaja. En este punto pienso que los guionistas ya no saben qué inventar para que haya sexo sí... o sí... y otra vez sí. Flipo con tanto patetismo concentrado en un solo programa. Sutilezas, las justas. Sólo les falta agarrársela físicamente al tío y hacer una inseminación guiada, como con los animales. Y encima cobrarán y todo por currarse un guión tan "inteligente y elaborado"

    Lo "veo" cinco minutos sin prestar atención a lo que dicen, simplemente alucinando con la cutrez del programa, cuyo único "interés" radica en el morbo de la desnudez. Siquiera estuvieran cañón para babear un poco, pero ni eso. Me asombra mogollón las ganas de fama (buena o mala, da igual) de la gente, ganas de hacerse notar y de estar en el candelero aunque su único talento sea que medio país y parte del extranjero les viera en bolas. No estoy protestando, ¡ojo!, que al fin y al cabo son SUS bolas y pueden rentabilizarlas como crean oportuno, ¡faltaría más! Simplemente quería compartir el flipe causado. Rondando la cuarentena debían de estar. ¿¿A esas edades la cabecita no debería estar ya algo mejor amueblada??

    Apago al fin la tele y me voy a la cama. Estaba demasiado sopa como para deciros el nombre del programa o el canal, pero os aseguro que existe! Si alguien más lo ha visto, que deje un comentario, plis, de lo contrario la gente pensará que lo he soñado!

martes, 4 de noviembre de 2014

Referencias

          Hace dos años me sorprendía de las ofertas de trabajo para Reino Unido (y otros países) pidiendo referencias cuando postulabas a un empleo. Me sonaba tan anticuado, tan chapado a la antigua... algo que debería estar superado ya. 

      Bien, pues no tengo ningún empacho en reconocer que ahora no lo veo tan raro como en su día me lo pareció. De hecho hoy, en una entrevista de trabajo para España, espontáneamente salió de mí facilitarles los teléfonos de mis antiguos jefes para que pudieran pedírselas si así lo deseaban. La chica de recursos humanos me estaba haciendo muuuucho hincapié en que el material de trabajo, incluido el teléfono y el coche, es única y exclusivamente para trabajar y hay que cuidarlo muy mucho. Especialmente el coche. Ya me lo había dicho en la anterior entrevista también, así que ante tanta insistencia y para que se quedase tranquila le ofrecí el teléfono de contacto de jefes anteriores por si ella misma quería constatar que nunca había tenido ningún tipo de problema con ninguno de ellos por ese tema, ni por no llevar un buen mantenimiento del mismo ni por "aprovecharme".

      Ella medio se ríe y le reitero que puedo sin ningún problema facilitarle sus números y que cuando tenga tiempo, con calma, lo compruebe.

A ver, referencias tuyas ya las tenemos y son buenas. Por eso estás aquí.

    Me quedé flipando. ¿¿Cómo que ya tiene referencias mías?? ¿Cómo ha conseguido sus números? (Con la ayuda de Páginas Amarillas, mismamente) ¿A quién ha llamado? Exactamente, ¿qué les habrá preguntado? 

     Así que ya veis, aquí no te piden que les facilites referencias directamente como en el Reino Unido, pero ya ellos se encargan de conseguirlas de un modo u otro. Y dos lecciones que de esto se sacan: UNO, no mentir jamás en el currículum, porque se pilla antes a un mentiroso que a un cojo y DOS, no quedar mal en los sitios de los que te vayas, no ir cerrándote puertas, no ya por si quieres volver, sino simplemente porque todo se sabe tarde o temprano.

     Gente, cruzad los dedos por mí, a ver si tanta entrevista sirve al final para algo y me llevo el gato al agua. No escribo mucho estos días porque este dichoso trabajo/proceso de selección larguísimo ha vuelto mi neurona monotemática: ojalámellamen, ojalámellamen, ojalámellamen... Fuera de eso, ahora mismo no piensa en mucho más. jaja