martes, 21 de octubre de 2014

Pregúntale a la G

        Desde bastante antes de Navidades llevaba mi madre suspirando por un móvil de ésos "de darle con el dedo" y "que tenga internet, eh!?" para poder ver el facebook. Eligió uno de los más baratitos y con una tarifa también muy razonable. Desde enero aprendió de forma casi autodidacta (he de reconocer que yo para enseñar no tengo mucha paciencia) a buscar a gente en el facebook, a compartir cosas, a subir fotos, a usar el whatsapp y adjuntar archivos, a mirar la predicción meteorológica... ¡Está enganchadísima! 

      Primero fue la etapa de la adicción al facebook, que aún le dura, pero ahora está empezando la etapa de "preguntarle a la ge". Cualquier comentario que empiece con un "Me pregunto..." o un "¿Por qué será que...?" te lo va a responder con un pregúntalealage. Hoy nos topamos una hierba que ella decía que era menta y yo que no. Sí que es menta, ya lo verás. ¡Luego se lo preguntamos a la ge! Que traducido viene siendo buscarlo en Google. jeje. Ella llama a las cosas como le da la gana, pero más o menos se va enterando de todo. Lástima que con la tarifa barata que tiene se le terminan muy pronto los "emebés", o megas para el resto de los mortales, y se pasa medio mes esperando a tener velocidad otra vez.

      Otra muy graciosa fue cuando descubrió accidentalmente el navegador GPS. ¡Mira, mira, mira! ¡Aparece nuestro pueblo en el mapa! ¡¡¡Y tiene una flechita que se mueve si yo me muevo!!! Prueba... Camina hacia allá... y ahora hacia allá... Ahora hacia mí... jejeje. Más tarde, estábamos preparados para cenar y ella tardaba... Hasta que la vemos entrar por la puerta toda emocionada: ¡¡Conoce hasta el camino de tierra que hay detrás de casa!! Me metí para ver si se lo sabía. Me hizo muchísima gracia y al mismo tiempo daba gusto ver cómo disfrutaba tantíiiiiiisimo de su nuevo juguete. Uno de los móviles de pantalla táctil más baratitos que hay en el mercado. Me apuesto pasta a que ninguno de estos adolescentes (o adultos) con un iPhone_no_sé_por_qué_número_van disfruta una décima parte de su supermegachachimóvil de lo que lo hace mi madre con su cutreteléfono. Básicamente porque mientras para una es su primer smartphone y por lo tanto todo es novedad, para otros es uno de tantos. 


     


viernes, 10 de octubre de 2014

Mermelada de frambuesa.

         

    Ahora hay todo tipo de fruta en casa: manzanas, peras, higos, frambuesas... Hay tanta que ya ni se le da mérito y se echa a perder. Con las manzanas hacemos compotas, empanadas o simplemente las asamos en el horno (otros años, porque éste, por falta de calor durante el verano, están bastante malas de cualquier manera que se hagan) Pero las frambuesas... viendo la cantidad que estamos teniendo y que no somos capaces de comernos tantas, pensé que igual no era difícil hacer mermelada y conservarlas para más adelante. Nunca la había hecho ni sabía hacerla pero para que se estropeasen de todas formas...

  Rebuscando por internet me topé con esta receta y la seguí a mi manera. Me parecía una animalada de azúcar lo que me mandaba ponerle, así que eché un poco menos: dos vasos y medio de los grandes de frambuesas y algo menos de dos de los mismos de azúcar. 

    Lo batí bien con la batidora y dejé que hirviera, removiendo todo el tiempo, unos doce minutos a fuego lento. Termómetro no tenía así que pasé. Rellené los botes previamente hervidos. Cerré bien la tapa y los sumergí en otra olla de agua fría hasta que ésta cubría unos dos centímetros por encima de los botes. Puse esa olla a calentar y dejé que el agua (con los botes) hirviera durante... la receta decía diez minutos, pero yo me fui a atender a los animales e hirvió lo que quiso hasta que me volví a acordar... Asumamos que fueron entre veinte y treinta minutos) 

     
   El bote que estaba lleno sí hizo vacío perfectamente, no así el otro que estaba por la mitad, así que el que tenía menos ya lo empezamos para que no se estropeara. ¡¡Y está bueno el invento!! Sí que tiene un regustillo como si el azúcar se pasase un poco, pero está buena igualmente. Quizá debería haber hervido las frambuesas y el azúcar a fuego más lento todavía, o igual menos tiempo. También puede ser que en el bote que tiene poco puse lo del fondo del cazo y evidentemente el azúcar más del fondo siempre carameliza más. O simple y llanamente que es demasiado. Sea como fuere, para ser la primera vez, no está nada mal. ¡En casa les gusta!

    Estoy pensando en hacerla de higos, que hay muchísimos y ahora que llueve día sí y día también, se "aguan" y se estropean, así que antes de que eso suceda, voy a apartar unos cuantos y probar a ver si me sale la mermelada. 

  ¿Alguien la ha hecho? ¿Necesitará bastante menos azúcar que la de frambuesa, no? Porque ya ellos son muy dulces... Es que las recetas que veo todas ponen muchíiiiiisimo y a mí (sin tener ni idea, todo hay que decirlo) me parece una exageración. Podéis opinar, cualquier consejo, truco o corrección será bienvenido!