martes, 9 de septiembre de 2014

La Charla

        Después de una continua agonía desde el principio, hoy tuvimos al fin la no por esperada menos temida Charla. Que, como siempre, se resume en: El negocio no da beneficios y cerramos el chiringuito. Sintiéndolo mucho, no podemos seguir teniéndote. Todo eso condimentado con las consabidas dosis de todoestáfatal. Que está todo fatal ya lo sé yo también. Eso es lo que acojona y MUCHO, no el hecho de ir al paro en sí, sino el no tener donde caerse muerto luego. Así que nada, si no me llaman de una oferta que quedaron de decirme algo a finales de este mes, se aproxima otro período indeterminado de búsqueda, cabreo y sobre todo, frustración. Aunque en realidad, viendo el rumbo del negocio, un poco de esto siempre he tenido. 

     Se está produciendo una auténtica revolución que está cambiando y, de hecho, ya ha cambiado el sector de arriba a abajo. La estrategia es bajar los márgenes al límite de lo rentable para quitarse de encima a los competidores más nuevos y a los pequeños y medianos, a veces perdiendo dinero. Es un ejercicio de resistencia: el que pueda resistir pérdidas durante más tiempo es quien sobrevivirá. Las condiciones para los que lo consigan serán óptimas: al no tener competencia podrán cobrar lo que les venga en gana, recuperando con creces lo perdido en la anterior etapa. Las grandes comerciales le están dando al ganadero el caramelo de la distribución a domicilio, lo que el ganadero no se imagina es lo que le va a venir detrás. Luego ya no va a tener la opción de Como éste es muy caro, voy a comprar a otro lado. Ah... no... es que ya no hay otro lado! Hay lo que hay y o lo tomas o lo dejas.

   Las grandes distribuidoras de siempre y algunos laboratorios están empezando también a distribuir directamente a algunas de las mayores cooperativas y S.A.T.  De momento de forma tímida pero, una vez han asomado el hocico, supongo que no faltará demasiado para que el eslabón que son las comerciales se salte y desaparezca. ¡Es la guerra! 
   
   Desde luego... hay que ver el ojo que tengo: ¡subí a bordo cuando el barco se estaba hundiendo! En fin...

1 comentario:

  1. Animo nena, algo mellor esta por vir, xa veras! bicos! R.

    ResponderEliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)