miércoles, 16 de julio de 2014

¿Preferís viajar solos?

     Es lo que iban preguntando el otro día en la radio, en el programa del Ciudadano García. Qué era mejor, ¿viajar solos o acompañados? 

   Depende... Si no tienes a alguien con los mismos intereses que te acompañe, lo mejor es ir solo. De lo contrario acabas de mala leche, frustrado y sintiendo que estás malgastando tu tiempo y dinero. Por ejemplo, lo que a mí me gusta es ver cosas, explorar con toda la calma un sitio y no pulirme mucha pasta, así que los amantes de las compras ya quedan excluidos de mi lista de posibles compañeros de viaje. No me importa lo que digan: ir de tiendas no es hacer turismo. Punto. Lo mismo los que son de ir de restaurantes. A mí el dinero que meto en carburante no me duele, sin embargo no me hables de ir a tal o cual sitio de moda a tomarnos un café o a comer. A ver... ¿¿Me estás diciendo que me estoy gastando 30 libras de gasolina en venir al culo del mundo a tomarme un café?? Ya puede saber a gloria bendita el puto café. Habértelo tomado en casa, ¡vamos a aprovechar la mañana en ver cosas!

    Recuerdo el primer día que fuimos a Castle Combe... Un sitio absolutamente PRE-CIO-SO y una chavalilla del grupo lo primero que hizo nada más bajarse del coche fue ver dónde había un pub para tomarse un café. Diréis: no es para tanto. Sí lo es si menos de media hora antes se había tomado otro. Sí lo es si lo que quiere es que los demás le acompañen, sí lo es si en cada pub hay que pasarse cuarenta y cinco minutos y fuera hace un día fantástico y hay tanto que ver, y sí lo es si hay un plan preestablecido que los demás quieren seguir. Niña... tienes tropecientos pubs al lado de casa, ¿¿a qué narices vienes, a parte de a poner de mala leche al resto de la gente?? Nota mental: a partir de hoy ésta se queda en casa. Adivinad qué hizo en el siguiente pueblo... ¡Exacto! Otro puñetero café en el que debía de ser pub más pijo de toda Inglaterra.

Con música en vivo y todo. ¡La sablada que les metieron fue épica! 

En ése se pasaron hora y media. ¡¡Ahogarla en el puñetero café era poco!! Yo me largué a explorar el pueblo por mi cuenta. 


No valorar un sitio así no tiene perdón.

A tal hora nos vemos en el coche. ¡Chao! Arrrgggggg!! 

     Con todo, el recuerdo que guardo de esa excursión es muy bueno, no sólo porque los sitios a los que fuimos eran espectacularmente bonitos sino por ir en grupo. Casi siempre me lo pasé mejor yendo en grupo. Cuando vas con gente (con la adecuada), además de disfrutar del sitio, disfrutas de la compañía y de las anécdotas que os pasan. 

     Descubrí sitios geniales sola, en los que a pesar de ir sola me sentía genial y disfrutaba como una enana... Pero en mi cabeza siempre llevaba a alguien... ¡Qué pena que J. no pueda ver ésto! ¡Ojalá estuviera aquí! Pero como J. estaba muy lejos, pues quería compartirlo con otra gente; cada vez que descubría un sito chulo ya estaba planeando llevar a alguien y compartirlo. Si no podía compartirlo llevándome a alguien físicamente, hacerlo mediante fotos; por whatsapp, por facebook, a través del blog... Aunque fuera sola siempre iba pensando en alguien: ¡Vaya! Esto le encantaría a M.J., a mi novio, a mi madre, a mi hermano... Me lo paso bien viendo que los demás también se lo pasan bien y sobre todo viendo cómo flipan, jejeje.

     Me divierto sola, pero prefiero compartirlo, comentar las sensaciones, reírnos, divagar... A los sitios que descubrí sola les tengo un especial cariño..., pero lo que más recuerdo son las veces que volví ACOMPAÑADA. 


Cuando me toque la lotería y pueda permitirme una vida bohemia me compraré un barquito -vivienda de éstos.


Lymington

Bourton-on-the-water.

    Las comparaciones son odiosas, pero cuando al mismo sitio en el que la chavalilla pasaba de todo, llevé a mi novio y veía cómo se interesaba y empapaba de todo lo que le rodeaba, no podía evitar pensar que con alguna gente, el llevarles de paseo es gasoil tirado.



Las tiendas de este pueblo le fliparon bastante, tanto por fuera como, sobre todo, por dentro.




Lo que hice con amigas o con el novio,  lo que alguna dijo, las anécdotas que nos pasaron, los descubrimientos inesperados, el río asqueroso en el que nos bañamos... Cuando pienso en un sitio, automáticamente recuerdo a la(s) persona(s) con la(s) que fui; lo que siempre me saca una sonrisa. Van íntimamente unidos en mi cabeza.


Por no mencionar que yendo acompañada, tienes quien te saque la típica foto de "¡¡Soy guiriiiiiiii!!"  ;)

Conclusión, ¿sola o acompañada? Acompañada de la gente adecuada (¡Y afortunadamente la encontré!)

jueves, 10 de julio de 2014

Animales con estrella

        No es lo mismo nacer con estrella que nacer estrellado... Sobre todo es así para los animales. 

      No hay cosa que más me fastidie y entristezca que los nuevos "amantes de los animales", de ésos que sólo lo son porque está de moda, o porque ciertos bichos están de moda. Conozco a mucha gente a la que de repente le regalan o compra un perro de raza y de la noche a la mañana se vuelve la persona más concienciada, tiquismiquis, pija y GILIPOLLAS que te puedas echar en cara. Gente que ha tenido perros toda la vida en casa (perros pastores, guardianes o pequeños perropatada para que ladren cuando entre alguien) a los que no les han hecho ni el más mínimo caso; como si no estuvieran.

      Ahhhhh..., pero cuando llega a casa el nuevo Yorkshire, o Golden, Boxer... o incluso Pastor Alemán... Buenoooooo, no hay persona sobre la faz de la Tierra que quiera más a su animal. Que si peluquería de aquí, que si abrigo de allá, que si collar esto, que si supermegapienso lo otro... aunque luego el pobre perro pastor mestizo que lleva años en casa y que TRABAJA sólo coma si le echan los padres o abuelos, que por no mirar, no miran ni que el animal tenga agua, o que a lo mejor tenga pulgas o sarna... Pero no es de raza, claro. ¡Ahí se muera! Y me pregunto yo: ¿no sería mejor que la pasta de los abriguitos del pijo la emplearas en curar al viejo, o desparasitarlo o darle un poco más de comer? ¡que se le notan las costillas, joder!

   Joer, que yo veo a esta gente achuchando al perro pijo, peinándolo, acariciándolo, amariconándolo completamente... lanzándole la pelota... y cuando el perro viejo de casa se acerca a ver si para él también hay alguna caricia o mimo, un poco de cariño, o a ver si puede jugar a eso que parece tan divertido, lo echan gritándole, empujándolo, amenazándolo... Que los animales también ven y, sobre todo, sienten los desprecios. No entienden qué es lo que están haciendo mal para que quieran al nuevo y a él no le hagan nunca caso, y si se lo hacen sea invariablemente para reñirle. En serio, deberíais verles la cara y la expresión. Tienen una mirada de tristeza absoluta. Pfffffffff 

    Ayer me vino una chavalilla a buscar algo para tratar a un Yorkshire con sarna.

- Pobrecito... ¡me da una pena! Se rasca tanto... Dame algo bueno, no me importa gastar.
- Bueno, pues le vamos a dar talycual de talycual manera... Apártalo de los otros perros para que no los contagie.
- Ah, nada, no te preocupes. El viejo también tiene sarna. Para ése quiero un eutanásico

¿¡¿Qué?!? Eutanasia para ti, niña, que es la única manera de curar la imbecilidad.

- No te puedo vender eso, lo siento. Medícalo también: te sobra de lo que tienes que darle al otro, total para tirarlo...
- Paso. Es un mestizo lleno de pulgas que no vale para nada. ¡Más feo...! 

¿¿¡¡...!!?? Fea también eres tú rato largo y no por eso te han matado. 

   Lo peor es que este tipo de personajes cada vez abundan más y más. Todo amor y "concienciación" con el bicho de moda y con el resto unos gilipollas integrales, a parte de malas personas. Si quieres achuchar al perrito pijo, no lo hagas delante del otro si a él no lo vas a mimar también. ¡Ten dos dedos de frente o un poco de corazón! ¿Te gustaría que esos desprecios te los hicieran a ti? ¿Cómo te sentirías? ¿Crees que el perro mestizo te quiere menos? ¿Acaso crees que no le gustaría jugar contigo y que lo acariciaras de vez en cuando? ¿Que no necesita cariño? TODOS los animales lo necesitan.

    En fin... escribo sólo por quejarme y patalear un poco. Realmente creo que la situación no tiene remedio: el que es imbécil lo es toda la vida. Es algo que no se puede cambiar. Bueno... cambiar sí que cambian: a medida que van acumulando experiencia en serlo, cada vez lo son más. :(