miércoles, 25 de junio de 2014

ENTERA-2

     ¡Ay de mí! Mis musas me han abandonado. Con este curro taaaan tranquilo (demasiado) ya no las visito ni me visitan. Ya no me las encuentro en su hábitat natural, donde dichos seres desarrollan sus superpoderes
  • tocarme sobremanera la moral.
  • reducir a cenizas mi capacidad de sorprenderme ante sus ocurrencias.
al máximo de su potencial.

     No todo está perdido, sin embargo, ya que una de ellas (un perfecto ejemplar de Enteradus intelligentissimus) me sigue inspirando desde la distancia. Me lo encontré hace poco en una revista chuper-pofechioná de ganadería exponiendo sus teorías sobre el origen del universo y otros temas de interés. Y recordé con cariño cómo se creía la repera limonera por ahorrar en un mes más de lo que tú, despojo humano, ganabas en todo un año. Cómo nos recordaba que era un SuperFarmer desde mucho antes de que entráramos a la universidad y que ya entonces tenía el culo pelado de inventarse técnicas para no darle un duro al veterinario.

        Recordando, recordando... también recordé cómo un día le dejó dentro a una vaca un trozo de tubería de cobre de veinte centímetros.

¿¡¿Cómorrrrrrr?!?

        Intentando ahorrarse veinte aurelios. Resulta que con determinados tipos de mastitis las vacas "se intoxican"; las bacterias producen toxinas que pasan a sangre causando una toxemia. ¿Solución?
  1. Vaciar muy bien la ubre.
  2. Antibiótico para mantener a raya el germen.
  3. Antiinflamatorio para controlar la inflamación.
  4. Calcio para que se agarre a las toxinas y que éstas no se unan a otras cosas.
  5. Poner al riñón a funcionar a toda leche para eliminar dichas toxinas. ¿Cómo? Haciendo que la vaca orine. ¿Cómo? Poniendo el bicho a beber.

  • Bien con suero hipertónico (si está muy jodida no funciona)
  • Bien sondándola y metiéndole litros de agua directamente.

      SuperFarmer, viendo el resultado "milagroso" de meterle cuarenta litros de agua y lo sencillo que parecía, pensó:

- ¡Síandaaaa, quelevoyadarveinteeurosalmataoeste! Pormeterleaguaquemesalegratisademás.

    Le faltó tiempo para hacerse una "sonda" artesanal con un trozo de manguera y un cacho de tubería de cobre en la punta. Como el perfecto ejemplar de Enteradus intelligentissimus que es, a la siguiente la trató él, faltaría más. Y todo fue como la seda... Hasta el momento de retirar el artilugio. La manguera salió. Sola. El cacho de tubería se quedó abajo.

     ¡Hala! Ahora sí que ya se puede llamar al veterinario para que venga a abrir la vaca y sacárselo. ¡Qué contento se puso mi jefe con esos ciento ochenta euros que no se esperaba!

       Pudo haber sido peor... Hubo alguno que en vez de meter la sonda por esófago la metió por tráquea. Un método DEFINITIVO e INFALIBLE para que la toxemia deje de ser un problema, la muerte por ahogamiento. Y BARATO, además.

       Ainnnnns... ¡Si al final los echo de menos! :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)