miércoles, 30 de abril de 2014

Planeando sobre el pasado

       Como sabéis, detesto la clínica. Sin embargo y por difícil que resulte de creer hay algo que aún detesto más: la inestabilidad. Inestabilidad laboral que, quieras o no, cuando la situación se alarga años afecta a casi todos los demás aspectos de tu vida, impidiéndote avanzar como persona. No puedes tener pareja ni pensar en formar una familia. Y los años van pasando...

   Así que, cuando ayer un colega me avisó de que buscaban a un clínico y viendo que el actual negocio tiene los días contados, me apresuré a llamar para hacerles saber que estaba disponible y, para mi propia sorpresa, muy interesada. Pena que ya habían encontrado a alguien. Aquí es necesaria una aclaración: tengo tantas ganas de hacer clínica después de haberla dejado por pura amargura como de ir a la m**rda, pero menos ganas tengo de estar eternamente sola. Así es que me veo como hace años: queriendo hacer algo que odio pero que me reportaría una seguridad que ahora no tengo.

3 comentarios:

  1. Tranqui nena, todo se vai arreglar! R.

    ResponderEliminar
  2. No deberías renunciar a encontrar pareja debido a tu situación laboral. La vida da mil y una vueltas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero encontrar otra, sino mantener y avanzar con la que tengo! :(

      Eliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)