sábado, 22 de febrero de 2014

Socializando

        ¡Quién me iba a decir a mí que iba a estar "pandilleando" con extranjeros en este mini-pueblo-quasi-aldea! Pero es lo que está pasando, ¡y me encanta! El poder tratar con gente que tenga algo distinto que contar, otro punto de vista sobre las cosas, que tenga otros intereses aparte de vacasvacasvacastractoresvacasvacascuadras, que se interese por lo que pasa más allá de su entorno más inmediato. 

       Hoy mismo he comido con dos veterinarias españolas , un italiano que diseña juguetes y un checo de ochenta años que es el típico tío bohemio que se pasó la vida de un lado para otro, navegando en su barquito y trabajando en lo que podía, hasta que un día no se vio con fuerzas para seguir y se asentó aquí. Me resulta curiosa la cantidad de gente de otros sitios que está por aquí trabajando, en esta zona que, la verdad sea dicha, no parece tener mucho que ofrecer... Se ve que me equivoco. Lo que me han comentado un cliente que se vino de Vigo y su mujer de Barcelona, es que aquí un sueldo menor, al final es inmensamente mayor porque todo es también muchísimo más barato y cunde el dinero mucho más. Tiene bastante sentido (siempre y cuando tengas trabajo, porque para buscarlo aquí... está todo muy muy parado).

        Por otra parte, el tipo de clientes de por aquí es mucho más variado que unos kilómetros más hacia el interior; hay no sólo ganaderos, sino gente que directa o indirectamente vive del mar y también cierta cantidad de gente que está de "paso", capeando aquí como pueden el temporal económico mientras no amaina y vuelvan a irse a otros sitios más grandes. Las zonas de costa, desde siempre han sido más pobres que las puramente ganaderas pero, como contrapartida, son también mucho más dinámicas. Me imagino que en verano esto se acentuará aún más (más clientes potenciales, jeje). Lo peor del verano va a ser estar tan cerca de la playa y no tener un horario que te permita disfrutarla. Ya veremos... Igual alguna escapada a la hora de la comida... Algo tendré que hacer, aunque sólo me dé tiempo a un chapuzón rápido, cambiarme y volver. ¡Me encanta la playa!

        Los comerciales de medicamentos, piensos y demás son también otra panda bastante heterogénea; gente de todos lados que se dedicó a distintas actividades en distintos sitios en el pasado. Un cubano, un venezolano hijo de padres gallegos, andaluces, catalanes... Los hay que en realidad son contables, ingenieros, veterinarios obviamente, una profesora de inglés, una psicóloga... (Para que luego digan que hay tanto paro porque la gente sólo quiere trabajar "de lo suyo". ¡Sin comentarios!) A menudo pienso que son los modernos "afiladores" o "ciegos" medievales, porque son los que te traen las noticias, cotilleos y chascarrillos varios. Funcionan asimismo como una especie de agencia de empleo, ya que son ellos los primeros que te pueden decir dónde se necesita un veterinario, al pasarse el día en la carretera visitando a los distintos equipos y hablando con todo el mundo. También te mantienen al día de los distintos productos que van saliendo y tus conocimientos no se quedan desfasados.

        Como veis, sigo teniendo gente interesante con quien hablar, incluso con quien practicar mi inglés y que no se me vuelva a acartonar: el señor checo que viene de vez en cuando y que no habla prácticamente nada de español o de gallego. Parece un personaje de lo más interesante y, desde luego, tiene batallitas para parar un tren, habiendo vivido y trabajado en varios países, así que igual le dedico alguna entrada. :)

2 comentarios:

Vamos, ¡puedes opinar! ;)