jueves, 6 de febrero de 2014

Serendipity

         Es lo que se da cuando te encuentras a la persona menos pensada en el sitio más inesperado y piensas: "El mundo es un pañuelo". Eso es serendipity. Aparece en el diccionario como "casualidad" o "carambola" y creo que sólo se aplica a personas (corregidme si me equivoco). Personalmente creo que carambola se ajusta mucho mejor a su significado. Es, por así decir, una "casualidad muy casual"

       El caso más llamativo que me ha sucedido fue hace un año, justo al llegar a Inglaterra. Antes de empezar a currar nos tuvieron semana y media en un hotel recibiendo un curso teórico. Cuando entra la que sería mi compañera de habitación nos presentamos y tal y me dice que es extremeña. 

- ¡Me encanta Extremadura! ¿De qué parte eres?- Le pregunto.
- De Cáceres. ¿Te suena la Comarca de La Vera?
- ¡Vaya si me suena! Es la zona que más me gusta. La tengo bastante bien pateada.
- ¿En serio?
- Sí, fui de visita bastantes veces e hicimos muchas excursiones.
- ¿Estuviste en Losar?

Le muestro el fondo de pantalla que tengo en el portátil...


 Justo una foto a lo lejos entrando a su pueblo. Nos miramos sin poder contener la risa. 

- ¿Estuviste en ...?

 Me empezó a preguntar pueblos y más pueblos. ¡Había estado en todos!

- ¿Y cómo es que conoces tanto?
- Mi novio estuvo trabajando prácticamente al lado durante varios años y cuando iba a visitarle explorábamos bastante. Extremadura nos la conocemos bastante bien y La Vera en particular, más.
- ¿Dónde trabajaba?
- En Navalmoral, en una traída de agua muy grande que hicieron.
- ¡Vaya! Igual conoce a mi marido. También trabajó ahí. 

        Charlamos un rato de nuestras vidas, de lo que habíamos hecho hasta entonces y de lo que cada una esperaba de la nueva aventura inglesa y, antes de acostarnos, nos conectamos al Skype para hablar ella con su marido, que estaba por aquél entonces en Chile, y yo con mi novio, que se había quedado en España. 

- Oye, dirige tu pantalla hacia aquí y acerca el ordenador. Que se vean a ver si se conocen...- Le digo.

¡¡SE CONOCÍAN!! Habían sido compañeros. Y tanto uno como otro no salían de su asombro. jajajaj

- ¿Pero...?- Decia uno.
- ¿Pero...?- Decía el otro.
Pero..., ¿¿qué hacéis juntas??
- ¿Pero de qué conoces tú a la mujer de este chaval?

- Ya ves..., vamos a trabar para la misma empresa, hemos coincidido en el curso teórico.- Contesto.
- ¡¡Y somos compañeras de habitación!! jajaja

- Joer... 
- Joer...
- ¡Pues sí que es casualidad! 
- ¡Vaya carambola! No os conocisteis cuando los dos trabajábamos en Extremadura y os vais a conocer de chiripa a Inglaterra cuando ya los cuatro estamos cada uno en un lado.

      Uno desde Chile y el otro desde España, después de conocerse en Extremadura, donde ya ninguno de ellos vivía, mantuvieron  por videoconferencia una conversación totalmente inesperada a través de dos portátiles en un hotel de Leeds... 


      Y otro caso parecido, aunque menos llamativo me pasó ayer. Justo antes de cerrar, entra una chavalilla más o menos de mi edad y se presenta. 

- ¡Hola! Vengo a saludarte y a presentarme. Soy la veterinaria del consultorio que está en esta misma acera, un poco más arriba. ¡También acabo de abrir hace poco!

      Me cae bien desde el principio y empezamos a hablar de lo que habíamos hecho y de dónde habíamos trabajado. Ella era de otra provincia y había trabajado varios años fuera de España. Me sorprende que después de su aventura venga a parar a un pueblo tan remoto de la Costa da Morte. 

- ¿Es tu novio de aquí?- Pregunto
- No, no es español. Simplemente pillé un mapa y miré  a ver dónde aún no había clínicas veterinarias de pequeños animales. ¡Y aquí estoy! Y tú... Así que estuviste en Inglaterra... ¿Haciendo inspección? 
- Sí.
- Tengo una muy buena amiga trabajando allí de lo mismo.
- Pues no sé... ¿Cómo se llama?.- Pregunto, aunque realmente no creo que la conozca. ¡Anda que no hay veterinarios españoles haciendo inspección en mataderos ingleses...!
- Se llama R.
- R? R qué más?
- R.G.
- ¡No fastidies! ¡Somos amigas! Hemos trabajado algo juntas en la misma planta y todo! 

      Pues sí: R, la amiga de mi amiga. La conocí de casualidad al acoplarme a ellas en aquella primera visita de relax a Londres... y que resultó ser lectora del blog... ¡y que me reconoció!... Con la que me quedó muy buena relación porque nos caimos guay. Pues ahora, resulta que tengo de "vecina" a una de sus mejores amigas y nos conocemos de casualidad por carambolas que pasan, sin la intermediación de la amiga común. En una aldea de Coruña perdida de la mano de Dios. ¡Qué cosas! :)


Y a vosotros, ¿se os han dado casualidades similares?

3 comentarios:

  1. Ay nena! flipooo. Non sabia esa historia de Leeds/Extremadura/Chile. Acojonante!! miss you! R.G.

    ResponderEliminar
  2. Sí, a-co-jo-nan-te... Ésa é a palabra! jajaja. Eu tamén vos boto de menos... :(

    ResponderEliminar
  3. Despois de todo eso, un euromillón debería ser bastante fácil.......

    ResponderEliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)