sábado, 25 de enero de 2014

Random pictures.

         Taken during my manyfold rambles as a solo excursionist. There we go!

Old barn and straw loft



St. George's flag on top of the church tower

Carboot sale: British greatest invention

One of those oddities I came across from time to time.

Narrow boats in Bath's channel

Typical traffic sign

Huts by the sea

Sneaked in a private anglers' pond

Somewhere in Hampshire



Grey.

Landscape in Wiltshire.

... And finally, this was my fellow traveller without which my experience there would have been nowhere near as interesting as it was:


My Super Micra.

miércoles, 22 de enero de 2014

Bicicletas

           La primera que tuve fue a los cinco o seis años, una BH verde que se podía doblar por el medio, subir el sillín y el manillar y que tenía guardabarros "cromados".  Primero le compraron una a mi primo cuando su padre vino de Suiza aquel año (una BH azul con asiento como de motocicleta y las ruedas con el dibujo muy marcado: imitación de las de cross). ¡Cómo me gustaba! Así que yo le contaba al mío por carta lo genial que era la bici de mi primo y cuando vino de vacaciones fuimos adrede al Continente (actual Carrefour) de Coruña a comprar una para mí.

          Con aquella bici tuve tropecientas caídas, pero también nos echamos unas cuantas carreras, sobre todo durante los veranos, cuando la aldea se llenaba de niños madrileños que veraneaban con los abuelos: la población infantil casi se duplicaba. A esa edad nos pasábamos las tardes o bien con las bicis para arriba y para abajo, o bien recogiendo moras para vendérselas al camión que venía a recogerlas. Nos hacía una ilusión inmensa ir con nuestro cubo pequeño, que ni siquiera llevábamos por la mitad (el resto iban ya en la barriga) y que el camionero, después de pesarlas, nos diera unas monedas. La hora de recogerse (evidentemente aún no entendíamos el reloj ni lo teníamos) era cuando se encendiesen las luces públicas recién puestas, de ésas que lo iluminaban todo con una extraña luz verdosa. Mamá/abuela, ¿puedo ir a dar una vuelta? Sí, pero cuando se enciendan las luces públicas, vuelve. Pillabas la bici y allá que te ibas.

           Más tarde, a los nueve o diez años tuve un accidente medio grave: salía de mi casa con mi bicicleta y justo me metí delante de otro chavalillo que venía a toda pastilla con la suya. Resultado: yo caída en la cuneta entre las ortigas y él en el suelo sangrando que daba miedo y con un corte bastante grande en la ceja. Mi madre, mientras me juraba que me pelaría viva cuando volviese, lo metió en el coche y lo llevó al médico a que le dieran varios puntos de sutura. Un par de centímetros más abajo y seguramente hubiese perdido el ojo... Pfffffff. Me sentí super culpable durante meses por lo que había hecho y, al mismo tiempo, también le tenía miedo al otro niño (cuatro años mayor que yo), miedo a que me pegase en el colegio en venganza, pero el pobre siempre fue muy bueno. Sólo el primer día después de las vaciones de verano me paró en el autobús del cole y me dijo señalándose la ceja: ¿Ves esto? Mira lo que me hiciste. La cicatriz no me impresionó, pero por enésima vez lo volví a recordar tirado en el suelo y sangrando tanto y me quise morir.

          La famosa BH también "enseñó" a montar a mi hermano, unos siete años más tarde de enseñarme a mí. Bastante menos cobarde que yo, al segundo día se lanzó sin ruedines. La aprovechó hasta que se le quedó pequeña, pequeña, pequeña. Luego vino una SHIMANO negra con manchas multicolores y más mala que... pffffffff. ¡Con decir que se le caían los pedales! Mala no: peor. Con todo, la BH la seguían usando mi hermano y otro vecino de su edad para quitarle y ponerle piezas y hacer el tonto (con dos bicis nuevas estuvieron una buena temporada usando la BH (que se les había quedado enana hacía años) ¡¡¡en llanta!!! Les hacía mogollón de gracia el raca-raca-raca del metal contra el cemento... Los dos en la misma: uno de pie delante pedaleando y otro detrás sentado en el sillín. En fin... Y ese verano, volvió mi primera bici a "enseñar" a montar a un primito segundo que venía de Canarias a veranear con su abuela. Sí: apredió a montar con una bici en llanta, ¡que ya tiene mérito! Su padre vino quince dias después a pasar sus vacaciones con la madre (la abuela del crío) y el hijo y, al ver lo que disfrutaba de la chatarra de mi BH junto con mi hermano y su amigo, le compró una nueva ya como debe ser.

         Os enseñaría una foto si aún la tuviera, pero hace años que mi hermano y su amigo la desguazaron a conciencia. :( Para compensar, os traigo algunas que saqué en Inglaterra, donde usan las bicis viejas a modo de adorno o de marco para anunciar cosas. Las había muy chulas y bien conservadas, casi siempre con flores en las cestas. 

Las ruedas eran de caucho macizo.

¿No queda bastante mejor exponer así la mercancía que en cajas?

Esta foto me encanta, no por la bici, sino por los recuerdos de ese día.
Bici tuneada para su nueva función.

            Había bicis-anuncio/florero por todas partes. Me llamaba bastante la atención esa nueva vida que les daban, en lugar de tirarlas o achatarrarlas las reutilizaban para otros menesteres. ¡Muy chulas! Pero también pensaba en mi vieja BH... Tuvo una vida comparativamente mucho más corta, pero murió "en activo", so to speak. Iba a decir "con las botas puestas", pero a la pobre la descalzaron. ;)

Nota al margen: ¿¿Por qué no podemos nosotros tener ese buen gusto para cuidar y conservar las cosas??

miércoles, 8 de enero de 2014

¡Qué barato es aquí tener coche!


          El otro día que fui a un pueblo cercano en día de feria (feria bastante grande en un sitio relativamente grande) me sorprendí a mí misma buscando el parquímetro mientras iba pensando en lo fácil que me había resultado aparcar. Pero algo no acababa de cuadrarme... Espera, espera... ¡Aquí no hay que pagar! ¿...? ¿No hay que pagar? No, no había que pagar. Ni ahora ni antes. Nunca. En un pueblo con centro comercial, hospital, cine, hoteles... El típico núcleo urbano de referencia en la zona. Y me parecía increíble el no andar teniendo que volver cada X tiempo a cambiar el coche de sitio y controlando el reloj para no pasarme de la hora ni para dejarme una pasta. Y no es que este pueblo sea un caso aislado: es la norma. Lo raro es lo otro. Incluso en las ciudades, cerca del centro puedes tener suerte y encontrar un sitio donde dejar el coche sin pagar. ¡Bendita comodidad! Anda que no me habré gastado yo libras en aparcamiento... Hasta en los sitios más pequeños el aparcamiento era restringido o de pago (lo que no me desanimó a la hora de explorar los alrededores).

        Allá me acostumbré a no llevar apenas dinero encima y este día debía de llevar unos siete euros o así, nada más. No pasa nada, pago con tajeta. Ah, no... Aquí en prácticamente ningún sitio las admiten... Bueno, pues ya sacaré en el cajero... Voy a la oficina del Banco Pastor y, cuando lo voy a sacar, me aparece un letrero en la pantallita diciendo que la operación tiene una comisión de tres euros. ¿¿¿Qué??? ¡¡¿¿Tres euros por sacar dinero en un cajero del Banco Pastor con una tarjeta del Banco Pastor??!!  Y para eso te cobran treinta y pico euros al año por tenerla, más veintitrés cada seis meses por "mantenimiento de cuenta", más cincuenta céntimos por cada apunte/movimiento, tanto da que sean ingresos o gastos. Siguiente paso: pasar todos los recibos a otra cuenta de otra entidad y retirar toda la pasta del Pastor (retirarla sin cancelar la cuenta, porque sí, también te cobran por cancelarla. Bueno, campeones, pues cobrad de una cuenta que está a cero. Hale ¡ánimo!) IMPRESENTABLES. Dudo que esto ocurra en Inglaterra... O igual sí, aunque nunca oí hablar de algo parecido. Sacadme de mi error si me estoy equivocando.

           ¡Lástima no poder aunar las cosas que me gustan de cada país en uno solo eliminando las otras! Es una utopía, lo sé. Hay que apechugar con lo malo o sortearlo como se pueda y aprovechar lo bueno.Así que con esto me despido, buenas y lluviosas tardes. Porque sí... donde llueve de verdad es en esta zona de España, en contra de lo que los ingleses piensan. Oh... you're from Spain... And how it comes that you prefer this instead of your lovely sunny weather? Mmmmm... Chaval, creo que no entendemos lo mismo por "lovely sunny weather"..., que en el North-west medimos las lluvias en litros/metros cuadrado y no en MILILITROS, así que por algo será... Otra cosa que le flipó a mi novio: que NO hubiera cunetas. ¿Para qué? Para lo que llueve... Sólo hay que ver la profundidad/caudal de los ríos.

miércoles, 1 de enero de 2014

Impermeables al cambio

          No sé vosotros..., pero yo cuando pensaba en Inglaterra, inconscientemente lo asociaba con MODERNIDAD. Sin embargo, en ese sentido me llevé una grata sorpresa... Con frecuencia me parecía vivir en el pasado o, al menos, me sentía temporalmente transportada en el tiempo. El segundo bed and breakfast en el que viví (pasé allí unas dos semanas) era super viejo, pero tan bien cuidado como años tenía. Amueblado y decorado con cosas más viejas que Matusalén. ¡Me encantaba! Además allí no estaba de la típica visita del día, sino que estaba VIVIENDO. Viviendo a pricipios de siglo... Adoraba la casa (aunque cuando me levantara de noche para ir al baño, con los tablones crujiendo no sólo bajo mis pies, sino también en el desván y en otras habitaciones supuestamente vacías, fuese y volviese medio corriendo y mirando atrás por encima del hombro) Toda la zona parecía vieja, vieja, vieja.

¿Parece o no parece tener algún fantasma residente'

¿Qué muerto guardaba su ropa en este arcón?

             Las cosas que siguen bien, se entiende que no las cambien, pero hay cosas que piden a gritos un arreglo o cambio... Como los enormes ventanales de madera, madera vieja y cristal simple, que dejan pasar toooodas las corrientes de aire. ¿Cuánto se gastan en calefacción en una casa tan mal aislada? O_o A los visitantes nos parece todo super bonito y típico, muy british todo... pero para vivir ahí y pagar esas facturas... ¡no quisiera ser yo! O las paredes del año chispún que ya empinan para todos los lados:


En Romsey

           Hay pueblos enteros que me atrevería a apostar que apenas han cambiado en al menos los últimos cien años:

Lacock. No os será difícil encontrar fotos antiguas y comparar.

Castle Combe. Ídem de ídem.

Quitad los coches y vestid a la gente de época... 

         ¿Y qué me decís de ciertas ciudades como York, Winchester u Oxford con ese aire a viejo, viejo y cada una con su estilo?

Callejeando por York

Queda genial que no haya edificios modernos y altos.
Más de York.

           A menudo pensaba: "Aquí sería baratísimo hacer una peli. Nada de cartón-piedra, los decorados los tienen gratis". Sobre todo en Oxford:

De cuento. :)

Oxford, justo al lado del centro.
Entrada a un college en pleno centro. Parece una calle medieval (posiblemente lo sea)



Supongo que tendré que escribiros un post sobre Oxford... Pero justo de los sitios que más me han gustado es de lo que más me cuesta escribir; como que se me queda corto todo lo que pueda contar... Con todo, se intentará. ;) Entre tanto, si alguno de los que me leéis andáis cerca, es una visita que NO os podéis perder.








           Y los pubs... Justo lo más viejos son los más acogedores y bonitos. Ésos en los que estirándote un poco casi tocas el techo, con las vigas de madera a la vista y todas retorcidas..., con las escaleras muy bien recubiertas de moqueta muy chula y muy limpia, pero que se mueven mogollón al pisar, con las paredes todas inclinadas e irregulares... Otro mito que se me ha caido. :) ¡¡¡Me encanta que todo sea tan viejo!!! Es lo que más me ha gustado.