lunes, 23 de diciembre de 2013

Wild Game

       No..., no nos emocionemos tan rápido... Este post no va a ser de temática erótico-festiva, como vuestras calenturientas mentes están anticipando. Y es que "juego salvaje" (wild game) es como los ingleses llaman a la caza. Lo sé, lo sé...: lo otro suena far more interesting. ¡Qué le vamos a hacer! Pero hoy me apetece contaros cuán diferente es el tema allí, ya que estoy segura de que la mayoría os sorprenderéis, y tampoco habrá mucho quien lo cuente desde dentro y desde el punto de vista de un extranjero. 

        Hay cosas a las que no les prestas mucha atención si no hay nadie que te las comente; cuando estás en el ajo con los quehaceres diarios del trabajo no piensas demasiado en ellas y las ves como algo normal. Una de esas cosas fue todo lo que en Inglaterra significa la caza, los puestos de trabajo directos e indirectos que genera y todo el dinero que mueve. Lo ví y viví desde dentro, ya que, además de otras cosas, hacía inspección en plantas de procesado de carne de caza: he inspeccionado ciervos y venados de varias razas, conejos, liebres, faisanes, perdices, palomas, patos de distintos tipos y unas aves que ellos llaman "grouse" y que creo que en España no hay. Cuando me tocaba caza, cada día visitaba de tres a cinco plantas distintas, en las que inspeccionaba decenas y decenas de ciervos, miles de faisanes y perdices y las otras especies de pluma entraban a cientos.  En cada una, DIARIAMENTE. Más los animales (también a miles) que salían en pluma, para exportación, de los que no se inspeccionaba ningún porcentaje, ya que se hacía en destino. Estando trabajando no "era consciente" del volumen de animales y negocio. Consciente sí era, pero nunca me había parado a pensar en ello. Cuando vino mi novio de visita me lo llevé una tarde conmigo a las dos últimas plantas del día y de paso conocía la Inglaterra más rural. Se quedó patidifuso con la cantidad de animales que había, eso que eran plantas muy muy pequeñitas: negocios familiares. Que el sector estuviera totalmente profesionalizado, como el de la ganadería, la agricultura o la pesca... No daba crédito. :)

        Y es que allá los cazadores son profesionales que se dedican a eso toda la semana; es su TRABAJO. ¿Y qué se hace en época de veda? Eso es de finales de verano hasta mediados de octubre más o menos, en que no se puede cazar prácticamente nada más que palomas. Pues las plantas de procesado tiran de producto congelado para no dejar al mercado desabastecido, además suelen tener otras naves donde incuban huevos y crían polluelos de faisán, perdiz, pato... para luego soltarlos antes de que empiece la temporada de nuevo. También exportan huevos, sobre todo a Francia.

       La semana pasada fui a hacerle una visita a mi futuro jefe (muy aficcionado a la caza) y estuvimos charlando sobre lo que me parecía el país, la experiencia que supuso, lo que hacía y tal... y el tío no salía de su asombro: ¡Cazadores profesionales! ¡¡Que cazan toda la semana!! ¡A los que no les riñen sus mujeres por ir al monte a hacer el gandul en vez de ayudar en la cuadra! Casi me quedo sin trabajo: en un momento de locura pasajera se planteó dejarlo todo y emigrar a lo que en su cabeza debía de ver como un paraíso de ciervos y faisanes. ejejej. Con todo, se quedó un poco decepcionado cuando le dije que allí no hay jabalíes. ¡Seria demasiado perfecto!, dijo.

        En Inglaterra tampoco pasa como aquí, que el coto suelta a los bichos en el monte y que los ganaderos se los mantengan con sus cosechas, que demasiado a menudo les destrozan totalmente sin que, por supuesto, vean un triste céntimo para pagar por los daños ni por parte del coto ni, mucho menos, del gobierno. Así cualquiera come jabalí o corzo, ¿verdad? Si se los mantienen los demás... Los ingleses no conocen semejante despropósito, ya que allí es el propietario de la finca o del monte el que tiene animales en SU propiedad y les cobra duramente a los cazadores cada día que quieran ir a cazar. Son los llamados "game holders", que también viven de eso: de tener bichos en sus fincas para que la gente vaya a cazar. ¿Que quieres cazar? Perfecto. Siempre y cuando haya plazas y pases por caja a pagar a quien alimenta a los animales en su finca. Nada de eso de entrar donde sea, por donde sea y pisando lo que sea. Así en Inglaterra los cazadores tienen el reconocimiento social que tienen y aquí, sin embargo, se los ve como se los ve: vagos y maleantes. (No estoy haciendo amigos, lo sé. Pero como ganadera que soy, me tienen hasta las ----s)

       Lo de Galicia no tiene nombre... Los sinvergüenzas de los cazadores sueltan a los bichos en las propiedades de los demás, les destrozan las cosechas causando pérdidas de varios miles de euros: lo que el ganadero se ha gastado en sembrar y preparar la finca (semillas, gasoil, maquinaria, mano de obra...) más lo que se va a tener que gastar en comprar comida que ya no va a tener para su ganado. Dinero, tiempo y trabajo que no va a recuperar. El ganadero alimenta a la bichería y luego el cazador se la come... ¡Y ni se te ocurra matar un jabalí, así te quedes sin un triste grano de maíz o sin un saco de patatas!, porque si te pillan se te puede caer el pelo. La misma cantinela año tras año, sin que puedas hacer nada... Mientras tanto, lo único que hace el gobierno es preguntarse el porqué del despoblamiento del rural... Tienes las praderas o lo que sea que haya sembrado empezando a nacer, con el terreno empapado y ahí se mete el p**o cazador con el todoterreno hasta el fondo de la finca, pisándolo todo y rompiendo los cierres, como Pedro por su casa. Se la pela el daño que hace. ¡¡¡Lástima de una buena cadena de pinchos en la entrada!!! Como las de los controles policiales en carretera, así bien camuflada entre la hierba... ¡A tomar por c*** las ruedas! Eso te pasa por entrar a hacer el vándalo en una propiedad privada.


miércoles, 18 de diciembre de 2013

Sitios a los que fui "porque había que ir"


     Son esos típicos lugares super conocidos a los que vas porque te caen cerca aunque no te llamen demasiado la atención. Casi por decir: "Yo estuve ahí". Piensas que si todo el mundo va, algo tienen que tener. Cuando vas, es llegar y pensar: "Vale, visto. Podría haberme ahorrado el viaje". Pero eso lo descubres una vez llegas y no antes. Al menos matas el gusanillo y te quedas tranquila.

 En el primer cajón del podio está:

STONEHENGE

       El ultrafamoso círculo megalítico. Lo que veis es lo que hay: piedras. Consideraciones de otro tipo aparte (místicas, religiosas, astronómicas, arqueológicas, etc...) que más o menos todos conocéis, son sólo eso: PIEDRAS. Enormes moles de granito en una zona donde lo máximo que te encuentras en el suelo son pedruscos enanos de flint. Llama la atención, pero vamos, que lo mismo te la llamaría si lo buscas en internet y empiezas a leer todas las teorías conspiranoicas. En las fotos que se suelen ver en posters, revistas, en la tele... parece mucho más impresionante. Que nadie se asuste; he tenido la suficiente presencia de ánimo como para no pagar entrada solo por verlas desde dentro de la alambrada. 

En el segundo puesto están los:

WILTSHIRE WHITE HORSES

          Caballos tallados en las laderas de chalk. Seguramente los habréis visto en cantidad de fotos en libros y revistas. Yo también, por eso me intrigaban. Así que la típica tarde sin plan a finales de verano, provista de un buen mapa, hice una ruta para ver varios. Ni una sola foto decente con mi porquería de cámara.

Y ya en el tercer puesto tenemos:

AVEBURY RING

El anillo rodea al pueblo.

       Otro círculo megalítico más grande que el de Stonehenge y supuestamente más antiguo, aunque las piedras son más pequeñas. Como dato curioso: parece que en la Edad Media enterraron muchas para borrar rastros de un culto pagano y no dejar por ahí algo que no fuera cristiano. Ahora se han vuelto a poner donde estaban, aunque muchas se han perdido. :(


De aquí me gustó el ambiente y la tranquilidad.

             La primera visita la hice el día de Pascua y había mucho movimiento, un ambiente muy festivo. Todo lleno de familias con niños, hippies, parejas y músicos espontáneos. Había carreras de huevos, que consistían en que les lanzaban a los niños los huevos de Pascua ladera abajo y el que primero lo atrapara ganaba, con el consiguiente aplauso y ovación. 




          Lo interesante de Avebury no es el círculo de piedras ni el mini-museo que tiene (¡9 libras! Obviamente, pasé de entrar) , sino el ambiente y, sobre todo, los personajes que te encuentras: druidas y flipados que se abrazan y escuchan a las piedras mientras cierran los ojos para "sentir la energía" O_o  Y abundan bastante. Se junta una gente de lo más peculiar. Me ha quedado pena de no haber podido ir la noche del solsticio de verano; hay un tipo de fiesta y celebraciones muy alternativas durante toda la noche hasta el amanecer y parece ser que la fauna humana es de lo más interesante. Al día siguiente trabajaba y no pude ir, que si no...

         Lo bueno de Avebury es que tienes más cosas interesantes muy cerca; a menos de dos millas: 



        Diversos monumentos/construcciones funerarias de hace miles de años, de los cuales visité:


SILBURY HILL

... y el ,West Kennet Long Barrow, que en cristiano viene siendo lo que en Galicia denominamos "dolmen". Es bastante grande; tiene unas cinco o seis cámaras y aún hay gente de esta peculiar que va a hacer ofrendas tipo velas, incienso, espigas de trigo y de cebada, flores...




        Del resto pasé porque ya era mucho empacho. De todas formas, alguna excursión de estas campestres de salir a tomar el aire no viene mal de vez en cuando, aunque solo sea por decir "He ido". Además está bien aprender un poco más sobre el pasado. Verlo todo allí y luego buscar información en casa e ir atando cabos.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Me vuelvo a España

       ¡Con curro!



        Lo he sabido desde hace dos semanas aunque no he querido decirlo antes por miedo a que en el último momento algo se torciera. Ahora ya sí que sí: ésta es mi última semana aquí: el sábado estoy en España ya para quedarme. Dos semanitas de vacaciones y luego año nuevo, curro nuevo. :)



         Soy consciente de que encontrar curro ahora mismo allí es casi un lotería, así que estoy contenta de poder volver pero, al mismo tiempo, también me da pena que esto se acabe tan pronto; esperaba que durase un poco más. He de decir que he aprovechado mucho el tiempo en todos los sentidos, siempre intentando exprimir la experiencia al máximo, valorando cada momento, sin embargo siento que aún me quedan muchas cosas que hacer  aquí, muchos sitios que visitar, cosas que vivir... Me he quedado sin tiempo.



         Los que me leéis sabéis que en el blog he intentado desmitificar un poco la imagen que de Inglaterra se tiene fuera, contando no solo lo bueno e interesante (que es mucho) sino también lo malo. Esto me ha servido, entre otras cosas, para valorar un poco más lo propio, para ver que más allá de su mercado laboral (la razón principal por la que me vine), a pesar de nuestra terrible crisis, hay cosas que están mucho peor en otros sitios donde la crisis no ha golpeado ni de lejos con la misma crudeza (el acceso a la educación o las pensiones irrisorias de los jubilados son dos claros ejemplos).

         La experiencia en general ha sido fantástica y me ha aportado mucho en muchos aspectos.

* Lo más evidente es la oportunidad de conocer mejor otra cultura desde dentro, en primera persona, ver cómo es la vida aquí y la gente.

* El poder explorar a fondo y con tanta calma una zona razonablemente grande del país: algo que sin un trabajo aquí hubiese sido imposible, incluso con otro tipo de trabajo sin coche hubiese sido difícil. Me gusta compartirlo con vosotros a través de los posts, mostraros una pequeña parte de los sitios interesantes que el país tiene.

* Lo que ha mejorado mi inglés; no es que haya aprendido mucho vocabulario pero sí he ganado una fluidez y confianza al hablar impensables antes de venir. Lo mismo ha pasado con mi oído.

* Lo que te ESPABILAS al tener que apañártelas solo en otro país, al tener que lidiar con jefes y jefecillos de medio pelo para exigir lo tuyo y hacerte valer en otro idioma o al enfrentarte a la aventura de averiguar qué documento necesitas para qué y cómo conseguirlo.

* Sobre todo, se te agudiza el ingenio y aprendes cuándo ser sinvergüeza playing "the poor dumb inmigrant", algo que los nativos siempre están muy predispuestos a creer (ayudémosles a que sigan así) y que en más de una ocasión redundará en tu beneficio (en otras te fastidiará bastante, pero bueno: son las dos caras de la moneda). Ejemplo verídico: si te para Tráfico porque te ha pillado el radar y tener a la agente repitiéndotelo todo durante diez minutos, explicándotelo todo por triplicado y muy desppppacccittttoooo mientras tú intentas poner tu cara más seria/preocupada hasta que, de pura desesperación, te dice que es solo una advertencia y, POR SEÑAS, te manda seguir. ;) La pobre al final casi casi me daba penita, engañarla tan vilmente así de esa manera... pero, ¡qué leches! Yo ya he escarmentado y Her Majesty no necesita mis pounds.


* A modo de curiosidad para los del gremio, este trabajo y el trato con otros colegas me ha ayudado a entender por qué todas las mierdas y escándalos que hunden durante años al sector de la ganadería a nivel europeo salen de aquí. Desafortunadamente de esto no puedo hablar porque el contrato que firmé tiene una cláusula de confidencialidad. Ppssss!! :(


           Pero que no cunda el pánico: tengo material para muchos más posts sobre Inglaterra que, por falta de tiempo y cansancio, no he podido publicar. Luego también os seguiré enseñando sitios interesantes... pero ya de Galicia, volverán las batallitas de ganaderos y los cuentos y leyendas con las que empezamos. Así que "stay tunned", que esto es solo un punto y seguido (más que aparte).

P.D.: Lo sé, lo sé... El cartel de la foto no significa lo que parece... pero era un chiste fácil. ;)



domingo, 1 de diciembre de 2013

Y a esto..., ¿qué se le hace?

          A los ingleses les encanta eso de ir medio disfrazados: que si llevan a los niños de Spiderman o Batman, a las niñas de princesitas o de hadas, o lo mismo un adulto se plantifica en el super con un pijama de cuerpo entero y capucha de perro, oso, leopardo... ¡El de perro llevaba un rabo de 40-50 cm incorporado! Hace una semana vi esto:

Jerseys de lana de hombre adulto.

            Me pregunto qué harán con ellos dentro de un mes/ mes y medio. ¿Usar y tirar? ¿Irán a parar a alguna charity? ¿Irán en marzo vestidos de Papá Noel? ¿?  Hoy he visto a una mujer en Bath con uno de un muñeco de nieve... La nariz/zanahoria le sobresalía justo en el pecho. MUY CURIOSO. Nuestro sentido de la moda es totalmente distinto. :)