domingo, 3 de noviembre de 2013

Plan para día de frío

             Empieza a hacer ya tiempo de invierno algunos días y evidentemente irá a peor. Con todo, me niego a quedarme en casa encerrada viendo pelis sin hacer nada. ¡Hay que aprovechar los findes! El pasado, que estaba frío y hacía chirimiri, me decidí por fin a volver con calma al museo del pueblo, que es gratis y está bastante bien. Había ido meses atrás con unos amigos, pero fue una visita algo rápida para mi gusto, que me mola pararme a leerlo y mirarlo todo. Me ocupó buena parte de la mañana. Iron Age Museum, se llama y, a pesar del nombre, abarca la historia del pueblo desde la Edad de Hierro hasta mediados del siglo pasado. 

            Se cuenta la historia del gran fuerte celta de Danebury Ring, aquí al lado, supuestamente uno de los mejor estudiados de toda Europa. Se explica cómo eran los celtas en la guerra y como pueblo, cómo fueron subyugados por los romanos y qué rasgos de su idiosincrasia contribuyeron a ello. En qué creían y cómo vivían. Entre otras muchas cosas hay incluso una réplica parcial de una vivienda:



        Hay bastante material gráfico y te lo ponen todo en contexto, no se limitan a exponer cosas alineadas en vitrinas, como en muchos otros sitios. Si tienen que enseñar joyas, armaduras y armas halladas, las muestran sobre una estatua de cera que las porta. Estatuas bastante logradas, por cierto, que a su vez también están integradas en un ambiente/escenario determinado: campo de batalla, un campo durante la cosecha, un telar en una casa, etc... Muy interesante y bonito visualmente.

      Desmonta unos cuantos mitos sobre los celtas, también. Siempre está bien aprender más y dejar atrás ideas erróneas.

         Esta exposición ocupa la mayor parte de la planta baja, dejando sólo una sala para tienda de regalos  y otra para pequeñas exposiciones temporales que van cambiando .


          En la primera planta se habla del pueblo actual, repasando los hechos y personajes más importantes de su historia. Me gustó especialmente la parte dedicada a la Edad Media y otra a la convulsa época victoriana, explicando las revueltas por el alto desempleo y los míseros salarios que se pagaban a quienes sí trabajaban (bajo duras condiciones) para los burgueses y terratenientes.




           Abriendo puertas y cajones de algunas habitaciones puedes oír el rebumbio de las revueltas; las amenazas, los disparos en la calle...  

           Mención especial merece la parte dedicada a la workhouse de Andover, donde "caritativamente" se recogía a los pobres o "descarriados", como las madres solteras y sus hijos. Era un lugar de trabajos forzados donde la actividad principal era moler huesos de animales para convertirlos en abono, molerlos a mano golpeándolos con piedras. Trabajaban duramente tanto adultos como niños. La ración de comida era la siguiente: dos partes de agua y una de leche, de esa mezcla a los adultos se les daba cuarto litro por la mañana y cuarto litro por la noche, a veces, no siempre, era acompañada de un trozo de pan. Los niños tomaban algo más de la mitad. El hambre apretaba y mucho, de tal modo que los internos intentaban aprovechar lo poco que quedara en los huesos viejos antes de molerlos; algún que otro tendón que quedase pegado, un poco de tuétano... Cuando podían escabullirse, y era tiempo de ellas, iban a los campos a robar patatas, que se comían crudas. Las muertes en la workhouse, como comprenderéis estaban a la orden del día.




        Se cuenta la historia de una madre a la que se le murió el hijo de hambre y fue injustamente acusada de matarlo. El matrimonio responsable de la workhouse la obligó a pasearse por todo el pueblo con el cuerpo del pequeño en una cesta, para escarnio de todos. Pero las conciencias de los más acomodados estaban aletargadas... nadie hacía nada por ayudar a los más necesitados. Esto no es nada que haya pasado cientos de años atrás; no, no, no... Muchas de estas infames workhouses sobrevivieron hasta principios de los '40 del siglo pasado!!

       Este museo no sólo echa por tierra falsas ideas que todos o casi todos tenemos sobre los celtas... Sobre todo y ante todo, desmitifica a Inglaterra en general. La cuna de la democracia moderna tal y como la conocemos actualmente, el lugar de las libertades individuales, de los derechos sociales, blablabla... En la atrasada y casi tercermundista España de principios de 1900 estas cosas no pasaban y mucho menos a esta escala: el que tenía la mala fortuna de ser pobre pues moría pobre y punto, sin que el gobierno contribuyera activamente a hacer su existencia aún más miserable.

        Al terminar la Segunda Guerra Mundial no sólo Alemania intentó borrar las vergüenzas de su pasado... 

2 comentarios:

  1. Qué ben escribes, nena! R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vánseme subir as cores! Se un día me fas unha visita, lévote! :)

      Eliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)