miércoles, 25 de septiembre de 2013

La pandillita del/ de la Guay.


           Sí, como ésas que se formaban en Primaria. Siempre había una niña que era la "líder" del grupito que molaba y todas las demás le iban detrás a ver si se les "pegaba" algo de eso de ser tan guay. Como la cabecilla pillase a alguien de través y no le hablase, nadie más le hablaba tampoco, porque la guay no lo hacía y las demás no querían dejar de pertenecer a su grupito chachi. ¿Os suena? Patio de colegio total.

          ¡Ojalá fuese de patio de colegio nada más! En la red lo veo constantemente, en gente adulta, para más inri. Por ejemplo: cuando un blogger empieza a tener un número de lectores considerable y la gente empieza a conocerle y a gustarle, de repente empieza a ir de estrellita que se cree por encima del bien y del mal y que consecuentemente puede decir lo que le dé la gana de quien le dé la gana. Poseedor/a de la Verdad Absoluta...  No importa que lo que escriba/diga/opine valga para algo o sea una mierda pinchada en un palo, destinada hacer las gracietas de guay a costa de ofender a los demás. De verdad, no importa en absoluto lo que diga o haga, que SIEMPRE tendrá a una manada de fans/pelotas detrás que aplauden con las orejas mientras rebuznan entusiasmados. ¡Lo importante es permanecer en la Pandillita del Chachi! Que El Chachi es imbécil... ¡eso es secundario!

           Lo mismo que pasa en la blogosfera, pasa en los foros; siempre habrá algún/a sobrado/a que está ahí para insultar/ningunear a los demás, con una comunidad considerable que hace la ola a cada una de sus salidas de tono, porque para algo va de líder y es ChupiGuay... Y si no estás en su pandi no eres nadie. (modo sarcástico ON, por si hay algún despistado) No sabría decir quién me resulta más patético... Al/la Guay, al fin y al cabo, la cabecita no le da para más..., pero la manada que le sigue independientemente de de lo que haga... ¡Son mucha gente!... ¿No hay nadie ahí con dos neuronas haciendo sinapsis?

          ¿A qué viene esto? A que hoy dejo de seguir uno de los blogs que seguía... La tía a veces escribía algunas cosas muy buenas, pero ¿qué queréis que os diga? Si para leer algo muy bueno tengo que tragarme las gilipolleces más malas... Pfffffffff Mi umbral de intolerancia a la tontería es cada vez más bajo. Hay mucha más gente que escribe tan bien o mejor y no se lo cree tanto. ¡Hala!

4 comentarios:

  1. Yo también dejé de seguir a una bloguera muy popular...

    Y hasta ahí puedo leer ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que hemos dejado de seguir a la misma. Es que ciertos comportamientos aunque no vayan directamente conmigo... ¡¡me hacen hervir la sangre!! Y que la gente los apoye y/o incentive... es algo que no llegaré a entender jamás.

      Por cierto... me gustó especialmente tu última entrada. ¿Es cierto que has escrito un libro? Si es verdad no tienes perdón de Dios por dejarnos con esta intriga, ¡que lo sepas! jejej ¡Queremos saber mássssssssss!

      Eliminar
  2. Supongo que cuando escribes un blog te expones a caer bien a la gente o a caer mal. Siempre vas a tener un grupo de fans y un par de trolls. Yo espero no sonar nunca gilipollas perdida en mis posts (aunque quien no entienda la ironía o no me entienda a mí puede pensarlo perfectamente.

    Lo que sí mola es, cuando de tiempo en tiempo aparece un troll cojonero cuyo objetivo en la vida es criticarte post tras post sin base alguna, sólo por joder, mola que tus 'fans' te defiendan :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso el comportamiento de troll era el de la propia autora, aprovechando su situacion de "poder" para insultar y humillar de forma publica a otra persona.

      Eliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)