viernes, 26 de abril de 2013

Daño a la vista.

            Antes de empezar a rajar, aclarar que no soy la persona más estilosa del mundo ni soy ejemplo de absolutamente nada, pero desde que estoy aquí estoy viendo estilismos matadores... que hacen que quiera chillar de horror cuando los veo, que es a menudo. De los que hacen daño a la vista, en serio De esos que hacen que quieras encogerte y hacerte pequeñita, pequeñiiiiita de puritita vergüenza ajena que te entra... Algunos ciertamente deberían estar penados por ley: como las sandalias con calcetines (sólo aceptable en peregrinos, que tienen frío, pero tienen los pies llenos de ampollas y los zapatos les hacen daño) o plumífero, bufanda y gorro con tobillos al aire y bailarinas, o el vestido de Diosa Divina con botas militares... Pero dentro de lo malo, piensas: Estos guiris es que son seres superiores que no han sucumbido a la esclavitud de la moda. Cualquier cosa les vale... ¿O será que no tienen espejos de cuerpo entero?
          Luego vas viendo que esas combinaciones inverosímiles están hechas aposta y piensas: ¿Cuando se repartió el buen gusto tú dónde estabas? Porque ni las  migas te han dado. Vamos a ver... si intentas ir de cruce entre Barbie vintage y perfecta ama de casa de los años cincuenta, con vestidito de flores multicolores y cinturilla de avispa... ¿Cómo se te puede pasar por la cabeza que va a pegar con las megabotas militares con dos metros de cordón y que pesan 3 kilos cada una? Si hace suficiente calor para llevar la pechuga fuera... ¿en serio no se te asan los pies ahí dentro? Misterios de la mente humana... También me asaltan otro tipo de dudas... ¿Qué tipo de imagen erótico-festiva estás intentando proyectar? Es algo que se me inquieta... Como tío estaría bastante confundido.
           A ellos debemos parecerles lo más gris e insulso que te puedes echar a la cara. Una noche de febrero con el típico frío pegajoso que te atraviesa, decidimos ir a tomar algo... Tíos en camisita o escote hasta el estómago (en tíos es ati-morbo total, que lo sepáis, ese pecho-lobo al aire, pecho-lobo depilado, faltaría más)  Y las tías con mini-mini-mini falda SIN panties, con la espalda y el escote (enseñando la puntilla del sujetador, por descontado) a la agradable brisa heladora a -5ºC. Pieles de gallinas y azuladas del frío everywhere. Vale, creo que lo captáis... Nosotras arregladas pero abrigadas al mismo tiempo. Pues no va un negrito guapísimo (el único que nos miró) y nos lanza una mirada despectiva/de pena en plan Pobres paletas de pueblo, cómo van... ¡Hay que joderse!
         También abunda por las noches el look chungo dominatriz:
¿Hacemos piececitos?
Versión más light
           Es que el gusto, o se tiene o no se tiene... (O se tiene en el c***o, que todo puede ser)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)