domingo, 28 de abril de 2013

España, quiérete más.

            Me da verdadera pena esa predisposición nuestra a creernos todo lo malo que se dice de nuestro país... y, ante todo, vergüenza de habérmelo creído yo misma. ¿Por qué? ¿Por qué asumimos como ciertas todas las cosas negativas que dicen (y demasiado a menudo decimos) de nosotros como país? Máxime si no tenemos con qué comparar. ¿Por qué nos creemos que fuera todo es mejor sin haber estado fuera para comprobarlo? Como acabo de decir, yo era una de tantas, no voy a decir ahora que era diferente.

- En España somos guarros. Que me lo diga un suizo... no me gusta, evidentemente. Pero no tengo argumentos para contradecirle, porque Suiza es el paradigma de la limpieza. Todo el país parece un decorado. Pero que me lo diga un inglés, por ejemplo... ¿¡¿Mandeeeeeeee?!?

¿¿Habéis visto vuestras autopistas?? Con la mediana  y los bordes llenos, pero llenos, llenos... ATESTADOS de bolsas de plástico, latas, papeles... (No pensaba yo que pudiera haber tantas bolsas en el mundo). Hechas una auténtica mierda, vamos.

* Las vías del tren: ¿es necesario que dejes por ahí  diseminados los trastos de antiguas reparaciones, señales tiradas, máquinas rotas y oxidadas que llevan ahí la vida eterna? Chatarra, vamos. Para ser un país que va tan de moderno y progre... a veces me parece que estoy en Mumbai (que no he estado, pero me lo imagino más o menos con la misma limpieza. Aunque igual me llevaba una sorpresa)

* La p**a moqueta. Jaspeada y de color indefinido en demasiadas ocasiones. Y ellos andando descalzos por encima. Aaaaarrrrrggggghhhhh!!! Pero no pises eso, alma de cántaro, que sabe Dios lo que puede haber ahí! Cálzate, anda. Cuando entras en una casa, por educación tienes que quitarte los zapatos para no manchar la moqueta... ¡¡¡Hay que joderse mil veces!!! ¿¿¿Eso que está hecho un auténtico asco es lo que no tengo que manchar??? ¿En serio a nadie se le pasa por la cabeza que quizás yo no quiera andar pisando descalza la mierda que tiene?  Supuestamente la moqueta es por el frío... Pues no, señores, en la zona en la que yo estoy no hace más frío que en Galicia. Si tienes frío cálzate, coño. Y el suelo si se mancha, pues se le pasa la fregona y listo! Se limpia, cosa que no puedes hacer con  la moqueta. Me da verdadero asquito pensar en todo lo que se ha podido caer ahí... En algunas casas incluso la tienen en el baño!!!! Voy a andar yo descalza por ahí sí... espera sentado!

- En España hay que pagar por todo. Pues hay que pagar por algunas cosas, pero tenemos otras muy buenas de gratis o casi.
* Bibliotecas: aquí si quieres hacerte miembro pagas. (No te merece mucho la pena porque los libros están tirados de precio) En España los carnets que tengo no me han costado nada.
* Educación universitaria: aquí es inmensamente cara. Mucho, muchíiiisimo más que en España.
* Nuestras Escuelas Oficiales de Idiomas: En España puedes aprender muchos idiomas muy baratamente; un curso académico más tasas de examen te sale por 200 y pocos euros: alrededor de 200- 220. Y la enseñanza es de calidad. Aquí en los College te cobran pero bien, eh? Y tampoco tienes esa variedad de idiomas entre los que elegir. Por lo menos si no vives en una ciudad grande. Si quieres estudiar, en España la educación es comparativamente muy barata y buena, mucho más al alcance de cualquiera.

- España es un país atrasado:
* ¿Te refieres a las infraestructuras? Vale, no tenemos vuestras comunicaciones y transporte, con infinitos trenes y buses desde cualquier parte hasta cualquier parte. Peeeero...

1- ¿Qué piensan vuestros motoristas de que no conozcáis la existencia de guardarraíles, por ejemplo? La mediana en muchas autopistas es un simple quitamiedos por el medio (sin guardarraíles, of course!) ¿Cuántas mutilaciones provocan al año? Cierto que en España aún quedan muchas carreteras donde faltan, pero al menos se están poniendo, aunque sea poco a poco. Hay concienciación, que es el primer gran paso.

2- Carreteras de chiste, donde te tienes que meter a la entrada de una finca porque no pasan un coche por otro. Si tienes suerte puede que haya cuneta para apartarte. NO es coña!! Muchas, muchíiiiiisimas carreteras secundarias son así. En España cualquier carretera que soporte ese tráfico tiene una anchura más que decente. Expropia un par de metros, no seas rácano!!! ¡Menos mal que no tienen el minifundismo de Galicia, sino ya los veía yo aún en coche de caballos...(y los caballos que fueran flacos)!

3.- Baches. En dos meses, de los 21 que hemos venido juntos, 3 hemos pinchado ya. Carreteras que, como digo, soportan mucho tráfico, eh? No son pistas que lleven a algún lugar aislado, ni nada por el estilo. La cuestión es que en España cuando hay un bache ves las piedras desprendidas que hay alrededor... aquí no. Aquí cuando te quieres dar cuenta de que hay un bache ya te lo has comido. Ahí va la rueda a tomar por c***!  Gasta un poco en asfalto.

4.- Autovías SIN vallar!! Sí, habéis leído bien... (A303 sentido Basingstoke- Andover, dos cervatillos atropellados. El mes pasado había una liebre en sentido contrario) ¿¡¡Qué puede pasar a 113km/h si te llevas un ciervo por delante!!? Que no lo cuentas, claro.

* ¿Te refieres a la mentalidad?
1-Los ingleses que he conocido todos hacen gala de una xenofobia exquisitamente polícamente correcta. No emplean nuestro patrio "moromierda" o "sudaca", pero su mentalidad es tan de garrulos como la de muchos en España. Los extranjeros vienen a quitarles sus trabajos/o a provocar que los sueldos sean ridículamente bajos. Bueno..., tú vas a España a provocar que los precios en ciertas zonas sean ridículamente altos, haciéndolos "unafforable" para los locales!! Les invadimos... que ellos no invaden Levante, claro. En fin... ¡Lo que hay que oír por no estar sordo!

2.- Para todo necesitas "references"; carta de recomendación, hablando claro. Eso era de los tiempos de nuestros abuelos!! Ahora a cualquiera con dos dedos de frente se le caería la cara de vergüenza para pedirla.

3.- Se pirran por el ejército, que contrata a gente desde 16 AÑOS!! (para que luego digan de los niños soldados en África) Sin comentarios...

4.- Son clasistas a morir! Les encanta aparentar... En la mayoría de los trabajos de oficina tienes que vestir "smart" (aunque el sueldo sea una mierda pinchada en un palo!) Pero vamos a ver... ¿qué te crees, que pienso con los tacones/corbata en lugar de con el cerebro?

* Aquí la mayor parte del papeleo sigue siendo en papel, valga la redundancia. Sí, la burocracia parece ser un mal universal.

           Aunque por todo lo que acabo de decir no lo pareza, de momento me gusta estar aquí. Eso no quita que vea las cosas malas que el país y la gente  tiene (también tiene muchas buenas, pero este post era para rajar. Es que alguno cuando emigra parece que se deja el sentido crítico en España ) Me hace gracia que aún a pesar de las miserias que tienen en su casa, nos miren por encima del hombro y nos consideren un país atrasado... Date una vuelta por España (esta vez con menos alcohol en sangre) y luego me comentas qué tal. Ciertamente no tenemos vuestro dinero... pero más avanzados, en muchas cosas sí que somos un rato largo.

P.D.: Lo que tenemos que copiarles sin demora es lo de poder despedir a los funcionarios en lugar de darles sueldos de por vida por trabajos que muchos NO desempeñan (demasiado ocupados tomando cafés). No puede ser que la gente a la que estamos pagando para que nos sirva nos putee de esa manera para arreglar un mísero papel, que nos mire por encima de las gafas con expresión de fastidio por haber interrumpido su apacible sueño... ¡¡¡Me enervan!!!

           ¡España, recupérate pronto, que yo te sigo queriendo! Y es triste, pero es verdad: desde fuera se ve mucho mejor todo lo que vales. :_(

viernes, 26 de abril de 2013

Daño a la vista.

            Antes de empezar a rajar, aclarar que no soy la persona más estilosa del mundo ni soy ejemplo de absolutamente nada, pero desde que estoy aquí estoy viendo estilismos matadores... que hacen que quiera chillar de horror cuando los veo, que es a menudo. De los que hacen daño a la vista, en serio De esos que hacen que quieras encogerte y hacerte pequeñita, pequeñiiiiita de puritita vergüenza ajena que te entra... Algunos ciertamente deberían estar penados por ley: como las sandalias con calcetines (sólo aceptable en peregrinos, que tienen frío, pero tienen los pies llenos de ampollas y los zapatos les hacen daño) o plumífero, bufanda y gorro con tobillos al aire y bailarinas, o el vestido de Diosa Divina con botas militares... Pero dentro de lo malo, piensas: Estos guiris es que son seres superiores que no han sucumbido a la esclavitud de la moda. Cualquier cosa les vale... ¿O será que no tienen espejos de cuerpo entero?
          Luego vas viendo que esas combinaciones inverosímiles están hechas aposta y piensas: ¿Cuando se repartió el buen gusto tú dónde estabas? Porque ni las  migas te han dado. Vamos a ver... si intentas ir de cruce entre Barbie vintage y perfecta ama de casa de los años cincuenta, con vestidito de flores multicolores y cinturilla de avispa... ¿Cómo se te puede pasar por la cabeza que va a pegar con las megabotas militares con dos metros de cordón y que pesan 3 kilos cada una? Si hace suficiente calor para llevar la pechuga fuera... ¿en serio no se te asan los pies ahí dentro? Misterios de la mente humana... También me asaltan otro tipo de dudas... ¿Qué tipo de imagen erótico-festiva estás intentando proyectar? Es algo que se me inquieta... Como tío estaría bastante confundido.
           A ellos debemos parecerles lo más gris e insulso que te puedes echar a la cara. Una noche de febrero con el típico frío pegajoso que te atraviesa, decidimos ir a tomar algo... Tíos en camisita o escote hasta el estómago (en tíos es ati-morbo total, que lo sepáis, ese pecho-lobo al aire, pecho-lobo depilado, faltaría más)  Y las tías con mini-mini-mini falda SIN panties, con la espalda y el escote (enseñando la puntilla del sujetador, por descontado) a la agradable brisa heladora a -5ºC. Pieles de gallinas y azuladas del frío everywhere. Vale, creo que lo captáis... Nosotras arregladas pero abrigadas al mismo tiempo. Pues no va un negrito guapísimo (el único que nos miró) y nos lanza una mirada despectiva/de pena en plan Pobres paletas de pueblo, cómo van... ¡Hay que joderse!
         También abunda por las noches el look chungo dominatriz:
¿Hacemos piececitos?
Versión más light
           Es que el gusto, o se tiene o no se tiene... (O se tiene en el c***o, que todo puede ser)

martes, 23 de abril de 2013

Lavarse los dientes con Vicks VapoRub

         El otro día, de visita en casa de una amiga, no encuento mi pasta de dientes, así que gorroneo la suya... Tubo blanco con letras verdes muy ornamentadas. La abro y es rosa... ¿M, ahora te lavas los dientes con pasta de fresita? - Le digo. Jijijij Aún así me lleno el cepillo... "Menthol", pone por fuera. A los dos segundos me sabe como a menta... A los dos y medio... Joder, ¡qué sabor más raro! Medio nanosegundo después... #@~€@#&, con la p***a pasta, ¡¡¡cómo pica!!! ¿¿¿A qué c***o sabe esto??? Un pestazo balsámico a Vicks VapoRubs me llena la boca y baja por el esófago y la tráquea. Me enjuago cincuentamil veces y abro la ventana. ¡El tufo inunda incluso el cuarto de baño! NO es coña.
        A lo largo de buena parte de la mañana noto que me huele el aliento cada vez que abro la boca para hablar. No es que huela... ¡es que tira para atrás! El pestazo de la puñetera pasta llegó al último alveolo del último bronquio, porque como dije, era balsámica y el efecto es prolongado. Procuro no hablar.
       Por la noche encuentro mi Licor Del Polo, totalmente normal, conocido y FIABLE en el fondo de la mochila... ¡¡¡La madre que te parió!!! Mira dónde estabas...
        Debería haberle sacado foto a la otra, por el Bien Común, pero en ese momento bastante tenía ya con lo que lidiar. Lección: huir del mentol

miércoles, 17 de abril de 2013

Soledad

           Leyendo un blog que he descubierto, me encuentro un post en el que el autor comenta que la gente de su curro (una internacional con oficina en España) saluda o no dependiendo de si son españoles... Como le comenté a él, no creo que tenga nada que ver con la nacionalidad, sino con la situación de cada uno. Me explico: No es lo mismo estar en tu país y tener tu círculo de amistades, que estar en un sitio nuevo donde no conoces a nadie más allá del trabajo. Si perteneces al segundo grupo estarás desesperado por socializar y empezar a hacer amistades.

         Los humanos somos animales gregarios por naturaleza. Necesitamos alguien con quien hablar y en quien apoyarnos; que nos "acompañe". Y cuando no lo tienes haces lo que sea por conocer gente e intentar deshacerte de la SOLEDAD. Hablarás con cualquiera aprovechando cualquier excusa/oportunidad aunque no seas una persona especialmente extrovertida... Yo me he sorprendido a mí misma forzando conversaciones en el súper, en un ascensor, en el parque... En España no soy así; la necesidad no me obliga. Nos comportamos de manera diferente para adaptarnos a ambientes/circunstacias diferentes, simplemente.

       Necesitamos pertenecer a un grupo de iguales/afines/similares, por eso, cuando eres inmigrante te das cuenta de que lo más fácil (y lo que más te apetece) es relacionarse con otros inmigrantes que, como tú, están sedientos de compañía o de alguien con quien hablar. No importa la nacionalidad: tenéis mucho en común a pesar de venir de lugares muy distintos y distantes. Además, ¿con quién sino vas a rajar de los nativos? ;)

       Un local, al contrario que tú, tiene su vida más allá del trabajo, tiene su más o menos amplio círculo de amistades montado... ¿Por qué molestarse entonces en andar saludando, hablando y preguntando hasta el cansinismo? Máxime con gente que, normalmente, estamos de paso... Porque, reconozcámoslo: conocer gente supone un esfuerzo que, a veces, da bastante pereza. Ellos, al contrario que tú, están cómodos en la situación en la que están, así que no esperes mucha aproximación por su parte (sea donde sea)

       Sí; la soledad (por lo menos en las primeras etapas) es un polizón que te acompaña.

miércoles, 10 de abril de 2013

Señales curiosas


Hoy no me apetece escribir..., de todos modos las imágenes hablan por sí solas. La calidad de las fotos es una porquería, lo sé. Sorry about that.




Abueletes sueltos
Very british.

Éstos sí tienen peligro


       
  Lo dicho: ¡Son muy raros estos ingleses!

sábado, 6 de abril de 2013

Seguimos de descubrimientos

       Llevo algún tiempo queriendo comentar lo que me pasó cuando fui a Stockbridge, pero por falta de tiempo y exceso de cansancio pues no he encontrado el momento. Como ya dije anteriormente, me mola entrar en las iglesias cuando voy a un lugar nuevo. No porque sea una persona religiosa ni mucho menos, sino porque siempre están abiertas, son gratuitas y es algo auténtico, para uso de los locales, no para satisfacción de los turistas (como yo, al fin y al cabo). Son pedacitos de Historia viva.

       Pues estando yo echando un vistazo tan tranquila, me fijo que en la parte de atrás hay bastantes libros:


       E incluso en los dos últimos bancos hay montones de cajas apiladas con un cartel bastante grande: DUE TO THE LACK OF SPACE, WE DON'T ACCEPT MORE BOOKS. THANKS!  ¡Qué raro! Luego veo esto:

Cuatro libros (de los malos) por una libra
     
       Curioseo un poco, y hay muchos muy malos, pero también hay otros bien curiosos y, unos pocos, muy muy buenos, entre ellos una Guía Shell de hace algunos años, con información turística muy detallada de prácticamente cada pueblecito de Inglaterra, con alguna que otra foto, curiosidades... ¡Por tan solo una mísera libra! No me la compré porque era un tocho considerable y ya no sé dónde meter todo lo que voy acumulando. Ahora me arrepiento de no haberla pillado, la verdad. En su lugar me compré:

A Casual Vacancy. 2 libras.

           Que en España lo vi yo en El Corte Inglés por algo así como 21 euros. ¡Totalmente impecable estaba! Ni siquiera las típicas dobleces en alguna página para acordarte luego de por dónde vas. (Mal hecho, lo sé, pero es una costumbre que no perderé jamás)
           En la propia iglesia un mercadillo/rastro de libros de segunda mano que la gente dona para ayudar a los gastos de la misma. Me parece una idea genial y así lo comento en el Libro de Visitas, porque sí, queridos amigos, aquí las iglesias tienen Libro de Visitas, al menos todas en las que yo he entrado. Todas sin excepción.
           Curioso sistema de pago:

             Dejo las dos libras y me voy con una sonrisa de oreja a oreja; la que te produce esa agradable sensación de cuando cosigues una ganga. Lo fácil que es aquí comprar libros (y otras cosas) de segunda mano, es algo que me encanta.Y el hecho de encontrar estos rastros en los sitios más insospechados  aún me mola más.