lunes, 25 de marzo de 2013

Los ingleses y lo viejo

            No deja de sorprenderme el mercadeo de cosas de segunda mano que hay en todas partes... ¡Me encanta! En cada pueblo de cierto tamaño (no necesariamente muy grandes) hay montones tiendas de ésas a las que la gente dona cosas usadas para que las vendan, en apoyo a alguna ONG. Y tienen objetos de lo más diverso: desde ropa, juguetes, adornos o "trinkets", que les dicen aquí, hasta libros.Y cuando proliferan tanto es porque la gente compra y dona cosas, obviamente.
En breve, fotos del interior

           En España como que nos daría vergüenza, sin embargo aquí es de lo más normal. Me da la sensación de que ese afán tan nuestro de aparentar se debe en el fondo a un arraigado complejo de pobreza, tanto a nivel individual como de país. Por ejemplo cuando arreglamos una casa vieja, nos esmeramos mucho para que parezca ANTIGUA, pero no se note que es VIEJA. De hecho el verbo que se usaba mientras "restaurar" no se puso de moda era RENOVAR...
           Que la casita tiene ventanas de madera... pues las quitamos aunque aún estén razonablemente bien y las cambiamos por unas de PVC marrón, que dan el pego, pero son  modernas.Que hay unas vigas de madera del año catapún, pero que aún así seguramente nos sobrevivan a nosotros y a la siguiente generación..., pues se cambian por unas nuevas de alguna madera tropical, perfectamente rectas y sin nudos, que se vea que son nuevas, pero que entonen en una casa antigua. No sé si captáis la idea.
          Por lo que voy viendo, los ingleses tienen más respeto y gusto por lo viejo. Creo que ellos son más de conservar bien las cosas en su estado original que de restaurarlas/renovarlas/arreglarlas. Se la pela que se vea que son viejas, al contrario, ése es precisamente su encanto. El B&B en el que me alojo temporalmente es un ejemplo muy claro:



Apuesto a que esta silla tiene más años que la mayoría de vosotros


¡De ésta otra poco hay que comentar!

              Es una casa antigua y vieja, con todo el mobiliario muy bien conservado, pero muy viejo. Se ve que tiene uso y que no está de adorno, se sigue usando hoy en día. Muchas cosas directamente no están barnizadas ni lo estuvieron nunca, otras están desgastadas de los años, la loza ha perdido lustre, las puertas no ajustan bien al cerrar... Porque, como digo, se usan; no están ahí para dar el pego y aparentar. En España una casa así tendría las cosas "para mirarlas y no tocarlas", mucho menos para usarlas y que se desgasten, por descontado! Todo estaría perfectamente restaurado: lijado, con masilla en los defectillos, barnizado, con algún que otro añadido... Con lo cual ya no sabe de cuándo son ni la madre que las parió.

              Otro ejemplo, que supestamene es una peluquería "mega-guay" (Por favor, que nadie se crea que uso este vocabulario en mi vida normal... Es por hacer la coña. Hay que aclararlo, que por escrito no se pilla el tono. jejej). Realmente sí que le pega más ser una forja, ¿o no?

¿Cuánto hace que esa puerta y ventana no se pintan/barnizan, si es que alguna vez lo estuvieron?

          ¿Alguien se imagina una peluquería así en España? Nooooo... allá se intenta darles siempre un aire ultramoderno; forma parte del marketing...

Definitivamente: we're very different from each other!

1 comentario:

  1. Cuando he ido a Irlanda o Inglaterra siempre me ha maravillado el cuidado que tienen con casi todo. Me explico. Si paras en un pueblito siempre las tiendas, o los bares tienen ese aspecto....vintage? es lo que tu dices, las cosas antiguas hacen por conservarlas y eso le da muchísimo encanto :D

    ResponderEliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)