domingo, 30 de diciembre de 2012

Mirando atrás

            Ayer hizo un año que me metí a escribir este blog... y como en aquella primera entrada, es hora de mirar atrás y hacer un pequeño resumen de lo que ha sido el año. Quizá el más acertado ya lo hizo por mí un funcionario de la Seguridad Social: "En el último año has trabajado menos de 90 días"  Pues sí; exactamente mes y medio. ¡Una miseria! Trabajo remunerado, se entiende, porque currar he currado como no lo hacía desde hace tiempo, pero eso es aparte.

Mi resumen:
  1. Empecé este blog.
  2. Estrené un coche precioso (comprado y pagado por mí)
  3. Estuve dos veces en Extremadura: en febrero y en julio, para poder estudiar algo, estar con mi novio y hacer turismo.
  4. Visité Portugal.
  5. Conseguí el First Certificate de Cambridge en marzo, el Advanced en julio y el certificado de la Escuela Oficial de Idiomas en Septiembre.
  6. Mi novio se quedó en paro y se fue a su casa en agosto.
  7. Trabajé mes y medio en verano.
  8. Me saqué el carnet de manipulador de productos fitosanitarios en noviembre.
  9. Fui a tres entrevistas de trabajo. En dos de ellas fui rechazada y en la otra sí me aceptaron, pero el puesto nunca llegó a ser cubierto porque el negocio se quedó en nada (y para eso me estuvieron mareando más de medio año)
Además de todo esto, mi inglés ha mejorado considerablemente, sobre todo el listening, porque me pasé casi todo este tiempo escuchando audiobooks SIEMPRE que voy en el coche.

        Tuve que ponerme a mirar fotos y revisar los certificados de inglés para saber cuándo han pasado las cosas, porque todo me parece ya tan lejano... Este año se me ha hecho ettterrnnnnno... Parece que haga siglos que fui a Extremadura, que me despedí de mi viejo Astra, o que me examiné de inglés... Todo, todo, todo parece pertenecer a un remoto pasado... La monotonía está resultando ser una pesada carga. Espero que este 2013 traiga cambios (para mejor, claro) y que esta maldita crisis se acabe ya.

Coche nuevo

Callejeando por las Españas

Studying English
Penha García

Visita a Portugal

Monsanto

Monsanto in the distance

Acercándonos a la Vera
Extremadura

Trabajillo veraniego

lunes, 17 de diciembre de 2012

Visto en un cementerio

          Cuando vi esto no pude evitar fotografiarlo... Puritito terror que da, y más que debía darle a la gente de principios del siglo pasado, cuando la ingnorancia era el perfecto caldo de cultivo para las supersticciones y el miedo...
 


Año de 1902.
El término del cuerpo es el que veis,
el del alma, según obréis.



jueves, 13 de diciembre de 2012

Ó rapa raposo...

     Otro cuento de mi abuelo. Os lo he traducido y, de paso, explicado cómo yo lo interpretaba de niña. Espero que os guste:


Ó rapa raposo                          Al rapa-raposo (zorro)
do cu piolloso,                        de culo piojoso,
non cóma-lo año                        no te comas el cordero
de Pedro Castaño,                      de Pedro Castaño,
que vai na ribeira                     que ha ido a la costa
busca-la manteiga                      a buscar mantequilla
prá mulleriña,                         para la esposa,
que a ten paridiña                     que está parida
na porta da eira.                      en la puerta de casa.
Un fillo varón                         Un hijo varón
que lle chaman Antón                   al que llaman Antón
Pelico de Cabra                        Pellejo de Cabra
e Fol de Castrón.                      Piel de Cabrón (macho cabrío)


    Lo que yo me imaginaba mientras oía el cuento:

        El desgraciado y sinvergüenza del zorro, muerto de hambre y todo lleno de piojos anda deambulando por el bosque desesperado por llevarse algo a la boca... Y el pobre del carnero de Pedro Castaño está camino de la costa (que queda bastante lejos), a donde va a buscar mantequilla (rica en nutrientes y energía) para que su mujer, que acaba de parir, reponga fuerzas. El pobre carnero tiene un largo y peligroso camino que recorrer, lleno de amenazas ya que podría encontrarse con el lobo o con el zorro... De ahí que el cuento vaya dirigido a éste último, para pedirle que no le haga daño, que tiene mujer e hijo... jejejeej

         Yo lo sentía de todo corazón: "por favor, que no se lo coma, que no se lo coma..."  Y realmente me quedaba con el corazón en un puño, preocupada por el pobre y valiente animal. jajajaja Nuestra casa de entonces era la última de la aldea, en la linde justo del bosque, por lo que, a veces, al anochecer sí que veía al zorro (o sus ojos relucientes en la oscuridad), que se acercaba con demasiada frecuencia a vigilar nuestro gallinero. O en esas mañanas de niebla espesa, también lo veía en su último paseo antes de retirarse a su madriguera... Con los cuentos de mis mayores en mente, me daba bastante miedo y al mismo tiempo, era un subidón de adrenalina... jajajaaj. Todas las historias que lo tuviesen como protagonista me encantaban... ¡era como un viejo conocido! Aunque me diera yuyu. Nos cambiamos de casa cuando yo tenía siete años, pero todos estos recuerdos siguen muy vívidos en mi memoria.

       Me he propuesto ir anotando los cuentos de los que me acuerde, aunque muchos ya se me han olvidado (una verdadera pena). Me gustaría contárselos a mis hijos cuando los tenga... Pero ellos no los vivirán como yo, porque ellos no habrán vivido en ese ambiente de típica aldea antigua gallega, con esos caminos estrechos y lúgubres, totalmente "cubiertos" por la niebla, con altos árboles y maleza a los lados... ni estarán acostumbrados a encontrarse animales salvajes constantemente casi a la puerta de casa, ni a oír sus lamentos y llamadas de celo durante las noches... Son factores limitantes que les impedirán vivirlos con la enorme intensidad con la que yo los vivía. :(

       En cuanto a este cuento, Pellejo de Cabra Piel de Cabrón, yo me creía que eran los apellidos del recién nacido: Antón Pelico de Cabra e Fol de Castrón.

        La historia no es gran cosa, pero la narrativa de mi abuelo y mi imaginación hacían el resto! ;)

domingo, 9 de diciembre de 2012

Los libros los escriben los hombres

             La gente joven (no toda, obviamente, aunque sí un porcentaje preocupante), carece por completo de sentido crítico, también llamado Sentido Común. Esta reflexión viene a cuento de que acabo de leer un comentario en Facebook que decía, entre otra ingente cantidad de tonterías, que "Ya se sabe que la leche de vaca es un producto alimentario que no aporta nada al ser humano, que causa más enfermedades que bienestar, sobre todo a los niños. En youtube hay bastante información sobre eso que son estudios confiables."  De no ser por la estupidez suprema que tal comentario denota estaría riéndome toda la semana...

            Vamos por partes:
Punto uno: ¿¿¡¡ La leche de vaca no aporta nada al ser humano!!??  Qué tal: azúcares (si puedes digerir la lactosa, que no todos podemos), grasas, proteínas, vitaminas, agua... No olvidemos que es un ALIMENTO, cosecuentemente, tal como su propio nombre indica, nos ALIMENTA.

Punto dos: ¿¿!!Aporta más enfermedades que bienestar!!??  Eso será en las tribus salvajes de Etiopía... porque en la Comunidad Europea hay un riguroso control sanitario sobre la leche destinada a consumo humano. La famosa leche UHT (la normal que hay en los supermercados) ha sido sometida a Ultra High Temperatures; lo que es lo mismo, unos 120 grados centígrados de nada... Alguien se cree que hay alguna bacteria o espora común que conserve su poder patógeno después de eso?

Punto tres: A la gente que no posee la enzima lactasa la leche le produce diarrea..., pero eso no es culpa del alimento en sí, sino de su cuerpo. Para que todo el mundo lo entienda, aunque no es exactamente lo mismo: sería como decir que el polen es malo porque CAUSA alergias..., no..., es el cuerpo de los alérgicos el que reacciona de forma exagerada ante un agente inocuo.

Punto cuatro: A los niños es precisamente a quienes menos "problemas" les causa, ya que de jóvenes sí tenemos la ya mencionada enzima lactasa (salvo raras excepciones) y luego algunos con la edad la van perdiendo.

Punto quinto: Youtube fuente de información fiable... JAJAJJAJAAJJAAJJAJAJAJAJAJAAJAJAAJJAAJAJAJAJAJA
 
 
             No hay que creerse TODO lo que nos dicen, especialmente todo lo que se dice en internet. Démonos cuenta de que en la red podemos publicar todos, tengamos idea de lo que decimos o no... Lo que está escrito lo escribió la gente, y la gente miente cuando escribe igual que lo hace cuando habla (para darse importancia, para hacerse la interesante, para manipular la opinión de otros, por ignorancia, etc...) La palabra por estar escrita no se convierte en la palabra de Dios. Simplemente con no perder eso de vista ya estaríamos dando un enooooooorrrrrme paso. Cada vez estoy más y más convencida de que el actual sistema educativo es un porquería, que forma a la gente para NO pensar... Quizás sólo sea el reflejo de la sociedad.

            Cuando era niña pasaba mucho tiempo con mi abuelo materno, que era exactamente lo opuesto a las nuevas generaciones: un pobre aldeano que apredió a leer y las cuatro reglas para poder mandar correspondencia a casa cuando fuera a la mili... Y se lo cuestionaba TODO. Cuando yo le decía que esto o lo otro era de una manera determinada "porque lo pone en los libros", él me contestaba con un simple "Los libros los escriben los hombres"