sábado, 10 de noviembre de 2012

Algo falla en la Educación

          No me meto en temas de abandono escolar, ni de poca escolarización ni nada por el estilo. Sino que hablo de algo peor; educación desperdiciada o que cayó en saco roto. Estoy con un curso de manipulador de productos fitosanitarios (es obligatorio para poder venderlos) y resulta que hay que calcular dosis de productos a aplicar, porcentajes y cosas así... Me parecía una vergüenza y una memez tirarse una semana para eso. Peeeero... gente de 20 y pico/ 30 y pico no sabe calcular un tanto por cien, ni hacer una regla de tres!!!! Vale que el 90% son ganaderos, pero supuestamente son personas con la EGB terminada y en algunos casos hasta con algo de instituto hecho. Un ejemplo:

 Si tenemos 420 litros, ¿para cuántas sulfatadoras de 15 litros nos da?
   
  ¿¡¿ Os podéis creer que a NADIE se le ocurrió dividir 420 entre 15?!?  ¿¿¿Pero cómo puede serrrrrrr???  No estoy exagerando; ha salido esta pregunta en cuestión y nadie ha respondido. Diossssssssssss... Pero si es un problema de 4º de EGB!!!!

Si necesito 370 litros de preparado para 10000m cuadrados, cuánto necesitaré para mi parcela de 8200m?

         La gente mayor, de 50 y más, no sabe hacer reglas de tres, pero al menos la neurona sí les da para preguntarse cuánto necesitan para 1m cuadrado y luego multiplicarlo por los metros de su finca. A los jóvenes nos enseñaron a hacer reglas de tres para no tener que pensar y luego muchos no recuerdan cómo se hacía y tampoco saben pensar... ¡Qué triste! Y porque la gente no piensa, la docente tiene que poner de ejemplo tropemil problemas todos exactamente iguales, pero cambiando las cifras. Aaaarrrrgggg! Lo peor de todo es cuando sí saben resolver la regla de tres, pero no saben qué es el resultado; litros? metros cuadrados? manzanas? caramelos, quizás? ¡Me quiero morir!


        En serio lo digo; habría que repensarse muy a fondo el actual sistema educativo. No puede ser que un señor de 60 años que llegó a 3º de EGB sepa resolver sin dificultad estas cuestiones y alguien con la ESO o incluso Bachiller no. Algo muy grave falla...


         Yo tampoco es que esté "libre de pecado", por así decir... ¡Se me ha olvidado la tabla de multiplicar!  Lo sé, lo sé... No tiene absolutamente ninguna justificación, pero es lo que hay.

jueves, 1 de noviembre de 2012

OTOÑO





           El tiempo tiene una forma peculiar de fluir según cada situación por la que pasas, y la de stand-by por la que estoy atravesando hace que me dé cuenta no de que el Tiempo es la cuarta dimensión... sino de que él mismo es multidimensional, el muy hijo de perra. De otro modo no se explica cómo el aburrimiento hace que se me pasen los días tan, pero taaaannnnnn lennnnntttttos, que parece que naden dentro de un estanque de espesa miel, como si se abrieran paso lentamente a través de alguna sustancia ultraviscosa. Sin embargo cuando me paro a pensar en todos los que han pasado y están pasando sin que yo haya hecho nada que me permita salir de esta situación, en los que he perdido... de repente... ¡cómo corren, los cabrones!

          ¿No será que Einstein se aburría como una ostra sin perla y de ahí sacó su teoría de la cuarta dimensión? Al fin y al cabo, ya lo dice el refrán: O demo co tempo fai culleres (El diablo con tiempo hace cucharas) Cualquier pringado aburrido habríamos llegado a su misma conclusión. 

           En este tiempo que he estado sin dar señales de vida no ha sucedido demasiado, por eso no he escrito; lo de dar pena no mola nada. A cada uno con las suyas le sobra y le basta. Tan solo decir que me han llamadao para otra entrevista que me apetecía muuuuucho pero, para no variar, al final me han dejado con la miel en los labios y me he quedado con las ganas. Joder, el día que consiga curro de verdad no me lo voy a creer! Pero ese día aún no soy capaz de visualizarlo en mi mente.

           Para colmo, lo que más me apetecía de esta estación (las castañas) se están terminando sin que me haya dado tiempo de ir a recogerlas. Siempre me ha encantado la recolección, ¡anda que no habré ocupado yo horas de ocio laboral en buscar los mejores castaños y en llenar bolsas y bolsas para que la abuela luego las cociera con hinojo y un poquito de sal...! ¡Deliciosas! Este año, a pesar de estar parada, sólo he podido recoger unos puñados en una escapada y asarlas en la cocina de leña. Algo es algo! Además tampoco hay demasiadas, lo bueno es que no tienen gusanos como otras veces y aunque tengan menos proteína, es tranquilizador saber que no vienen con "inquilino". jejeje




            En esta época, al recoger tanto las castañas como el maíz te das cuenta de repente de la cantidad de bichos y de la variedad de vida que hay en el bosque...Anque no los veas directamente ves lo que dejan tras de sí. Te encuentras granos mordisqueados por ratones y ratas, mazorcas medio comidas por el zorro, granos arrancados por los pájaros... Y ves heces y huellas de muchos animales más que se han afanado en llenar sus madrigueras: conejos, tejones, liebres. A pesar de que ya todo parece estar bastante dormido, para muchos animales es una época de gran actividad.

            Los días son cada vez más cortos y las temperaturas más bajas. Llueve algo casi todos los días y los trabajos del campo están casi terminados, por lo que la gente pasa más tiempo metida en casa. Al fin y al cabo no nos diferenciamos tanto de los animalillos salvajes: verano época de trabajar y recolectar comida para pasar el invierno a cubierto y a salvo, cada uno con su despensa bien surtida para cuando fuera no haya nada. Aquí cobra todo su sentido el idiom de los ingleses de guardar for a rainy day.

            En cuanto a mí, para no estar tan en estado de hibernación me he apuntado a dos cursos del ayuntamiento muy por debajo de mi nivel profesional, pero si quiero dejar esa porquería atrás tengo que buscar otros caminos/ rutas de escape. Espero que en algún momento me ayuden a encontrar trabajo y si no, pues al menos haré algo de vida social, que os aseguro que vivir en una aldea rodeada de gente de cuarta o quinta edad es matador. A veces pienso que con el perro me entiendo mucho más...

Uno de nuestros paseos.

             A pesar de que llueve bastante, el bosque está precioso, por no hablar del olor a todo tipo de vegetación mojada... Resulta muy acogedor y relajante.