sábado, 21 de julio de 2012

Excursionistas incautos

          Lo que NO hacer yendo de excursión ...NO prestar atención al reloj, o simplemente al movimiento del Sol.

          Aunque se está haciendo tarde, mi novio quiere visitar unas ruinas que se veían más atrás. Así que buscamos un lugar donde podamos atravesar el río saltando de piedra en piedra. Yo ya estoy viendo que una va a terminar con el trasero en el agua... Milagrosamente, llegamos secos y en seguida encontramos lo que buscábamos:

Aunque lo parezca no es la entrada a la cueva de Alí Babá


        Desde el río no se puede acceder, así que rodeamos los restos por atrás.

El sitio tiene un pinta un tanto tenebrosa

Uuuhhhh... ¡Quiero irme de aquí!

        Oscurece y resulta difícil distinguir el sendero...

Hasta que, efectivamente, lo perdemos.

   Hay maleza y zarzas por todas partes y del camino, ni rastro... Los bichos nocturnos empiezan su actividad y a cada paso oigo movimientos y ruidos en los zarzales a nuestro alrededor.  Mi imaginación desbocada no ayuda nada... Siguiendo un falso sendero casi nos caemos en unos agujeros tapados por los helechos de una antigua presa o algo similar. Mi corazón va a mil... Maldigo mi cabeza por hacerle caso al churri y por dejarme llevar. Asustados, decidimos dirigirnos al río a ver si con la poca luz que queda podemos atravesarlo. Finalmente sí lo cruzamos, mojándonos esta vez, y seguimos por la otra orilla, que sí tenía un sendero bien delimitado y aún visible porque había menos sombra. Lo logramos. ¡Menos mal!

        Moraleja: MIRAD EL RELOJ, LEÑE!!!!  Que luego nos sorprendemos con las noticias sobre excursionistas y montañero incautos que se quedan perdidos Dios sabe dónde, sin abrigo, sin comida y sin nada! O que por falta de luz (y de sentido común) se caen en pozos, barrancos, etc. En fin... Y yo que solía pensar: "Hay que ser gilipollas... ¡¡Pero cómo les puede pillar la noche fuera!!  Pues ya ves tú: Escupe hacia arriba y te caerá en la cara.  ¡Tal cual!

        Por el camino aún quedan en una de las charcas un grupo de diez adolescentes bebiendo y jugando a las cartas, aunque casi no se ve. Al final, a pesar del canguelo y del mal rato pasados, llegamso sanos y salvos a eso de las 22:30. La temperatura es muy agradable: alrededor de 25 grados. El murmullo del río resulta de lo más relajante.

El sitio está precioso

Viene un delicioso olorcillo a calamares, que se nos hace la boca agua.

Aún queda gente bañándose. Otros están llegando para su baño nocturno.

                  Otro bañito no estaría mal, pero es hora de marcharse, que el churri mañana trabaja y aún hay que cenar. Pensando en lo difícil que resulta dormir en casa con el calor infernal de allí dan ganas de quedarse aquí y dormir al raso.

             Desde las 19:30 que llegamos nos dio tiempo a bañarnos, a explorar, a perdernos y casi matarnos..., para al final irnos super relajados y con las pilas cargadas. Para tres horitas no ha estado mal! :))

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)