jueves, 3 de mayo de 2012

Increíble pero cierto

       Desde el Gobierno no para de decirse que se necesita mayor flexibilidad laboral. Es fácil decir eso para alguien a quien no le peligra ni su empleo ni su sueldo y que consecuentemente no tiene ni pajolera idea de lo que pasa en la calle. Además se moverán en círculos elitistas de gente que vive en una gran burbuja protectora y que no se relaciona con gente de a pie.

    Lo que hay en España desde los Tiempos de María Castaña ya no es flexibilidad, sino elasticidad extrema en lo que se refiere a condiciones de trabajo.¡ Pero ojo, que lo que se estira demasiado acaba por romperse!

      Os comento todo con lo que yo me he encontrado desde que en 2007 entré al mercado laboral.

1.- Empecé siendo falsa autónoma. Al pricipio el jefe pagaba mi IRPF y mi IVA (las facturas que hacía por los servicios prestados eran falsas, una parte iba en negro). Después cambió de opinión y las facturas empezaron a ser verdaderas (pero tenía que pagarme yo el IRPF y el IVA, cuando el IVA tendría que pagármelo él que era el que compraba mis servicios y luego yo pagárselo a Hacienda) Chitón o puedes irte si la idea te gusta más.

2.- Probé suerte como comercial de cursos de formación. Mes de prueba sin contrato. En caso de superarlo te hacían un contrato mercantil. De los cursos que "vendieras" tenías que pagar tú el material didáctico! Sois una academia, si los libros son vuestros cobrádselos a los alumnos, que son quienes los van a usar, no a los comerciales!!! No terminé ni ese mes de prueba. ¿Qué sería lo siguiente, pagar por trabajar?

3.- Asalariada al fin. Todo parece de lo más correcto hasta que casi al mes de estar trabajando unos compañeros me advierten sobre las deudas que los clientes contraen con la empresa... ¡¡¡Que tenemos que asumirlas los empleados!!! Cuando cobras a los ganaderos ese dinero es para los jefes, lógicamente, y luego de ahí ellos sacan para pagarte a ti... Pero cuando el ganadero no paga resulta que ese dinero no se lo debe a la empresa sino a ti... IMPRESENTABLES. Y más impresentables aún por no mencionar nada en el momento en que te contratan, por tenerte que enterar por los demás empleados semanas más tarde!! No comments!

4.- Falsa autónoma de nuevo. Esta no he llegado a aceptarla. 1600 al mes sin vacaciones remuneradas, poner coche y gasoil. Y asumir los gastos de todos los fungibles de trabajo (tubos de analíticas, agujas, antiparasitarios..., que el antiparasitario vale una pasta gansa, a propósito y viene en garrafas de 5 litros que cuestan alrededor de 600 euros) Como para que un ganadero no te pague la desparasitación..., lo cual era muy probable. O que se te quede alguna garrafa empezada y que nadie quiera usar el resto... ¡Telita! Eso sería aceptable si fuese realmente autónoma de verdad, pero si no es un auténtico puteo.... Además tenías que contratar tú internet de banda ancha para la remisión de muestras a laboratorio y recepción de resultados, comprarte impresora... El internet tiene permanecia y si no la cumples te clavan. ¿Cuando me vaya quién lo va a pagar? Y total ellos ya lo tenían en la oficina... ¡No lo entiendo!

      En tan poco tiempo mirad ya toda la basura que he aguantado, no quiero ni pensar lo que tendré que hacer en los próximos años. Esto ya no es ni flexibilidad ni siquiera elasticidad... Habría que inventar una palabra nueva. Te digo que a los que se les llena la boca hablando de toda esa mierda habría que ponerlos una temporada a trabajar en las condiciones surrealistas en que lo hacemos el resto de los mortales. Si hacen con nosotros lo que les da la real gana, ¿qué se nos puede pedir ya más? ¿Volver a la esclavitud y dar las gracias?



           
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)