martes, 29 de mayo de 2012

Historias de emigración y teléfono

            En la anterior crisis de principios de los '80 Galicia volvía a ser, como había dicho Rosalía en su famoso poema, un país de "viúvas de vivos e mortos". Viudas de vivos por los emigrantes y viudas de muertos por los desaparecidos/ahogados en el mar (la Costa da Morte no se llama así por casualidad). Su obra volvía a tener más vigencia que nunca tantos años después de ser escrita.

           Mi padre, como tantísimos otros, tuvo que salir cuando yo tenía 5 años y no fue hasta 7 años más tarde que pudo volver... Hoy me ha dado por recordar cuando íbamos los domingos por la tarde prácticamente todas las mujeres y niños de la aldea a la taberna del pueblo a esperar a que sus maridos y nuestros padres llamaran... Era el único sitio de la aldea con teléfono... y tenías que estar allí sobre dos horas, porque todos llamaban al mismo tiempo y les era difícil pillar la línea desocupada. Una llamada a la semana en un rincón oscuro sin prácticamente nada de privacidad (el sitio estaba abarrotado de gente esperando noticias de sus familiares), con todo el mundo oyendo lo que hablabas... Pero querías oír su voz y saber unos de otros que todo iba bien en las dos partes... :)

           Los asuntos más importantes se dejaban para comentar por carta: ha llegado el dinero, Fulano vende tal finca y qué te parece si intentamos comprársela, qué tal te trata el patrón, ha parido tal vaca y ha traído un ternero muy bueno que esperamos poder vender por X cantidad... (en esos momentos sólo teníamos 5, y un parto era en verdad un gran acontecimiento, el dinero de la cría podía sacarte de más de un aprieto). Pues bien, mi madre siempre me dejaba que le mandase también en el sobre una hojita con "mis noticias". En una de las primeras le contaba que: "ha parido la gata vieja y ha traído cuatro gatitos: uno blanco, otro negro, otro no_sé_cómo y con una mancha no_sé_dónde..." jajajajaj Dice que la guardó mucho tiempo porque mi Gan Noticia Bomba le hacía partirse de risa, jejeje y aún hoy en día cuando hablamos de aquellos años se ríe de mí. XDDD. A los 5-6 años ya tenía mucha fluidez, ya que empecé a leer antes de ir a la escuela; mi madre me enseñó en casa, y como además tenía el aliciente de que quería escribir a mi padre, pues más aún.

            En la clase de Parvulitos, de unos ventipico que éramos sólo habría cuatro o cinco que no tuviesen a sus padres emigrando (Inglaterra, Alemania, Holanda y sobre todo, Suiza). Los menos afortunados incluso tenían fuera a ambos progenitores y vivían solamente con los abuelos... :(  El día que uno anunciaba que tal día su(s) padre(s) volvía(n) de vacaciones era un gran acontecimiento y los demás nos moríamos de envidia... Porque teníamos ganas de verlos y porque esperábamos con ansia lo que nos traían (chocolatinas con unos envoltorios preciosossssssssssssss y material escolar, así como todo tipo de historias y aventuras reales o inventadas)

           Suiza y lo que hacían nuestros padres allí era nuestro gran tema de conversación. Recuerdo que solíamos decir que los lápices de colores ALPINO venían de allí (lo cual no es cierto, obviamente), pero las montañas cubiertas de abetos y la cabritilla que aparecían en la caja, por no mencionar la propia marca, era lo que sugerían. jejejej  A medida que nos iban trayendo material escolar de allí ya nos fuimos desengañando. El que ellos nos traían nos parecía de otro mundo (cajas de lápices de 36 colores nunca vistas hasta entonces, en aquellos preciosos estuches de lata en los que aparecía la foto de un paisaje alpino real, todo tipo de rotuladores, compases que entonces eran la repera...) Una vez mi padre me trajo una regla que causó verdadero furor: era de propaganda de algún tipo de material de construcción, yeso, pintura, madera o qué sé yo... y que por el medio traía insertado un lápiz de albañil/carpintero que lo podías sacar y luego volver a guardarlo! O a otra niña que le trajeron una goma de borrar tamaño ladrillo, que todos queríamos utilizar a pesar de ser un endemoniado_artilugio_destroza_cuadernos... La diversión se terminó cuando su abuela se la cortó en cinco o seis trozos con un cuchillo de cocina para hacerla más utilizable... ¡Vaya masacre! jajajaj Lo que la pobre cría pudo haber llorado...

          Cuando al fin mi padre volvió definitivamente, yo le quería y tal, pero había una gran barrera entre nosotros... Falta de confianza. Era algo así como "el desconocido que anda por casa"... ni yo le conocía a fondo ni él a mí y no sabíamos muy bien cómo tratarnos. Pasamos una etapa difícil. Es una cosa difícil de explicar, pero quien haya pasado por la situación me comprenderá...

          Hubo otros que se quedaron allá y solamente están volviendo ahora o volvieron hace 5 o 6 años, una vez que tenían edad para cobrar la jubilación de allí. La mayoría de esos matrimonios que se vuelven a juntar tantísimos años más tarde se ve que no están a gusto; no se quieren, no se entienden y algunos directamente se odian... La mujer quiere a aquel hombre que se fue hace 20 o 30 años, y el hombre quiere a la mujer que dejó atrás... Sin embargo, lo que se encuentran al juntarse al cabo de tanto tiempo es que ¡¡¡esa persona ha dejado de existir!!! La gente cambiamos y vamos evolucionando con el tiempo, y cuando una pareja convive, evoluciona al mismo tiempo y más o menos en la misma dirección... Pero cuando cada uno está completamente por su lado, en situaciones y circunstancias tan distintas, la evolución de cada uno también es totalmente diferente.Una clienta que tuve y con la que tenia mucha confianza me comentaba la situación de primera mano: ella tantos años esperando a una persona que ya no es la que era y él ahorrando dinero, dinero y dinero para estar bien en España cuando se jubilase... solo que su casa y su familia ya no las sentía como a su casa y a su familia (sus hijos solamente son sus hijos porque los ha hecho, pero poco más, ya que ni los conoce...)

           Y por último también están los hijos de aquellos emigrantes que han nacido en el país que los acogía y a los que sus padres se traen de vuelta cuando son adolescentes... Para los chicos el la Gran Putada del Siglo el que los arranquen del sitio donde están arraigados y tienen su vida para traerlos al que es el país de sus padres, pero definitivamente no es el suyo... Es un gran desbarajuste en su vida. Es la siguiente generación y el viaje es en sentido inverso, pero la situación es casi la misma. :((  Es lo que le pasó a una de mis mejores amigas.

          Hay que saber volver en el momento adecuado.

3 comentarios:

  1. Galicia,tierra de tantos emigrantes...
    Comparto mucho de lo que cuentas,las MILAN enormes (jajaja que recuerdos), los lápices ALPINO con los que dibujaba milyunahistorias...
    Lo de las llamadas de teléfono,pero sobretodo lo de la carta, es muy tierno! Mi madre también, guarda la primera carta que les envíe hace ya más de una década, aún le emociona releerla.
    Supongo que casi siempre es más fácil irse que quedarse y esperar a la gente querida.

    ResponderEliminar
  2. Buenos dias:

    Me ha encantado el artículo, muy ilustrativo acerca de lo que puede implicar el síndrome del expatriado. Por mucho años que lleves fueras y por mucho que aceptes la cultura y las costumbres del lugar al que vayas, sientes en tu fuero interno que nunca eres uno de ellos, que a pesar de todo, sigues siendo un español en Alemania, Suiza, Francia.....

    Y a la vuelta a España, te encuentras que ese no es el país que dejaste atrás, ni que decir tiene que tu círculo de amistades está completamente disuelto, al igual que muchos de tus familiares, cuando no muertos, eres un perfecto extraño en tu pueblo. Todo esto me lo imagino en una persona que por ejemplo, se haya marchado fuera de España en 1975 con 25 años y vuelve ahora en 2013 con 63 años..... imagínate con lo que ha cambiado España en casi 40 años la reentrada que va a tener, se le tiene que caer el mundo encima.

    Todo esto es algo que llevo planteándome desde hace mucho tiempo, puesto que estoy considerando seriamente la posibilidad de marcharme de España a mis 40 años visto el negro futuro que nos espera a mi y a mi familia. Y siento verdadero vétigo para dar el paso debido a que me aterra la sola posibilidad de acabar siendo un extraño para todos los que me rodean.

    Sin mas, estas son mis reflexiones.

    Santurtziarra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, lo escribí tal y como lo siento. Es un tema sobre el que siempre he pensado mucho ya que siempre ha formado parte de una u otra forma de mi realidad.

      La emigración en muchos aspectos es una auténtica putada... pero demasiado a menudo también es un mal necesario! No solo ayuda en términos económicos (entre otros) al emigrante, sino también al país emisor de esa emigración al entrarle las divisas. ¿¿Qué sería de Galicia de no ser por América primero, y Alemania y Suiza después?? No quiero ni imaginármelo...

      Claro que tiene que ser horrible al volver ver que sientes a los demás como extraños, pero también es deprimente ver como todos a los que conoces se van y te quedas solo, en un lugar que no te ofrece posibilidades. Así que lo normal es que, después de algún tiempo reuniendo el valor necesario, des el salto y busques algo mejor.

      Suerte en lo que sea que decidas! :)

      Eliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)