domingo, 1 de abril de 2012

El deporte, mejor en compañía

Mi vecina y su perrita en uno de sus paseos habituales.                                           Mi hermano también tenía un gato ciclista, pero él tenía que sujetarlo; digamos que su minino no era deportista por elección propia...  jejejej Esta perrita, en cambio, va tranquila y feliz, como podéis ver.                                                  El mismo gato de mi hermano además sufría un columpio de fabricación artesanal y que alcanzaba unas velocidades y alturas nada recomendables... ¡Menos mal que la inercia lo aplastaba contra el fondo del cesto impidiendo que el pobre bicho saliera volando! jajaja  Adrenalina a  tope!

             Aún con todo lo que soportan, los animales siempre (o casi siempre) eligen  relacionarse y jugar prefentemente con niños... ¿será que sus cerebros están más en la misma onda? ¿O realmente les gustarán las emociones fuertes? XDDDD                                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)