sábado, 4 de febrero de 2012

Viajar con los ojos y la mente abiertos

         Si ninguna alegría imprevista (que me llamen para trabajar) lo impide, me pasaré quince días en la Extrema y Dura, como dice mi novio. Por delante 6 horas largas de viaje en coche y de noche, para más inri... ¡Bravo!  :)  Y ahora pensando en todas las cosas con las que voy a reencontrarme, me acordaba de la visita que una amiga y su novio le hicieron a J cuando fueron el año pasado... ¡Gasoil desperdiciado! Casi, casi es como si no hubiesen estado; tan sólo fueron a hacerse la foto donde se la hace todo quisqui: Mérida, Trujillo, Cáceres... Reconozco que son sitios a los que merece la pena ir al menos una vez, pero si les preguntas que qué han visto no te sabrían decir nada más... Viniendo del noroeste de España, ya me dirás qué tiene en común con Extremadura, ¡nada! Y sin embargo no les llamó ni un poquito la atención el contraste, y vaya si lo hay:
  •  verde vs sequía.
  •  vegetación exhuberante vs dehesa.
  •  terreno accidentado vs llanura hasta el horizonte

    En realidad esto ya es Ávila, pero me venía al pelo! :P
  •  vacas rubias y frisonas vs cerdo ibérico y toro de lidia.
  •  cultivos de pradera y forraje en general vs cultivo de tabaco y arroz.
  •  cuadras y hórreos vs secaderos de tabaco.
  •  minifundio vs latifundio.
  •  ni se han dado cuenta de las tremendas infraestructuras para riego que tienen los extremeños, y no me refiero sólo a los embalses, sino a todo el intrincado y larguísimo sistema de canales. (A mí  me han impresionado sobremanera) y cómo una vez tienen agua, consiguen que el terreno produzca de verdad.
  • El tema de los pueblos de colonización, otro tanto... No creo ni que lo recuerden, o que los hayan visto siquiera a pesar de atraversarlos justo por el mismísimo centro.
  • Pocos sitios conozco tan heterogéneos en todos los sentidos como Extremadura. ¡Me encanta! En pocos kilómetros de radio puedes ver todo tipo de paisajes.
  • Monfragüe ni fu ni fa... ¡Con la cantidad de animales que no hay en Galica y que allí puedes ver y lo bonito que es!
  • La Vera y el Jerte no les han llamado ni lo más mínimo, (bueno, vale, una foto en una de las gargantas y ésta desde el final del valle). Durante todo el trayecto estuvieron ansiosos por llegar al "punto de disparo" sin querer parar en ningún pueblo ni nada...

TODO el valle del Jerte



Claramente no fueron en el momento adecuado.

  • Para conocer un sitio tienes que conocer sus pueblos, que es donde se sigue guardando la esencia. Conocer al menos la arquitectura propia de la zona, si no te da tiempo de mezclarte con la gente. 
 
En Garganta La Olla



           Este sitio me recuerda a la zona de Bassel, en Suiza, pero a lo pobre.

           Lo que comentaba al principio; que hay gente (mucha y cada vez más) que sólo va a los sitios a sacarse la foto que luego enseñará a sus amigos/conocidos, pero a la que realmente no le interesa un pito lo que le rodea. Sólo va a ver lo que todos han visto ya y no explora ni intenta descubrir nada de lo que la zona tiene que ofrecerle. Ni siquiera es capaz de ver lo que tiene delante de las narices; lo mira pero no lo ve...  :(  ¿ O será quizás que la gente de ciudad se fija en otras ciudades y la del campo nos fijamos más en el ambiente rural?  ¡Que a mí también me chifla visitar otras ciudades, ojo!

           Creo que no estoy sabiendo explicarme... Lo que quiero decir es que a ver si con las ansias de ir a ver los sitios más conocidos/famosos somos incapaces de disfrutar del trayecto hasta esos sitios, si con las ganas de ver ese lugar de las postales nos olvidamos de sentir dónde estamos realmente, que es mucho más de lo que aparece en las guías de viajes... ¡A menudo lo mejor está aún por descubrir! Como este castro aún habitado (por un hermitaño) en la provincia de Ávila.





 Un día nos encontramos un hermitaño!! (arriba a la derecha, fijaos)

          Para eso tuvimos que EXPLORAR. Y si no me creéis mirad por dónde subimos para encontrarnos de pura casualidad con el paisano, tanto que casi estuvimos a punto de entrar en su choza a invadir su intimidad, creyendo que también estaba abandonada...

¡Única ruta de acceso!

          Ha quedado un post muy liado, pero yo me entiendo, como dicen por ahí. jejje ¿Qué otro sitio conocido nos pordría deparar tal sorpresa? Ninguno.

¡¡¡ALLÁ VOY EXTREMADURA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)