domingo, 19 de febrero de 2012

Hasta no se sabe cuándo

            Si todo sale como se espera, muy seguramente este último viaje a la "Extrema y Dura" sea realmente el último en muuuuuchos años... Es una sensación agridulce; guardo muy buenos recuerdos de allí ya que siempre fui por placer y he llegado a conocerla bastante bien, pero también quiero seguir avanzando y que nuestra vida se vaya asentando.

Será un hasta luego

          ¡Ya está bien de trabajar a 600 Km el uno del otro! Todo apunta a que la obra de J estará al fin terminada antes del verano . ¡Ojalá! Y si yo voy a tener trabajo tampoco podré escaparme más a visitarle. De todos modos, tiempo andando, supongo que volveremos en algún momento, para él ha sido mucho tiempo allí como para no tener ganas de volver más.

          Fastidia bastante cuando lo haces por "obligación" porque no tienes más opciones, pero también es muy enriquecedor el pasar una temporada fuera trabajando. Salir de tu pequeña burbuja o como diría Nemo, salir del arrecife a explorar el vasto océano. Conocer otras formas de trabajar, de pensar y de ver las cosas y la vida en general. Aunque para qué negarlo: estamos jodidos porque esta etapa se prolonga demassssiaddddo.

Adiós a esas llanuras y días tan soleados.
¿Podéis creeros que nunca había visto cactus?

             Y sobre todo, sobre todo... ¡Adiós a las 7 horas de carretera (solo ida) cada vez que bajaba! Para él son 6 (sólo ida) cada fin de semana. DEMASIADAS!!! Para ir tan solo de vez en cuando como iba yo, sin prisas y relajadamente, observando el paisaje, la excursión no estaba del todo mal.

En algún lugar de las Españas...

             Bye, bye. A ver qué nos depara esta nueva etapa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)