miércoles, 8 de febrero de 2012

España agitanada

            Hoy tenía pocas ganas de estudiar, así que de camino al centro, decidí darme un garbeo por la zona más gitanil de este pueblo (de la que la calle donde estoy estas dos semanas forma casi parte, dicho sea de paso! De hecho pegado a nuestro edificio hay una especie de templo donde los gitanillos van a armar barullo y jaleo hasta cansar. Sus misas son MUY escandalosas) Cómo no, he sacado alguna foto para enseñaros:


España profunda


100%  lolailo...


Parte de atrás de nuestra calle.

Callejeando.

             La zona del centro es como todas las de cualquier otro pueblo o cuidad. Aquí hay como dos pueblos viviendo "side by side" y que, a mi parecer, tienen poco que ver uno con otro; la parte paya y la parte árabe y gitana. He sacado mis fotillos en la parte lolaila porque le veo más intríngulis e interés, además de ser más alegre y con más vida. (en las fotos no se ve porque ya casi era hora de comer, pero siempre está lleno de niños muy pequeños por estas callejuelas) Me llama la atención que  las casas de los gitanos de este pueblo están por lo general bien pintadas por fuera y de colores muy vivos. Con muchas flores, muchas macetas, mucha cortina, etc. Un poco recargado para mi gusto, pero se ven bastante cuidadas. O quizás ésas sean las de los gitanos con pasta... porque también hay otras bastante destartaladas. Eso sí; la ropa tendiada en la pared que no falte! 

              Algo bastante común aquí y aceptado socialmente, por lo que parece, es pagar a los gitanos labores de vigilancia en obras   ¿¿¿¡¡¡...!!!???   Aquí todo lo que no esté vigilado vuela o se desvanece... Algunas empresas parece ser que tuvieron a empresas de seguridad contratadas, pero hubo bastantes palizas a los guardias y se fueron! La jugada es la siguiente: una noche roban en una obra (no se sabe quién) y hacen el gamberro por allí (tampoco se sabe quién), pasan sólo dos o tres días y casualmente aparece el patriarca gitano por las oficinas de la empresa en cuestión ofreciéndose él y el primo para vigilar... Por el módico precio de una pasta gansa, claro! Pero igualmente les contratan. Que cada uno saque sus propias conclusiones...

            Total, que fui como una valiente a cortarme el pelo a una peluquería nueva, y digo lo de valiente porque cuando dejas tu cabeza en manos de un nuev@ peluquer@ desconocid@, te entra una especie de angustia/incetidumbre sabiendo que sólo pueden pasar dos cosas: Uno; que el tío/tía sea la repera y salgas divina de la muerte o Dos: que simplemente te la desgracie sin remedio si llevas el pelo tan cortito como yo. Esta vez hubo suerte! ;)  Lo que me dejó de buen humor para todo el día.  Me compré unos CDs para poder escuchar los audiobooks mientres voy en el coche y así se me fue la mañana!



            Así que por la tarde tocará estudiar "to make up for the time I wasted in the morning". See you! Otro día, más y mejor. (Se intentará)   ;)

2 comentarios:

  1. En mi pueblo las calles asi son de payos, son los que viven en esas casas. Y los gitanos tenemos casas bastante mejores, no por mal, pero aqui los payos son bastante... Buenp, se dedican a lo que se dedican...
    Gran pagina! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las de los gitanos estaban por lo general muy cuidadas tanto por fuera como por dentro (tenian siempre las cortinas abiertas)

      Eliminar

Vamos, ¡puedes opinar! ;)