lunes, 6 de febrero de 2012

Viajar sin curiosidad..., ¿para qué?

             Un poco de curiosidad debería ser algo indispensable que todo viajero/excursionista/turista debería llevar en su maleta, porque... si no es la curiosidad y las ganas de ver y aprender cosas lo que te lleva a viajar, ¿qué es entonces? ¿O acaso vas a un sitio simplemente para poder decir que has estado allí y sacar unas cuantas fotos que lo demuestren?

          ¿Merece la pena ir a otro país para ir a comer unha hamburguesa a McDonalds o un café a Starbucks? Esto viene a cuento de una visita a un familiar que se ha ido a vivir a otro país y cuando fuimos a visitarle nos dimos cuenta que no conocía NADA del mismo; ni siquiera había visitado sitios que le quedaban a menos de una hora en coche!! He de decir que él no fue de turista, sino a trabajar, pero, ¿no le pica la curiosidad para pillarse el coche e irse con su novia al pueblo de al lado a pasear, simplemente? Por ejemplo, que el ver sitios no necesariamente implica un desembolso económico. Para mi forma de verlo, cuando estás en un país extranjero que aún no conoces, el simple hecho de calzarse unos zapatones o pillar un bici para ir al monte, al pueblo de al lado, al río, al lago o a caulquier sitio al que puedas ir sin coche ya sería hacer turismo... Porque estarías conociendo algo nuevo, sin importar lo lejos o cerca que te quedara.

          Ellos, sin embargo, poco más conocían que la autopista que atravesaba el país y que usaban para ir a trabajar!! Lo peor es que llevaba casi dos años viviendo allí, y ni siquiera había visitado pueblos o ciudades que quedaban al ladito mismo de la autopista... No es que no tuviera con quien ir de paseo, que estaba con su pareja (quieras que no, si estás sol@ no es lo mismo) o que no quisiera gastar pasta (se gastaba un montón en prendas de marcas caras y en todo tipo de caprichos...bastante más que lo que nos gastamos nosotros en gasoil) era y es simplemente una cuestión de curiosidad. De tenerla o no tenerla, de interesarte por lo que te rodea o no...

          ¡Si yo tuviera la suerte de pasar una temporadita trabajando en otro país y con un sueldazo como el suyo, anda que no iba a pateármelo yo de arriba a bajo! No me quedaría ni un recoveco a donde ir a poner la banderita, jajaja Al menos no me dejaría ningún sitio que pudiese visitar en dos o tres días.  Personas así, pasado el tiempo y al echar la vista atrás, ¿no se arrepentirán de no haber aprovechado la oportunidad de oro que tuvieron? ¡Que hay gente que pagamos por ir donde tú estás! Y tú que tienes la inmensa suerte de vivir ahí y no lo aprovechas... Como dice el refrán: Dios da pan a quien no tiene dientes...

         Y a vosotros, ¿os ha pasado alguna vez que, por ejemplo, unos amigos vayan a visitaros y no vean lo que les muestras a pesar de tenerlo delante de los ojos? ¿Que su ansia por sacar unas cuantas fotos impresionantes no les dejen disfrutar de la verdadera esencia del lugar, de su auténtico sabor? ¿Que no sean capaces/no quieran ver la infinidad de pequeñas cosas que hacen que un sitio sea lo que es? A mí me ha pasado y es frustrante! Sientes que estás malgastando tu tiempo, energía, gasoil y vuena voluntad en alguien que solo colecciona fotos sin significado ni sentido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)