sábado, 28 de enero de 2012

Esperando esa llamada...

        El día que contactaron conmigo para saber si querría volver a trabajar para ellos me propuse no volver a pensar en el tema hasta que la cosa estuviera más concretada y volvieran a llamarme. No quiero hacerme falsas ilusiones, pero es que no puedo quitármelo de la cabeza. Es que ese trabajo no sería un trabajo cualquiera, sino el tipo de curro que he estado esperando durante estos últimos cinco años. Al anterior, aunque duró más de cuatro años, siempre lo consideré temporal, mientras no pudiera largarme. Siempre sin tomármelo demasiado en serio o con un mínimo de cariño; siempre lo he detestado! Con éste sería todo lo contrario. A priori prácticamente todo son pros y ningún contra.

Pros:
  1. Se habrían terminado los marrones.
  2. Se acabaría el pasarlo mal y estar tensa todo el rato.
  3. Fin de las urgencias.
  4. Fin del mal rollo.
  5. Finito a las peleas con ganaderos.
  6. Adiós a tanta prepotencia.
  7. Viviría tranquila.
  8. Podría ir limpia .
  9. Horario normal.
  10. Sería asalariada y no falsa autónoma.
  11. Parece para largo.
  12. Aplicaría los conocimientos adquiridos.
  13. Aprendería cosas nuevas.
  14. Experiencia en otro sector.
  15. Crearía una buena red de contactos.
  16. Volvería a tener ingresos.
  17. No necesitaría meter mi coche a trabajar.
  18. Sobre todo, mi vida se iría encaminando.
Contras:
  1. El sueldo es malo.
  2. No es lo que se espera de mí (me la sopla!).
       Por si aún no ha quedado claro: Quiero ese curro!!!! Ya jodería que al final se quedase en nada... ¡Tocar madera! Aparte de trabajar, también necesito sentirme a gusto en mi trabajo! Por favor; ¡que me llamen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vamos, ¡puedes opinar! ;)