lunes, 30 de enero de 2012

¡Retuércele la boca, hijo, retuércele la boca!

            Ya que hoy ha estado un día alegre y soleado, que invitaba a pasear, a mediodía me metí con el perro a dar una vuelta por un camino cerca de mi casa muy poco transitado. Un camino medio salvaje y muy tranquilo que me encanta.



Y me encuetro con que estaba lleno, pero lleno, lleno de madrigueras de conejos, de sus rastros, galerías y pisadas:





           Y recordé otro cuento que me contaba (y representaba!) mi abuelo cuando yo tendría en torno a 4-6 años y que me hacía partirme de risa hasta saltárseme las lágrimas y dolerme el estómago. Imaginaos al abuelete poniedo voces, caras, saltando y gritando... haciendo el tonto, en una palabra. Entonces me hacía tanta gracia que tenía que repetírmelo una y otra vez, y él una y otra vez lo hacía... ¡Santa paciencia!

           Esto era un padre que tenía un hijo que no era bien de la cabeza, y un día yendo por el bosque ven la entrada de la madriguera de una liebre y deciden que tienen que atraparla, ya que en aquellos tiempos no todos los días se comía carne, y mucho menos de liebre.
- ¡Mira, hijo mío, aquí tiene que haber una liebre! ¡Tenemos que atraparla y llevárnosla a casa, verás qué contenta se va a poner tu madre!
-¿ Y cómo vamos a hacer, padre?
- Pues tenemos que volver a casa, ya que necesitaremos un saco y una cacerola de lata.



Yo iré sigilosamente por la parte de atrás... Tú estarás justo aquí, en la mismísima entrada:





Tendrás que estar preparado con el saco abierto... Yo cuando esté pegado a la parte de atrás de la madriguera empezaré a golpear la cacerola, a gritar, a agitar los brazos y a hacer mucho ruido. La liebre se asustará y saldrá huyendo.
- ¿Y yo qué hago, padre?
- Cuando la liebre salga, tú estarás preparado con el saco y le retorcerás la boca. ¡Qué festín nos vamos a dar! ¡Y qué cara va a poner tu madre cuando nos vea! ¡Ya lo verás!

         Así lo hacen, vuelven a casa a por lo que les hace falta y actúan como habían acordado...
- ¡Ahí va, ahí va, ahí va!
- ¡Retuércele la boca, hijo mío, retuércele la boca!


¡YA SE LA RETUERZO, PADRE, YA SE LA RETUERZO!

- ¡¡¡La del saco, animal, la del saco!!!  ¡Burro! ¡Tonto, que eres tonto!
- ...   :_(
- ¡¡#Ç#&!! ¡Me cago en todo...! Este hijo mío no es normal...




Y colorín colorado... la liebre en el guiso NO ha terminado


         Me encantaba la idea de que el bichito más anónimo e indefenso saliera triunfante.  :)

sábado, 28 de enero de 2012

Esperando esa llamada...

        El día que contactaron conmigo para saber si querría volver a trabajar para ellos me propuse no volver a pensar en el tema hasta que la cosa estuviera más concretada y volvieran a llamarme. No quiero hacerme falsas ilusiones, pero es que no puedo quitármelo de la cabeza. Es que ese trabajo no sería un trabajo cualquiera, sino el tipo de curro que he estado esperando durante estos últimos cinco años. Al anterior, aunque duró más de cuatro años, siempre lo consideré temporal, mientras no pudiera largarme. Siempre sin tomármelo demasiado en serio o con un mínimo de cariño; siempre lo he detestado! Con éste sería todo lo contrario. A priori prácticamente todo son pros y ningún contra.

Pros:
  1. Se habrían terminado los marrones.
  2. Se acabaría el pasarlo mal y estar tensa todo el rato.
  3. Fin de las urgencias.
  4. Fin del mal rollo.
  5. Finito a las peleas con ganaderos.
  6. Adiós a tanta prepotencia.
  7. Viviría tranquila.
  8. Podría ir limpia .
  9. Horario normal.
  10. Sería asalariada y no falsa autónoma.
  11. Parece para largo.
  12. Aplicaría los conocimientos adquiridos.
  13. Aprendería cosas nuevas.
  14. Experiencia en otro sector.
  15. Crearía una buena red de contactos.
  16. Volvería a tener ingresos.
  17. No necesitaría meter mi coche a trabajar.
  18. Sobre todo, mi vida se iría encaminando.
Contras:
  1. El sueldo es malo.
  2. No es lo que se espera de mí (me la sopla!).
       Por si aún no ha quedado claro: Quiero ese curro!!!! Ya jodería que al final se quedase en nada... ¡Tocar madera! Aparte de trabajar, también necesito sentirme a gusto en mi trabajo! Por favor; ¡que me llamen!

martes, 24 de enero de 2012

¿Será ésta la luz al final del túnel?

   Acaba de llamarme uno de los socios de la empresa en la que hice la sustitución este verano para decirme que van a abrir una sucursal en el ayuntamiento de al lado, que si estaría interesada en volver a trabajar para ellos en la tienda nueva (haciendo algo totalmente distinto de lo que venía haciendo. Bien!). CLARO QUE SÍ!! Que me tendrían en cuenta y que ya hablaremos "más adelante" ...

    Me quedo con la duda de a qué se refería con más adelante, ¿un mes, dos, seis, un año? ¿..? Que sólo quería saber si estoy interesada...  ¿?¿?¿? Me quedo contenta para toda la tarde y a la vez nerviosa e impaciente por que me llamen cuanto antes para decirme algo más y explicarme un poco el tema. No sé ni para cuándo sería ni para hacer qué exactamente, ni por supuesto si me elegirán (espero que sí; si querían saber lo que me parece la idea...) ¡Necesito trabajar para no sentirme inútil! ¡Necesito mi independencia económica, salir de casa, moverme y hacer algo útil! No me entendáis mal: en casa tengo trabajo de sobra, pero yo necesito trabajar fuera; salir de casa, hablar con la gente, que me dé el aire...

    ¡Ojalá no me hayan enseñado el caramelo para luego no dármelo! Esperemos a ver qué pasa...

lunes, 23 de enero de 2012

Mi nuevo juguete!

         Estoy como una cría con zapatos nuevos... ¡Por fin me lo han dado! I'm jumping with joy! jejjeje






¡Pero qué cosa más bonitaaaa!

              Y para terminar,  un cuento:
                    
                        Esto es un pobre infeliz que va en su carro por la carretera; un carro tirado por dos yeguas viejas todo piel y huesos... y le adelanta un brasilero asquerosamente rico en su mega cochazo de 270 CV:
- ¡Pero qué haces! ¡Quita de en medio que no haces más que estorbar!
- ...
- ¡Paleto ignorante! ¡Apártate y deja andar a quien anda!

          Unos kilómetros más adelante llega el pobre paisano parsimoniosamente con sus yeguas y se encuentra al brasilero con el morro metido en la cuneta...
- ¡Epa, malandro! ¿Estás dando de beber a los caballos?

             Tocar madera y un ajo a la guantera.

sábado, 21 de enero de 2012

Dialogues between me and myself

     What to do the very day you wake up and suddenly realize you're 30 and haven't got the slightest idea about what you're going to do with your life? Let's imagine the situation: 30 years old, 5 of them doing a work you deeply dislike but haven't got the skills or knowledge for switching careers and doing something different. Moreover you feel your time for studying is over... If you think about it, it's almost worse than being 18 since you're nearly twice older and have wasted 12 years of your life... Mind you, you'll surely have done lots of things, such as falling in love, having your first steady relationship, becoming an adult and all that, but concernig your career you've wasted loads of time and efforts trying to improve your skills in a field which doesn't really fulfill your ambitions or expectations.
      
    The thing is: past is gone, but what to do now? I don't know what's coming next, but I'm totally convinced that I won't go on doing the same kind of work any longer.

miércoles, 18 de enero de 2012

A palabras necias...

           Me acabo de quedar a cuadros... Me encuentro con una prima de mi madre en un comercio y me pregunta con retintín: "¿Ahora no trabajas, entonces?"  "No, por ahora aún no"  y comenta con un vecino suyo como si yo no estuviera presente: "Ahora se trabaja  tres meses y luego a vivir pasmando el resto del año"  ¿¿¿¡¡¡...!!!??? Me callé porque le hubiera encantado que le respondiera y así entretenerse un rato dando espectáculo. Pero manda narices, que siempre va hablar el menos indicado... Su hijo tuvo hace años un accidente y lleva desde entonces sin dar palo al agua, de baja haciendo el maula. (Y trabajar puede, eh? Que según anda todo el día de fiesta para arriba y para abajo, bien podría trabajar)
       
           ¿Por qué alguna gente se alegra de que a los demás les vaya mal? Puedo ver el gozo en la cara de algun@ mientras plantea la preguntita de marras. Si sabes de sobra que estoy parada, ¿por qué lo preguntas? Ésta en cuestión es una mosquita muerta que siempre viene a saludar toda melosa cuando voy con mi madre. Bien lo dice el refrán: Muller larmeira ou puta ou meiga. ¡Qué gran verdad!

jueves, 12 de enero de 2012

Fue bonito mientras duró

          Definitivamente te vas/ te dejo..., pero antes quisiera despedirme como te mereces y darte las gracias porque:
  1. Fuiste el primero.
  2. Has sido mi maestro; me has enseñado a llevarte y a entenderte.
  3. Me has obligado a conocerte.
  4. Me has guiado.
  5. Me has enseñado lo que era la libertad y me la diste.
  6. Durante doce años has sido mi gran compañero de viaje y de mucho, mucho más.
              Por todo esto te digo de verdad "Gracias, Astra". Pero todo se acaba y ni tú ni yo podemos más. A ti se te acaba la salud y a mí me acabas con el dinero, por ello debemos decirnos adiós.




              Pues sí: este año voy a estrenar coche, elegido y pagado por mí. Al final resulta cierto lo que pensé cuando entré en mi primer trabajo, que parte de mis primeros ahorros serían para comprar nueva máquina. El que tenía era de mi padre, que me lo dio cuando él se compró otro y el pobre nunca ha tenido mucha salud... y lo peor es que estaba terminando con la mía a base de disgustos, el día que no se jodía por un lado lo hacía por otro. Siempre amenazando con morirse pero siempre malviviendo, de arreglo en arreglo.

         El nuevo será mío de verdad. Un flamante C4. Diesel TDI de 90 CV y 1600cc sin estrenar. ¡Estoy impaciente por tenerlo ya en casa! Es una chulada! Sólo espero que el motor sea suficientemente grande... no soy de mucho correr y si hasta ahora me ha servido uno de 70 CV, supongo que el de 90 será más que suficiente... Claro que el C4 también pesa más que el Astra de 16 años que tengo, con lo cual también necesita más fuerza. La alternativa que estuve barajando era un Mègane diesel TDI de 110 CV y 1500 cc, Km0. Estaban igual de precio, pero el Mègane es 10cm más estrecho (se nota a simple vista) y un conocido que tiene el modelo viejo me dice que la electrónica del Renault es lo peor... Me ha costado, pero al final me he decidido por el Citröen, ¡espero que salga bueno y no equivocarme!

sábado, 7 de enero de 2012

Winter time

Porque el invierno es tiempo de:
Recurrir al granero
Arrimarse a la lumbre

Y de recogerse temprano.
Tiempo de que... 
Mietras otros se desnudan...
... el acebo se engalana.

Tiempo de:
Días en que el sol brilla pero no calienta.
Y por supuesto:

época de bonitas estampas.

¡Porque el invierno también tiene su encanto!

  

lunes, 2 de enero de 2012

Pedro de las Cien Mañas

            Ése era el nombre que en las fábulas de mi abuelo tenía siempre el zorro, por ser un animal muy pillo y de extraordinaria inteligencia. Aunque no en todos sus cuentos salía muy bien parado... Ayer me acordadé mucho de él porque estuvo un día de niebla muy espesa y ése solía ser el ambiente de sus cuentos, ya que Pedro podía aproximarse de forma segura, sin ser visto, a los gallineros donde se guardaban las gallinas más gordas y hermosas.


Excelente día para ir a por gallinas

           Un cuento:


          Un día yendo por el bosque y con las tripas rugiendo de hambre, a punto de engullir las más gordas a las más pequeñas, el zorro se topa de narices en un matorral con una urraca empollando una docena de huevos.

- ¡Vaya, vaya! Qué suerte la mía: una urraca con sus huevos calentitos. ¡Qué suculento manjar!
- Por favor, Pedro, ten piedad.- replica la pobre e indefensa urraca.- ¿Vas a tener el valor de comerte a los hijitos que estoy esperando?
- Mucho me temo que sí; llevo casi una semana sin probar bocado.
- ¡Hay que tener poca vergüenza y ser muy cobarde para comerse a una urraca mientras empolla y no puede volar! ¿Qué crees que dirán de ti?
- Mmmm... ¿Que es mejor evitarme cuando esté con hambre?
- ¡Que eres un desalmado y un canalla!

     Ante tanto alboroto, el marido de la urraca, que volaba cerca intentado vislumbrar algo que llevarle a la buena de su mujer, se fija en lo que pasa y baja a toda prisa:

- ¡Hombre, mi buen amigo Pedro!- saluda alegremente- A ti tenía yo ganas de verte...
- ¿Buen amigo? ¿Verme a mí, por qué?- responde extrañado el zorro ante tanta efusividad.
- Porque justo hoy he visto a mi cuñado el cuervo, que se casa!
- Ya... ¿Y?
- ¿Cómo que "y"? ¡Que todo el mundo está invitado!
- ¿Y eso?
- Mi cuñado es un tío rico, pero rico de verdad. Verás la comida que va a haber e incluso sobrar. Comida de todo tipo y clase
- ¿Una boda de un cuervo?- pregunta el zorro igualmente extrañado e ilusionado- ¡Jamás hasta hoy había oído de nada igual!
- ¡Pues claro que no! Una boda en el cielo no es algo que se celebre cada día. Va a ser un banquete digno de reyes o de rajás, ¡así que resérvate para mañana!
- Ya veo. ¿Y tú no querrás que no me coma a tu mujer, por casualidad?
- No querrás tú quedarte en tierra por no tener quién te lleve a la boda mañana, ¿verdad? ¿Quién va a llevar a un zorro maloliente y cobarde? - Replica el marido de la urraca.


       El zorro se queda pensativo... Definitivamente quiere ir al banquete del día siguiente, pero tiene hambre HOY. Difícil dilema. Además el urraco perfectamente podría estar mintiendo...

- ¿Y si me mientes y todo es una patraña?
- Nuestro nido con los huevos seguirá aquí mañana.
- Hmmmn... Supongo que podré esperar.
- Mañana a mediodía aquí. ¡Vente elegante o al menos, presentable!

       Se va el zorro a su cueva relamiéndose pensando en lo que le espera al día siguiente, pero primero para en el río a lavarse y a quitarse el tufo de a diario. A la mañana siguiente está puntual frente al matorral de los urracos.

- ¿Y cómo vamos a llegar a la boda de ese cuñado tuyo?
- Volando, naturalmente. -replica el urraco.
- ¿¿...??
- Tú te subes en mi chepa, pero no te agarres mucho para no arrancarme las plumas.
-¡¡¡¡¡¡...!!!!!
- Tranquilo, piensa solo en el banquete que nos vamos a dar. ¡Va a ser memorable!

      Emprenden el viaje y cuando están tan alto que ya al zorro le falta el aliento, le dice el urraco:

- No te agarres tan fuerte, Pedro, que quiero frotarme las manos sólo un momento. ¡A esta altura se me hielan!

El zorro afloja un poco la presa y el urraco se sacude violentamente, haciendo que Pedro caiga en picado. Mientras se precipitaba a toda velocidad gritaba: 

- SI DE ÉSTA SALGO Y NO MUERO, NO QUIERO MÁS BODAS AL CIELOOOOOOOOO


           Moraleja de mi abuelo: lo que ya a priori parece una locura es que efectivamente es una locura.