sábado, 2 de septiembre de 2017

Bizcocho de piña y limón

     No es porque la receta sea de mi madre, pero realmente este bizcocho es, con mucha diferencia, el más rico que he probado, tanto de los comprados como hechos en casa. El limón y la piña casan muy bien juntos y le dan muchísimo sabor. Tiene un sabor muy intenso pero a la vez muy fresco.

INGREDIENTES:

- 5 huevos

- 2 yogures de limón / 2 "lemon fools" (de tamaño normal de los de toda la vida, que ahora los hay hasta de a kilo. O_o ¡Madre de Dios! ¿Pero quién se zampa eso?)

- 4 vasos de los de yogurt de harina. 
- 3 vasos y medio los de yogurt de azúcar.
- 1 sobre de levadura Royal
- 2 limones (el zumo y las rayaduras)
- 4 rodajas de piña en almíbar (si son grandes, sino 5 y media)
- Un chorro de almíbar.
- Un chorrito pequeño de aceite de oliva.
- Un poco de margarina (NO mantequilla) para untar el molde.

     Se precalienta el horno a 180ºC y se unta bien el molde con margarina. Se echa todo en un bol grande, se le da una buena pasada de batidora hasta que quede líquido, sin grumos ni tropezones ¡y al horno durante 45-50 minutos!

    En el súper, intentad elegir los limones que tengan un olor más intenso, da igual que sean grandes o pequeños. Si son grandes pero no saben/huelen a nada, ¿de qué nos sirven?. Si tenéis la suerte de tener limones "de casa" puede ser suficiente con uno. Y si podéis elegir entre yogur o lemon fool, el segundo le da más sabor, aunque con yogurt también queda bien.

     
    Y ahora vienen las confesiones y lo de pedir consejo a los posibles pasteleros que sepáis más que yo: la penúltima vez que la hice, a los diez minutos de sacarla del horno se me bajó completamente. De sabor hubiese estado cojonuda, pero de textura... Pfffff. ¡Más que tarta, aquello parecía queso! Tuve que tirarla. Lo único que hice diferente aquél día y que pienso que es donde pudo haber estado el fallo es que le di dos pasadas de batidora. Primero batí los huevos, los yogures, la harina, el azúcar y la levadura y luego le volví a dar otra pasada cuando añadí la piña y las rayaduras de limón. ¿Puede ser que al ir a batirla por segunda vez, la levadura ya estuviese actuando y al batirla hubiese roto las burbujas y dejado a la masa sin aire? Las otras veces que lo batí todo junto nunca tuve problema, aunque mi madre dice que incluso batiéndolo todo junto alguna vez también se le bajó. ¿Alguna idea de por qué puede ser? Yo de pastelería no tengo ni idea.

     Y nada más, espero que alguno os animéis a probarla y luego me contáis qué os ha parecido.

domingo, 27 de agosto de 2017

No pidas lo que no estás dispuesto a dar.

     Cuando estaba en paro muerta del asco, aparte de buscar trabajo también le dedicaba bastante tiempo a leer sobre coaching, sobre cómo desenvolverse en entrevistas de trabajo y sobre las cualidades que la gente de recursos humanos buscan en los candidatos. ¡Qué profesional y qué bien sonaba todo pero qué pocos resultados daba! ¿Cómo podía ser que algo tan bien explicado y tan serio no estuviese funcionando? Lo único que conseguían esos consejos milagrosos era hacerme sentir cada vez más culpable. 

     Ahora, desde la distancia y después de haber tenido tiempo para analizar las cosas y, sobre todo, después de tener más experiencia de la vida y de haber encontrado trabajo estable sin tanta parafernalia me cabrean mucho estos gurús del coaching y profesionales de recursos humanos. Con palabras bonitas, pero lo que intentan venderte es básicamente que todo lo que te está pasando es, en definitiva, culpa tuya. (Hace tiempo que tengo pendiente de leer Chavs, la demonización de la clase obrera, que ahonda precisamente en este concepto)

  • Esfuérzate y triunfarás. Traducción: si no estás consiguiendo lo que quieres es porque no te esfuerzas. ¡Como si una persona pudiese existir totalmente independiente del mundo y de las circunstancias que la rodean! No. Esfuérzate y tendrás más posibilidades de triunfar porque, obviamente, el que algo quiere algo le cuesta, pero el esfuerzo no siempre es automáticamente garantía de éxito.  Incluso el que una persona en un momento dado haya triunfado, no quiere decir que no pueda volver a estar abajo. Porque las circunstancias y la vida cambian.
  • Tienes que ser el Número Uno en lo que hagas. Hombre, si eres el Puto Amo de tu profesión, es verdad que trabajo no te va a faltar. Pero este enunciado tiene un grave problema de base: Número Uno, precisamente, sólo hay UNO y todos los demás también tenemos el vicio de comer todos los días y de querer dormir a cubierto. Intentar siempre aprender cosas para ser más empleables, para mantenernos al día y no quedarnos atrás, pero sin obsesionarse con ser mejores que nadie. Cada uno ha de superarse a sí mismo, porque no todos tenemos las mismas habilidades de partida. Y esto: el presuponer que todos somos iguales es el gran problema de esta filosofía. Cada uno partimos de un punto y con unas herramientas muy particulares.
    Estas ideas, a base de repetirlas tanto tanto, han calado mucho en la sociedad y nos las han expuesto tan bien que pocos nos paramos a analizarlas y ver de verdad lo que, sin decir, dicen. Libran de toda culpa a la situación económica, a las políticas laborales, a las políticas de empresa y a la falta de ética de muchos lugares de trabajo para colocarla única y exclusivamente sobre los hombros del trabajador (o del parado). La sociedad ha interiorizado tanto estas ideas que incluso quienes sufren o han sufrido las consecuencias, víctimas de una especie de síndrome de Estocolmo, las defienden.

   De un trabajador se exige profesionalidad, compromiso, lealtad con la empresa... Son todas cosas lógicas y razonables, ¿no? ¿Entonces por qué lo que es lógico y razonable para unos no lo es para otros? ¿Por qué no se exige en la misma medida que la empresa nos trate con profesionalidad y respeto? ¿Por qué se disculpa la falta de compromiso y lealtad de la empresa por sus trabajadores? Vale que, tal y como están las cosas, no podemos hacer mucho por cambiar la situación, pero no disculpemos estas cosas. 

    Si en algunos sitios se trata así a los empleados, ya ni hablemos de una persona que busca trabajo. A un candidato se le pide de todo y, sin embargo, los "profesionales" de recursos humanos piensan que no se le debe nada; ni siquiera un mínimo de respeto por el tiempo y dinero que ha empleado en ir hasta allí a hacer la entrevista. Simplemente porque una persona esté desempleada no significa que su tiempo no sea valioso. De mi última historia para no dormir antes de volverme a Reino Unido (aquel engaño de curro por el que habían pasado otros cuatro más antes que yo en menos de un año y del que me echaron al mes y medio. ¡Ni siquiera mes y medio! Os lo conté aquí) tengo varios ejemplos de total sinvergonzonería y de falta de ética, de respeto y de todo por parte de algunas empresas:

   Lo primero, que ya me debería haber hecho saltar las alarmas, pero por entonces era un poco panoli, fue que estando ya de camino a la entrevista me hicieron darme la vuelta, porque ese día no les venía bien hacerla, porque tenían mucho lío en el matadero. Eso que sabían que vivía a 170 kilómetros. Les dio igual. Tenían candidatos de sobra a los que putear. ¿Qué creéis que pasaría un candidato que les hiciese ese desplante a ellos? En fin... ¡Y casi me lo hacen una segunda vez! Me llamó la tía para preguntarme si me importaría volver otro día si no era mucha molestia y que tal y que cual. "Estoy a diez minutos de ahí. Me espero a que la línea termine y me doy una vuelta por el pueblo para hacer tiempo si hace falta" ¡Coño! ¿Por qué no pones una hora que te vaya bien en vez de decidir sobre la marcha? Muy poca formalidad y consideración con la persona a la que has llamado. 

    Se espera que el candidato pueda aportar referencias y, de hecho ya se encargaron de conseguir las mías. Sin embargo, ellos anuncian el puesto como "importante empresa agroalimentaria líder de su sector", blablabla..., sin decir el nombre. De modo que no puedas hacer lo mismo tú con ellos. ¡Y en este caso sí hubiese estado bien saber de antemano que aquello era una chanchullada! Si quieres transparencia debes estar dispuesto a ser transparente. Eso se llama coherencia. Eso de "importante empresa líder de su sector" estoy harta de verlo en ofertas de todo tipo. ¿Qué harían ellos con mi currículo si les pusiese, por ejemplo, "trabajadora resolutiva y apasionada de su trabajo" sin especificar cuál es ese trabajo; recolectora de fresas, cirujana cardiovascular, mariscadora...? Sería bastante estúpido, ¿no creéis? ¿Por qué sería estúpido que lo hiciésemos unos pero no lo es que lo hagan los otros?

   Te preguntan detalles que no vienen a cuento y de forma bastante prepotente y maleducada: 

-¿Tienes pareja? ¿A qué se dedica? 

 ¿¿¿Y a ti qué coño te importa???  

- ¿Por qué dejaste tu anterior trabajo?
- Porque cerró la empresa.
- ¿Por qué?
- Porque no daba beneficios.
- ¿Por qué? ¿No se podría haber hecho algo para que fuese rentable?

¿¿Y a ti qué más te da, o es que acaso piensas comprarla??

Recuerdo esta sucesión de preguntas porquéporquéporqué como si fuera hoy, no me lo podía creer, en serio. Me parecía estar razonando con un crío de dos años. ¿Vamos a seguir con la entrevista o qué? ¡Que yo sólo era una simple empleada, no es que formase parte del consejo de administración ni nada por el estilo! Pfffff...

     A la hora de echarme, lo hicieron en el día. "Hoy es tu último día" y sin darme una razón válida y creíble. Acepto que me eches si tienes un motivo, pero quiero saber por qué. Y no me mientas diciéndome que no me necesitas porque de repente no hay trabajo cuando hace unos días que publicaste la oferta para este mismo puesto del que me estás echando, cuando tienes una rotación de personal que no es ni medio normal. ¡Vaya impotencia y frustración que una empresa pueda tratarte así: como a una ficha, un número, como si no fueras NADA y no puedas hacer nada al respecto! Para la mayoría de las empresas eres nada cuando postulas a un puesto de trabajo, vale, lo entiendo; no hay una relación de ningún tipo todavía. Pero que seas menos que nada una vez dentro, cuando ellos pretenden que vivas por y para ese trabajo... 

    Y las formas de tratarte en una entrevista. Para el tío/tía de recursos humanos eres de lo peor mientras no se demuestre lo contrario. Un claro ejemplo es el de la chica que se empeñaba en conocer todos los detalles de por qué la última empresa en la que trabajé había cerrado, ¡poco menos parecía asumir que había sido culpa mía! Cágate, lorito. 

- ¿Y de los dos trabajos anteriores?
- Eran trabajos temporales, sustituiciones. 
- ¿No te ofrecieron la posibilidad de quedarte?

 O_o  Esta tía es tonta. ¿Qué parte de sus-ti-tu-ción no entiende? Cuando la persona a la que sustituyes se reincorpora, tú te vas. Simple como el mecanismo de un Chupa-Chups. 

- Si te fijas, verás que las sustituciones fueron para la misma empresa, así que en cuanto volvieron a tener vacantes volvieron a llamarme. 

    Afortunadamente, la clínica y el haber dejado sin dar preaviso aquel trabajo ya quedan lo suficientemente lejos en el el tiempo para que no me pregunten por eso. Además ahora me dedico a otra rama completamente distinta de la veterinaria. Pero antes sí me preguntaban. Y sí, también se asume que alguien que deja un trabajo de esa manera no es responsable ni profesional. Nadie se para a preguntarse por qué una persona deja un trabajo en plena crisis sin tener otra cosa, ni se plantea qué le habrá llevado a tomar esa decisión, por lo que habrá tenido que pasar para estar tan hasta el moño de una empresa y/o del ambiente de trabajo de la misma. Siempre se cuestiona al trabajador. Es lo fácil.

   ¿Por qué escribo este post? Porque entre FargoPaquito y  QWERTY con sus comentarios, me han inspirado. Porque ya está bien de que nos hagan sentir culpables de todo lo que nos pasa. Porque más gente debería contar sus "fracasos", son parte de la vida y todos tenemos alguno. Quien diga que no, miente; no nos dejemos engañar. Lo de fracaso, lo pongo entrecomillado adrede, porque aunque somos quienes los sufrimos, no siempre somos quienes los causamos. Un fracaso que no hemos causado no es un fracaso, es la vida, que a veces tiene esas cosas. Y los que sí han sido cosa nuestra, de esos sólo queda aprender para no repetirlos.

¡Buenas noches!

martes, 22 de agosto de 2017

Ojalá un día te encuentres con alguien como tú.

      Ése fue el pensamiento que, a modo de despedida, le dediqué a un antiguo "compañero" de trabajo en España. Es que el tío era tan malo, tan malo, tan malo, tan mal bicho y tan mala persona que realmente eso era lo peor que le podía desear. Era el típico entrometido y metomentodo que se consideraba absolutamente imprescindible y que quería gobernar más que el propio jefe. De los que se marcan como meta personal el ir vigilando y jodiendo a los demás compañeros, incluso tendiendo trampas de todo tipo para que la cagases, en vez de centrarse en hacer su puñetero trabajo. 

   El ambiente en un momento era tan malo que, en cuestión de dos o tres meses, nos quedamos la mitad de la plantilla. Ahí fue cuando el tío aprovechó para apretar al jefe para que lo hiciese socio. Sin embargo, poco le duró la alegría: en unos pocos meses acabaron como el rosario de la Aurora y la sociedad saltó por los aires.  El tío era como un puñetero cáncer; medraba a base de joderlo todo, de ir infectando todo lo que tenía alrededor. Lo que ocurre es que, como muchos tumores, es capaz de obrar en relativo silencio durante bastante tiempo y cuando empiezan a notarse los síntomas, ya es tarde.

    Eso fue lo que le pasó a mi antiguo jefe. Sin embargo, en la empresa de la que acaban de echarle lo descubrieron a tiempo. Ha estado allí alrededor de siete años, tiempo durante el cual se ha dedicado a excavar e ir rellenando la letrina en la que, al final, se ha hundido. Por lo que me cuentan familiares, vecinos y alguno de los ganaderos con los que mantengo el contacto, él y el antiguo presidente eran el fiel retrato de Lengua de Serpiente y el rey de Rohan (frikada al canto). Resultado: un completo descontrol, dinero que, al parecer, ya no estaba en la cuenta principal y la empresa cuesta abajo y sin frenos. Los trabajadores que estaban de antes y aún no habían sido despedidos ni habían sucumbido al mobbing convocaron a los socios a una reunión para explicar lo que estaba sucediendo, se llevaron a cabo algunas investigaciones... Salieron a la luz cosas bastante preocupantes, se montó un buen escándalo tanto dentro como fuera de la empresa y se decidió por votación erradicar el mal de raíz: A LA PUTA CALLE.

    En resumen: que mi querido ex-compañero no se ha encontrado todavía con nadie tan hijoputa como él (porque es harto difícil ser así), pero no ha sido necesario. Él solito y nadie más que él, con sus intrigas, sus ansias de poder y su avaricia, ha provocado lo que acaba de pasarle. Su propio veneneo ha terminado con él.  Ser mala persona de joder al compañero, al fin y al cabo puede hacerlo cualquiera y casi todos conocemos a unos cuantos, pero ser tan pero que tan malo, como para que tu propia maldad y nada más que tu maldad te destruya... Eso ya es enteramente otro nivel. ¡Felicidades, te lo has ganado!

jueves, 17 de agosto de 2017

Leer al otro

     Con lo de saber leer al otro me refiero a ser capaz de interpretar su lenguaje corporal y su comportamiento cuando estás hablando para saber si le interesa lo que le estás contando y cómo se lo estás contando, si está a gusto contigo y con la situación o si, por el contrario, le estás incordiando. Y es que me doy cuenta de que esto que es algo totalmente instintivo para el 90% de la gente, para otros casi, casi pertenece al campo de las ciencias ocultas. Aquí hay perfiles de todo tipo:
  • El que no sabe hablar sin irse por las ramas y, a pesar de estar todo el rato intentado que se centre y te cuente la historia, haciéndole preguntas concretas sobre lo que quieres saber o lo que pasa a continuación, sigue a su puñetera bola hablando y desplayándose sin decirte absolutamente nada. ¡Coño! Si ves que estoy asintiendo impacientemente con la cabeza y te estoy preguntando todo el rato ¿Y qué más? ¿Y qué ha pasado al final? ¿Y luego qué? ¿Y qué? ve al grano y cuéntame lo que sea que quieras contarme. ¿Que tienes algo que contar? Suéltalo. ¿Que no tienes nada que contar? Pues no des la vara. Piensa en un periódico: ¿qué es lo que te hace interesarte por una noticia? El titular, ¿no? Y luego, si te ha llamado la atención, leerás el subtítulo que te viene debajo y suele ser un resumen muy básico y ya, por último, si el titular y el subtítulo te han interesado, pasas a leerte con calma lo que es el cuerpo de la noticia con todos los datos y detalles.
  Pues la comunicación oral funciona exactamente así también. Primero cuentas exactamente lo que ha pasado y ya, si eso, si ves que te pregunto o muestro interés, pasas a desplayarte en todos los detalles más o menos banales del cuándo, cómo, dónde, quién y qué ropa llevabas puesta o cómo brillaba el sol en ese momento. Pero una vez tengas mi atención y no antes, porque si lo haces al revés y empiezas a hablar y a irte por las ramas sin contar realmente nada, cuando llegues a la parte interesante hará media hora que habré desconectado y por lo tanto estarás hablando solo. No me aburras, haz el favor. Observa a tu interlocutor mientras le hablas; ¿le interesa lo que le estás contando? ¿Lo notas impaciente? ¿Participa en la conversación? ¿Responde con monosílabos? ¿Lo ves relajado?
  • Los rallantes monotemáticos. Que el problema no es que sean monotema, que no es de lo que hablamos aquí, sino que no filtran; rallan a todo aquél que se les ponga por delante, les interese su conversación o no. Éstos siempre intentan llevar y reconducir la charla hacia su tema. Los demás van hablando de lo que surja y saltando de una cosa a otra, pero el elemento en cuestión secuestra constantemente la conversación. Hasta que los demás se callan y pasan de participar.
    Vamos a ver... ¿de verdad no ves que el único que está hablando de ese tema eres tú? ¿No te das cuenta de que nadie te da cuerda? ¿En serio no ves que no  les interesa y que están intentando hablar de otra cosa? ¿No notas a la gente aburrida e impaciente?
  • Los monologuistas que no dejan meter baza. Éstos se emocionan tanto contándote sus batallitas que apenas paran ni para coger aire, mucho menos para observar o escuchar al interlocutor. Están tan ansiosos por contar su historia que no se enteran de nada de lo que pasa a su alrededor, así un rayo fulmine en el sitio a quien tienen delante. Hablan tan deprisa y queriendo decir tantas cosas al mismo tiempo que resulta muy difícil seguirles el hilo. Con ellos la conversación el monólogo es tal que así:
- Blablabla ...¡Y me la encontré cuando venía...! blablablabla
- ¿Te encontraste a quién cuando venía de dónde?
- Blablablabla...

Ni te ha oído. 

- ¿Que a quién dices que te encontraste?
- ¡A ella! Blablablablabla...
- Pero "ella",  ¿quién es?
-Blablablabla...

Ni puto caso. Vale. Rállate.

  • Los que no saben lo que es el espacio personal. Éstos abundan menos, pero son lo puñetero peor. Tenía una compañera de clase en la facultad que te hablaba a un palmo de la cara. Casi parecía que estaba a punto de darte un morreo y cuanto más te apartabas, más se acercaba. ¡No me avasalles, tía, déjame respirar! Háblame a un metro que yo te oigo igual. Pues no. Tenía que echársete encima. ¡Y además le cantaba el aliento! Delante de clase había unas escaleras con una barandilla. Pues imaginaos lo avasallante que era la tía, que estaba hablando con alguien y veías cómo la otra persona tenía el culo pegado a la barandilla y la espalda inclinada hacia atrás, que ya no podía apartarse más. Pffffff. Más de una vez tuve que apartarla con la mano y decirle "Háblame desde ahí si quieres hablarme". Que total, da igual lo que me estés contando, si yo sólo estoy concentrada en lo incómoda que estoy y pensando cómo salir de ahí sin darte un corte y parecer muy borde, así que ni te oigo. 
    Me parecía increíble que la tía no viera que estaba molestando a la gente. Joder, si te empujan con la mano y te dicen claramente que les hables a una distancia, ¿¿por qué a los cinco minutos vuelves a hacer lo mismo?? Aléjate. ¿No ves que estás molestando? ¿Por qué eres así de plasta? Que no era mala niña para nada, pero hablando era un verdadero dolor. Yo intentaba evitarla. 

      Hay más tipos, pero digamos que éstos son los "normales". A los demás se les nota claramente que tienen ansiedad, algún tipo de fobia, Asperger o algo por el estilo, así que tienen justificación. Pero los que son simple y llanamente plastas y brasas... Pffff. A mí me desquician bastante. 

      ¿Se os ocurre algún otro perfil que añadir a la lista? O lo que es peor: ¿os veis reflejados en alguno?

sábado, 12 de agosto de 2017

Vivir en el guetto.

      Atención a la conversación que tuve el otro día con un polaco que trabaja en mi planta y cuyo inglés, aunque ha mejorado, aún es bastante malo y le falta mucho vocabulario muy básico.

- Podrías apuntarte a las clases de inglés del college ahora en septiembre, que son gratis y las hay a distintas horas para que todo el mundo pueda ir.

- ¿Por qué?

- Mmmm... ¿Para mejorar tu inglés y poder comunicarte con cualquiera?

Ojito a lo que viene:

- Yo no necesito hablar inglés.

     Os prometo que la respuesta me dejó K.O. Un tío que lleva aquí cuatro años y no tiene planes a corto o medio plazo de marcharse y aún así no se le pasa por la cabeza aprender un mínimo para poder hablar con fluidez. Está con el sueldo mínimo y no se plantea aprender a comunicarse mejor para conseguir un mejor trabajo. ¡O aunque no sea por el trabajo! Para sentirse integrado en el país, para entender la radio, la tele, la gente que habla por la calle... No sé... Romper la burbuja idiomática que lo aísla del resto de la gente.

  Sinceramente creo que el que haya tantísimos polacos y formen sus comunidades paralelas les perjudica más que les ayuda. Porque, por comodidad, no aprenden a hablar ni se integran. Y si ellos mismos no hacen nada por integrarse, evidentemente tampoco lo van a hacer los demás. Muchos luego te vienen con la cantinela de que los ingleses les tratan mal y que son así y asá. ¿Si sabes que son super clasistas, por qué no intentas ir mejorando para que no te puteen ni te miren por encima del hombro? Aprende a hablar y ve avanzando.

    Bueno, pues hace dos o tres días me viene a decir que otro compañero suyo del trabajo le convenció para matricularse los dos. El otro es un tío mayor que lleva aquí siete u ocho años y sólo sabe decir buenos días y adiós. Lo de no hablar nada a pesar de llevar aquí años y años es algo de lo más normal para ellos.

- ¡Vaya! ¿Y cómo le ha dado a Fulanito por apuntarse ahora?

- Porque quiere quedarse aquí con la familia y alguien tiene que hablar algo.

- ¿Tiene hijos pequeños?

- No. Ya tienen veintipico.

- ¿Y con esa edad tampoco hablan nada?

- No lo necesitan.

    Diossssss... ¿¿Pero cómo no vas a necesitar el idioma del país en el que vives?? Si aún me hubiese dicho que están de paso; que han venido simplemente a hacer un dinero y que cuando lo tengan se van... A las malas, malas, lo podría entender. Pero alguien que planea quedarse aquí para siempre y pretenda vivir aislado voluntariamente... ¿De verdad piensan estar toda la vida ganando el sueldo mínimo por hora? ¿Se plantean lo irresponsable que es ponerse a tener hijos aquí sin hablar el idioma? Imagínate que el bebé se le pone malo y tiene que llevarlo a urgencias... Necesitará explicarle al médico cuáles son los síntomas exactos y contarle con el máximo detalle cuál es el problema y entender muy bien lo que le conteste para darle correctamente la medicación cuando se lo lleve a casa. Yo qué sé... Miles y miles de cosas. Firmar un contrato entendiendo lo que estás firmando y no tener que confiar en que no te estén engañando. Entender cartas de distintos organismos oficiales que te mandan. NO DEPENDER TODA LA VIDA DE ALGUIEN.

   Cuando le puse el ejemplo de tener que ir al médico me contestó que siempre van varios para enterarse. Madre mía...

     En los polacos tienes los dos extremos: gente sin estudios o con estudios medios que no se integrarán nunca (sólo ven la tele polaca, compran en tiendas polacas y se relacionan casi exclusivamente con polacos porque al resto de la gente no la entienden) y universitarios muy bien formados, muy despiertos y que van a por todas. Justamente los que más tendrían que aprender son los que menos interés tienen por hacerlo.

   Con esta actitud que tienen, entiendo perfectamente la posición de los británicos, que les moleste que no se integren a pesar de los medios que tienen a su alcance y prefieran vivir en sus guettos o sociedad paralela. Me parece una total falta de respeto hacia el país que les acoge y de consideración con el resto de compatriotas que tienen que sufrir los estereotipos.

martes, 8 de agosto de 2017

Seguros en Reino Unido con coches y carnets europeos.

      Pues justo acabo de renovar mi seguro y, como cada año, aluciné con las diferencias de precios entre unas compañías y otras por las mismas coberturas. Si normalmente lo de andar comparando aquí y allí ya es una merienda de negros, si encima tienes carnet y coche europeos, ya es la repanocha. Pero, a pesar de que sea un coñazo el andar llamando a un sitio y a otro, es algo que hay que hacer SIEMPRE y no quedarse con lo que os digan los comparadores o con el precio que os sale haciéndolo online. ¿Por qué? Pues porque online lo hace un programita cuadriculado que no razona, mientras que por teléfono jugáis con las ganas que el comercial tenga de vender, que suelen ser bastantes. Lo desarrollo con ejemplos que he experimentado personalmente:

     Primero: cuando llegas con tu coche "europeo" (useasé: con volante a la izquierda) y matrícula de tu país de origen y empiezas a buscar por internet, simplemente las páginas no te dejan meter una matrícula extranjera. Ni un número de bastidor, en su defecto. ¿Qué vas a hacer, andar sin seguro? Pues no, llamas a éstos y a aquéllos, te frustras, les echas todo tipo de maldiciones gitanas y, finalmente, darás con alguno que te asegure temporalmente con la matrícula europea. A mí me sonó la flauta con AVIVA. Hay más que lo hacen, seguramente, pero fueron los primeros que me lo hicieron y, como me ofrecían un precio razonable, con ellos me quedé. Contratéis el seguro que contratéis, avisadles cuando tengáis las placas británicas para que cambien el dato en la póliza. Que era lo que faltaba, tener un accidente y no tener cobertura por no haber actualizado la información.

     Segundo: al venir de otro país, vuestro modelo exacto de coche puede que se venda aquí o puede que no, por lo que algunos modelos no aparecen en los listados de las aseguradoras. Una cosa es que sean iguales por fuera, que tengan la misma potencia y tal y otra las prestaciones o extras que trae cada pack (aire acondicionado más inmovilizador, climatizador más navegador, llantas de aluminio más lamadrequeloparió, etc...) y que cambian bastante el precio del coche. El modelo exacto lo podéis ver en el permiso de circulación del coche; la tarjeta de la ITV, para entendernos. ¿Qué pasa si vuestro modelo no aparece en ningún listado? Pues en los comparadores online ponéis el más parecido, veis cuáles son los tres o cuatro mejores precios que os da y llamáis a esas aseguradoras explicándoles el caso. Dependiendo de la compañía y del teleoperador/comercial, pueden pasar dos cosas: 
  1. Que cortocicuiten y te digan que no pueden asegurarte, después de intentar clavarte un seguro para un coche que NO es el tuyo, pero se le parece.
  2. Que llamen a quien tengan que llamar por encima en la cadena de mando y les autorice a asegurar ese modelo, especificando claramente que sería similar al XYZ que tengan más parecido en la lista.
     Tercero: Después de conseguir que alguien se digne a aseguraros, deberéis intentar que os tengan en cuenta lo buenos conductores que sois. ¿Cómo? Con un Certificado de Siniestralidad de vuestro país si acabáis de llegar o con un No Claims Certificate si ya habéis estado asegurados aquí antes. Pedidlos SIEMPRE, que si os saltáis uno en medio, la cuenta empieza de cero y ya os joden la bonificación. Cada vez que os vayáis de una compañía acordaos de pedírselo, que aquí los seguros para novatos no son precisamente baratos. Y si no podéis demostrar un historial os considerarán como tales.

     Cuarto: Supuestamente cuando cambias el carnet de conducir español por el británico, el seguro te baja. Supuestamente, porque volvemos a lo mismo: las páginas web no dan todas las opciones ni tienen en cuenta todos los supuestos. Por ejemplo, yo tengo permiso de conducir desde el año 2000 y acabo de cambiar el carnet español por el británico. Bien, pues en vez de tenerme en cuenta una experiencia de 17 años, las páginas se quedaban simplemente con el dato de que tengo carnet británico desde hace menos de un año y los precios que me daban eran de novata. Así que vuelta la burra al trigo; llama aquí y allí y explícales que aunque el carnet parezca nuevo, en realidad es un cambio por uno europeo que tenías desde hace la tira de años, no es que lo tengas nuevo porque acabas de aprobar el examen. Vuelven a darse los dos escenarios que os comentaba antes:
  1. Comercial despierto: llama a sus superiores, les explica el caso, contrastan con tus antiguas pólizas si las tienes y consigues que te aseguren con el carnet británico teniendo en cuenta tu experiencia como conductor, no la antigüedad del carnet que tienes actualmente.
  2. Comercial con ganas de irse a casa: la página no le da más opciones, tampoco llama a sus superiores para pedir consejo y, simplemente, cortocircuita. Cambio y corto.
     Cuando llaméis a las aseguradoras explicadles siempre que no lo estáis haciendo vosotros mismos online porque la página no os daba todas las opciones. ¿Por qué? Porque las aseguradoras, como tantísimos otros negocios, están intentado eliminar puestos de trabajo, así que algunas hacen bastante descuento si tú te lo haces todo online. 

     Quinto: multas y puntos. Si os han quitado puntos tenéis que notificárselo al seguro. Pero si es la primera vez en tres años que tenéis una incidencia que implique puntos de carnet y os dan la opción de poner la cuenta a cero haciendo un curso de tráfico, entonces ya no se notifica al seguro, con lo que no os penaliza en el precio. Confirmado por la propia policía, que les he llamado para asegurarme, no vaya a ser. 

      Sexto: comparad cada año. No os quedéis con lo que os diga la compañía del año anterior simplemente por comodidad. De un año para otro el precio que te ofrece puede cambiar mucho sin un motivo aparente, así que el que su precio haya sido el más económico el año anterior no quiere decir que lo vaya a ser el siguiente. Comparad.

    Y, para terminar, otro consejo: cuidado con los radares, que aquí caen puntos como moscas. Y por infracciones pequeñas, no os vayáis a pensar. Además sólo podéis hacer un curso cada tres años, así que ojo. Mañana tengo yo el mío, así que ya os contaré qué tal.

domingo, 6 de agosto de 2017

Las circunstancias hacen las amistades.

      Cuando estás solo fuera, te relacionas con gente con la que, a priori no parece que tengas demasiado en común. O no tanto como con tus amigos de siempre, al menos. Lo que ocurre es que, a medida que el tiempo va pasando, las circunstancias de cada quien van cambiando. Y cambian tanto que ya es difícil ponerse en la piel del otro y empatizar como lo hacías antes. Uno ya no se siente identificado y ves que, poco a poco, tienes más en común con tus nuevos amigos que con los de antes.

      Esta última vez que fui a España quedé con mi mejor amiga. Podían pasar meses y meses y volver a vernos y hablar como si nos hubiésemos visto el día anterior. Pues esta vez no fue así. Y me di cuenta de que nunca iba a volver a serlo. ¿Por qué? Porque nuestras vidas son totalmente distintas y cada vez lo serán más, por lo que ya no nos vemos reflejadas una en las ilusiones y miedos de la otra, con lo que las conversaciones son superficiales y cuando intentas profundizar un poco más te encuentras con una cara de poker.

    Ella, casada con su primer y único novio, con el que está desde los diecinueve o veinte años, con una hija, vivivendo de nuevo en casa de los padres para que le cuiden de la niña mientras ella trabaja y currando de funcionaria y con su vida mapeada delante de ella de aquí hasta que se jubile. ¿De qué vamos a hablar? ¿De los cursos entre los que estoy dudando y en función de cuál haga mi carrera va a ir por un lado o por otro? Su vida laboral es una línea recta y despejada hasta que se jubile. No entiende que me ilusione hacer planes a nivel laboral, ya que para ella, un buen trabajo sólo es un trabajo de funcionaria, aunque en este momento estemos ganando lo mismo. ¿Del cambio de contrato que he pedido y que me supondría más horas garantizadas pero menos overtime, que me lo pagan a más? Su sueldo es siempre el mismo. ¿De mis amistades de aquí, cuya vida no podría parecerse menos a la suya? ¿De mi ligue temporal con el que no hay ni busco nada serio? ¿A ella, que lleva con el marido desde los veinte y ve las rupturas como algo que sólo le ocurre a otra gente? Pues algunas cosas se las he contado, pero tras varias poker face, he visto que realmente no tenía un interlocutor y me he callado. Al final hasta se me estaba haciendo larga la visita. 

    Y yo tampoco es que esté libre de pecado, eh? Que después de dos horas de lo que le comía o no le comía la niña, de a qué edad le habían salido tantos dientes y de cuándo había empezado a gatear también desconecté y puse el piloto automático. Simplemente ya no nos vemos reflejadas la una en la otra. 

    Con otro grupo de amigas del instituto pasa algo parecido. No hay unas diferencias tan marcadas, pero digamos que a esta edad se termina la que ahora han dado en llamar "adultescencia" y empieza la vida verdaderamente adulta. Cada una centrada en su trabajo y en su vida de pareja las que la tienen y dejan de lado el socializar. Todas las del grupo han vuelto a Galicia, después de años trabajando en otros sitios.Pero, a pesar de estar todas cerca, casi nunca se ven. De hecho no se veían desde la última vez que yo había ido a casa. Me da la impresión de que a medida que la gente se hace mayor cada vez está más sola.

    ¿Qué opináis? ¿Cuáles son vuestras experiencias?

sábado, 15 de julio de 2017

Dinorwic quarry. ¡Aquí hay historia!

     Dije que volvería a Llanberis, donde se encuentran, entre otros, el monte Snowdon, la Electric Mountain y el National Slate Museum y he vuelto unas cuantas veces. ¡Me encanta este sitio! Fui la primera vez en otoño, un día bastante nublado que daba aún mayor dramatismo al paisaje y me dejó con ganas de más. ¡Había tanto que ver!

     Le dediqué un post a la Montaña Eléctrica, que es una visita que merece mucho la pena. Hoy le toca al Museo Nacional de la Pizarra, al hospital de los mineros y a la cantera en sí. Lo suyo es empezar por contar que, en su momento de máximo apogeo (a finales del siglo 19) esta cantera era la segunda mayor productora de pizarra de Gales y, por ende, del mundo, sólo por detrás de la de la vecina Ffestiniog, y empleaba a unas 3000 personas. Se puede subir al monte y hay infinidad de senderos marcados para explorarla. Lo mejor son las vistas y las ruinas que te vas encontrando por todas partes.

¡Espectacular!


"Ascensores" para bajar la pizarra ya cortada. Porque se cortaba en la ladera.
     No tengo muchas fotos de la cantera en sí porque no he encontrado a ningún compañer@ de exploración que me acompañe y, aunque normalmente no tengo problema en ir a los sitios sola, el andar sola por una antigua cantera puede ser peligroso. Al menos si me caigo en los escombros y me rompo un tobillo (tocar madera), tener a un acompañante que pueda dar la voz de alarma para que vengan a rescatarme. Toda la gente con la que fui, se quedó conforme simplemente con visitar los antiguos talleres (el actual museo) y el hospital para los mineros. "¿Subir al monte? ¿Para qué? Si sólo es monte..." Pfffff! Que algo sí he explorado por mi cuenta, pero no tanto como me hubiese gustado. Ainssss... ¡Tengo que encontrar a alguien con mis ansias exploratorias! jaja 

    Para los que sepáis bucear, que sepáis que también se puede en uno de los pozos inundados:



Al parecer, en el fondo hay maquinaria  y herramientas abandonadas.
... y muy buena visibilidad.

     Podéis alquilar allí el equipo de buceo y todo. 

    La cantera estuvo en activo hasta 1969 y desde 1822, que hay registros, murieron 362 obreros en distintos accidentes. Aquí os dejo el famoso cuadro, que encargó el patrón y cuyo original se guarda en su castillo, donde se ven las condiciones en las que trabajaban: 

Teniendo en cuenta las casi nulas medidas de seguridad, pocos muertos me parecen.
     Imaginaos con una mano agarrados a la cuerda y con la otra o picando o haciendo palanca. Con otros mineros trabajando y desprendiendo piedra por encima de tu nivel, en las galería superiores. O piedra que se desprende a causa del hielo, que en Llanberis el invierno es jodido. La superficie de la ladera mojada y resbaladiza... ¡Es que tenía que haber accidentes sí o sí! Y neumonías y otras enfermedades a punta pala. No es de extrañar que tuviesen su propio hospital:


Realmente lo necesitaban. En un momento en que aún no existía el National Health Service (la Seguridad Social), el patrón les retenía de su salario un porcentaje para pagar por el servicio médico, de modo que, cuando la necesitasen, pudiesen tener atención sanitaria "gratis". Ni que decir tiene que los accidentes solían ser muy graves, así que la rapidez con la que eran tratados y los medios de los que se disponía eran factores críticos. Este pequeño hospital perdido en una zona remota de Gales fue uno de los primeros del país en contar con un aparato de rayos X. Llegó aquí antes que a muchas de las grandes ciudades.

     Os dejo algunas fotos:



Fijaos en las ruedas de la camilla. Obviamente, la forma más rápida y segura de transportar a los heridos en la montaña era por las vías. Dinorwic contaba con un extenso entramado y con sus propios trenes de vía estrecha para transportar la pizarra.
Claro que, las vías sólo llegaban a donde llegaban.
Farmacia.
     Hay expuesto diverso instrumental médico de la época, se explican en detalle casos reales y se muestran radiografías de fracturas que ponen los pelos de punta. ¡No querría yo ser médico aquí ni por todo el oro del mundo!

    Del mismo modo que tenían atención sanitaria "gratuita", los mineros también contaban con lo que se llamaba una Friendly Society; una asociación financiada por ellos mismos y que se encargaba de pagar pensiones de vejez y pensiones por discapacidad cuando estaban enfermos o se quedaban impedidos y no podían trabajar. El famoso "sistema del bienestar" fue una iniciativa de los trabajadores.

     Y, por último, os hablo del museo. 



    Como os he dicho, en realidad son los antiguos talleres de la cantera, así que lo que veis en él no es que se haya traído de otros sitios para exponer aquí, sino que son las herramientas y maquinaria que se usaban entonces. Si quisieran, casi casi podría empezar a funcionar mañana:












     Los talleres huelen a taller: a grasa, a hierro y a carbón. Si os fijáis en las fotos veréis que las paredes están manchadas de grasa, precisamente porque la maquinaria se mantiene engrasada. Hacen hasta demostraciones en vivo. El último día que fuimos había un antiguo trabajador partiendo pizarra y contando historias y anécdotas de su trabajo. Por ejemplo, contaba que cobraban por pieza de pizarra terminada, pero de ahí les descontaban un buen porcentaje (casi un tercio) para pagar por las que se rompían al bajarlas de la montaña, aunque no era culpa suya porque los "splitters" o partidores no tenían nada que ver con el transporte. Decía que, de hecho, cobraba más ahora en el museo que antes en la cantera. 

    Se habla de las huelgas que hubo por las malas condiciones y salarios, se exponen fotos de la época...


... pasan vídeos documentales y audios de testimonios o con los sonidos había en su día en las distintas zonas de los talleres y en las cantinas... 

En el de la cantina se oye a los trabajadores bromeando, cantado y a un cabecilla arengádoles a participar en la huelga.
... hay maquetas mostrando distintos trabajos, así como la extensión real de las obras... 


       ... Se puede entrar a cuatro casas de mineros de distintas épocas y ver cómo eran... En definitiva, que hay muchiiiiisimo que ver. Y totalmente gratis, además. Estáis tardando en ir. 

     Si lo que os interesa es la cantera y queréis saber más antes de ir, buscad en youtube "Dinorwic quarry", hay muchos vídeos de insensatos sin amor por la vida subiendo por escaleras oxidadas y medio sueltas, correteando por el borde de las galerías sobre escombros sueltos, explorando túneles y ruinas, incluso pasando por una vía de tren suspendida...A veces, ¡es que tiene que haber accidentes! STAY SAFE!

viernes, 23 de junio de 2017

Resumen de los últimos meses.

     ¿A qué he estado dedicándome en este tiempo que no he escrito o he escrito tan poco? Pues estuve entretenida con otras cosas y me metí en una historia que me quitaba bastante tiempo y ni siquiera me apetecía realmente. Pero bueno, supongo que era una de esas cosas que tienes que probar primero para darte cuenta de que no la querías y, en el futuro, estarás mejor sin meterte en camisas de once varas. Leí en algún sitio que la paz mental sólo se da cuando lo que dices, piensas y haces están en armonía. Corroboro que es verdad.

    Os había dicho que nos iban a transferir a todos a una empresa nueva y, afortunadamente, la transferencia ha sido totalmente indolora y sin grandes sobresaltos; básicamente todo sigue más o menos igual. Sigo contenta en el trabajo, en el pueblo, en la casa donde vivo y con la gente que tengo alrededor. Estoy asentada y ya no siento que esté de paso (por lo menos a corto plazo), que era algo que necesitaba y es una sensación que me encanta. Los amigos y conocidos que he ido haciendo aquí también están asentándose y pillando trabajos indefinidos. En este momento para mí es importante tener un grupo estable de gente alrededor y un sentimiento de pertenencia, que me cansa muchísimo y me da una pereza horrible estar continuamente conociendo gente con la que no te da tiempo de profundizar e ir construyendo una amistad y confianza.

    En cuanto a ocio, pues he estado quedando con la gente, haciendo y recibiendo visitas los fines de semana, hemos empezado a ir a caminar cada día después salir de trabajar a dos parques bastante grandes que cerca de mi casa... Como veis, nada extraordinario. Este año, de momento, no he probado la playa, pero he ido unas cuantas veces al río después del trabajo y la verdad es que sienta genial. Pegarse un buen baño, merendar algo mientras lees o tomas el sol y, finalmente, darte un paseo con calma antes de regresar a casa.

     Lo que me gusta del río al que voy, aparte de que es lo suficientemente profundo y seguro para nadar, obviamente, es que está lleno de gente local. O, al menos, eso me parecen, vaya. Gente de los alrededores que van allí a desconectar y a aprovechar dos o tres horas de sol y buena temperatura. Hay nadadores, paseadores de perros (o sin perros), gente en canoas, pandillas de niños locales que bajan en sus bicicletas, familias que van para un chapuzón rápido, gente mayor, algún pescador que se pone donde no estorba ni le estorban... A veces hay hasta vacas que bajan a beber y aprovechan para olfatear y lamer a quien pillen por delante, llenándolo bien de babas. jaja

Como a este señor y a su perro (debajo del banco), que me dio su correo para que pudiese enviarle la foto. :-)


Estoy esperando a que me des mimos.



     Me encanta la atmósfera del sitio y la tranquilidad que se respira. Te recarga totalmente las pilas. Me transporta a cuando era pequeña e íbamos todos los niños a bañarnos al río de mi aldea. Definitivamente, lo mejor de mi trabajo es el horario. Vale que empiezo bastante temprano, pero me deja libre toda la tarde para hacer lo que me apetezca. Aunque a menudo lo que me apetezca no sea nada más excitante que sentarme a merendar o cenar en el jardín y leer algo.

     En el puente de mayo bajé a Exeter a visitar a una amiga a la que no veía desde hace casi tres años (¡Hola R!) aunque hablamos constantemente por teléfono. Hicimos una pequeña incursión en Cornwall, que me apetecía conocerlo y me gustó bastante, aunque me quedo con Exeter, que tiene más población y no está tan aislado. Lo peor: el viaje de ida. Las cuatro horas que me decía el navegador se convirtieron en SIETE cuando pillé un mega atascazo del copón antes de llegar a Bristol. ¡Qué coñazo y qué desesperación; tres horas de atasco! Diosssssss.

     Y justamente este fin de semana viene otra amiga de Leeds con la que solía trabajar en 2013 cuando vivía en Inglaterra y a la que no veo desde entonces. ¡Tenemos muchas cosas sobre las que ponernos al día! 

¡Que disfrutéis del fin de semana!

viernes, 2 de junio de 2017

Canales chulos de YouTube

         Pues de eso va este post, de canales de entretenimiento de YouTube que os gusten y hayáis descubierto de casualidad (o no). Y especifico lo de entretenimiento porque, a pesar del enorme potencial de internet en general y de YouTube en particular para aprender todo tipo de cosas de provecho, me atrevería a decir que el 80-90% de los mortales nos dedicamos a ver vídeos de gatitos y perritos. Quien dice gatitos y perritos, dice cualquier tipo de chorrada para pasar el rato con la neurona en standby. Vídeos frívolos para aprender nada.

       Estos son los cuatro en los que yo más pierdo el tiempo. Cuatro, sí. Lo suyo sería hacer un top five, pero qué le voy a hacer si actualmente sólo sigo éstos regularmente. ¡Allá vamos!

jj barrows. Aparte de un sentido del humor que me encanta y de reírse tanto de sí misma, no sé qué tiene esta tía que me relaja mogollón; transmite paz y armonía. Es la típica persona que contagia buen rollo y tranquilidad y, a pesar de llevar una vida demasiado bohemia e inestable para mis estándares, estoy de acuerdo con el 90% de sus reflexiones cuando se pone en plan "metafísico". Será que ambas estamos en una etapa muy "zen"... jeje

    Ahora en serio, ¿puede haber una mejor forma de vender una furgoneta cascada? Tenéis que ver este vídeo y puede que aprendáis algo de marketing. La tía es super graciosa sin intentarlo y se abre bastante a la hora de hablar de cómo le va y de cómo se siente. Cuenta lo bueno y lo malo. Sin imposturas. Mola.

Porta dos Fundos. Canal brasileño donde hacen comedia de calidad. Fantásticos actores, mogollón de crítica social y política, sátira religiosa... Super chistoso. Obviamente hablan en portugués, pero tienen vídeos subtitulados en español e inglés. Para empezar os recomendaría dos subtitulados: el de cuando San José les explica a Jesús y a María de dónde vienen los bebés y el de la lluvia de ideas para la creación del mundo en siete días y entregarlo en plazo (igualito, igualito, igualito a los team meetings en mi trabajo). Me reí a carcajadas. ¡Buenísimo!

Charlo Tadas. Una chica española que lleva cuatro años viviendo en Londres. Otra tía con mucho sentido del humor y que no se lo tiene para nada creído a pesar de ser bastante buena. Son vídeos muy simples pero muy bien pensados; desarrolla cada teoría para partirse de risa. La de los tipos de solteros es una de las más graciosas. Últimamente ha bajado algo el nivel, creo yo, pero si rebuscáis un poco en su canal no tardaréis en encontrarlos de temas que os llamen la atención. jaja. Le encanta disfrazarse y poner acentos.

     Y, por último, uno que poco tiene que ver con los anteriores, pero no podía faltar uno sobre perros: RPetsAndUs. Esta pareja con sus excursiones en la naturaleza con su perra y su acento extraño (canadiense) tienen la capacidad de hipnotizarme. Son gente muy sencilla y que tienen en común con jj barrows, que transmiten paz y tranquilidad, por eso, por la perra y por los paisajes que muestran es por lo que vuelvo una y otra vez a su canal a pesar de no tener nada en especial. Ni yo misma tengo muy claro por qué me enganchan y me relajan tanto. Misterios sin resolver. 

    ¿Y los vuestros? ¿Cuáles son vuestros placeres youtuberiles culpables? Veeeenga, ¡que yo ya me he mojado! ;-)